Mijail Gorbachov: "Las iniciativas para privatizar el agua están en contra del principio de justicia social"

280
0
280

Foto. Expo Zaragoza 2008 en Flickr

El problema del déficit hídrico es un problema de despilfarro, no de escasez. El agua se pierde por su uso inadecuado y por los procesos de industrialización, y es inaccesible donde está privatizada. Estas son las principales causas por las que, según Mijail Gorbachov, más de mil millones de personas carecen de acceso al agua potable en el mundo, una cifra que puede llegar a los tres mil millones en los próximos años. Los argumentos que Gorbachov expuso en el palacio de congresos de Huesca son universales, la justicia social y el derecho humano al agua, pero no se extienden a todas las personas en el mundo. En los últimos tiempos el agua se ha incluído dentro del concepto de seguridad global lo que, en opinión del ex presidente de la URSS, podría desencadenar conflictos mundiales, "estamos ante un problema acuciante", afirmó.

Los procesos de industrialización insostenible han provocado los primeros síntomas de la insuficiencia del agua que se manifiestan ya en países emergentes como China donde las aguas freáticas bajan un metro al año. Otro problema es el de la privatización del agua, la búsqueda de un beneficio con la explotación de este recurso va en contra del principio de justicia social, "todas las personas tienen derecho al agua", afirma Gorbachov. Sin embargo, la universalidad en el acceso al agua no impide que tengamos que pagar por ella. El fundador de Green Cross International cree que debemos de empezar a hablar del precio del agua y establecerlo en condiciones de accesibilidad.

El agua es el argumento principal del ensayo que Mijail Gorbachov ha presentado en la colección "Palabras del agua", pero su discurso va más allá del acceso a este recurso. "En el mundo crece la inquietud y el desconcierto, no podemos cerrar los ojos a esta zozobra, en todas partes preocupa la seguridad", afirma. Una paz estable en el mundo podría acabar con la extrema pobreza que a su vez es fuente de terrorismo. Esta afirmación de Gorbachov no oculta que el acceso al agua reduce la pobreza, así que el agua es una fuente de conflictos y de terrorismo. Esta opinión es contraria a la de muchos expertos que afirma que el agua no ha provocado ningún conflicto armado, al menos como causa directa. Gorbachov denuncia que la política no está a la altura de los acontecimientos y que la sociedad civil debe tomar un nuevo protagonismo, porque "un mundo diferente es posible.

En el ensayo "Agua para la paz", además de Mijail Gorbachov, ex presidente de la Unión Soviética y Premio Nobel de la Paz, participan Shimon Peres, actual Presidente del Estado de Israel, Stavros Dimas, Comisario Europeo para el Medio Ambiente, Anna Tibaijuka, Directora Ejecutiva del Programa Hábitat de las Naciones Unidas, Loic Fauchon, Presidente del World Water Council, Michel Rocard, ex Primer Ministro de Francia y Mahmoud Abuzeid, Ministro de Irrigación y Recursos Hídricos de Egipto. La intención de sus palabras es atraer la atención de todo el mundo en cuanto a las perspectivas para la prevención de los conflictos y fomentar la cooperación y solidaridad internacional en relación con los recursos naturales, pero sobre todo se dirigen a quienes toman las decisiones políticas porque, como dice Gorbachov, pasamos años hablando y las actuaciones urgentes como la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio no se cumplen.

En su intervención en el palacio de congresos de Huesca, pronunciada en el marco de la Tribuna del Agua, Mijail Gorbachov estuvio acompañado por Marcelino Iglesias, presidente del Gobierno de Aragón, Fernando Elboj, alcalde de Huesca, Roque Gistau, presidente de Expo Zaragoza 2008 y por Eduardo Mestre, director de la Tribuna del Agua. Con sus palabras Iglesias elogío el papel de Gorbachov en el fin de la etapa oscura de la guerra fría y en la apertura de numerosos pueblos a la democracia y reconoció el esfuerzo del ex presidente de la URSS por el diálogo, el progreso y el futuro sostenible a través de la Fundación Green Cross International.

Comentarios