Gallardón "receta" infraestructuras hidráulicas para combatir la crisis

186
0
186

Nueve proyectos de infraestructuras hidráulicas con una inversión de 200 millones de euros que van a suponer la creación de 6.000 nuevos puestos de trabajo. Esta es la forma que tiene el Ayuntamiento de Madrid de luchar contra la crisis económica, y así lo ha explicado hoy el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, durante la presentación de estas iniciativas que mejorarán la red de saneamiento, la de agua regenerada y el sistema de depuración de la ciudad.

"En Madrid no vamos a esperar para anticipar una respuesta frente a la crisis. Desde hace varios años hemos apostado por la inversión pública y eso nos ha permitido un ritmo de progreso superior al del conjunto de España y de Europa. Ahora, en una situación de crisis, lejos de inhibirnos, renovamos nuestro impulso a estas políticas", señaló el alcalde, convencido de que las inversiones públicas contribuirán a estimular la iniciativa privada y "a distribuir la riqueza a través del empleo".

De los nueve proyectos presentados hoy, seis corresponden a la red de saneamiento: la conexión de los colectores de Méndez Álvaro y Ciudad de Barcelona con el By-pass de Abroñigal; la adecuación medioambiental de las infraestructuras de los colectores de Arroyofresno; la mejora y acondicionamiento del saneamiento del río Manzanares entre El Pardo y el Hipódromo de La Zarzuela; el aumento de la capacidad de la red de saneamiento en la cuenca de Abroñigal; la construcción de un nuevo colector para excedentes de lluvia en la zona de Pinos y avenida de la Ilustración, y la instalación de un sistema de telecontrol de las infraestructuras hidráulicas asociadas al río Manzanares.

Red de agua regenerada

En lo que se refiere a la red de agua regenerada dos son los proyectos que se van a poner en marcha: la conexión de las redes de La Gavia y la de Norte Oeste Viveros y Norte Este Rejas con el anillo distribuidor que circunvala la ciudad y que permitirá el baldeo de calles y el riego de zonas verdes de los nuevos desarrollos urbanos como el Ensanche de Vallecas. El último proyecto afecta a la modernización, mejora y adecuación ambiental de la Estación Regenadora de Aguas Residuales de Viveros de la Villa.

La inversión total de estos nueve proyectos asciende a 200 millones de euros, de los que 122 se van a financiar con cargo a los Fondos de Cohesión de la Unión Europea. La obtención de estos recursos, aún cuando esta ciudad tiene una renta per cápita un 30% superior a la media europea, constituye, en palabras de Ruiz-Gallardón, "una oportunidad para impulsar el desarrollo en la situación económica actual, al mismo tiempo que confirma la confianza que genera Madrid en las instituciones europeas por su eficacia y responsabilidad en la gestión de proyectos medioambientales".

Estos proyectos representan, además, un gran avance en las políticas medioambientales que promueve el Gobierno de la Ciudad para consolidar un modelo de desarrollo sostenible. "Porque Madrid, gracias a que ha extendido a todo el ciclo del agua todas las medidas necesarias para asegurar su máximo aprovechamiento, su uso racional y su calidad, está superando el desafío que supone la gestión de este bien limitado y esencial", señaló el alcalde.

Madrid pionera

Ruiz-Gallardón afirmó que Madrid es una ciudad pionera en políticas de agua tanto en España como en Europa y puso como ejemplo la aprobación del Plan Municipal de la Gestión de la Demanda del Agua 2005-2011 que tiene como objetivo reducir su consumo en la ciudad en un 12% durante dicho periodo. También se refirió al aprovechamiento que el Ayuntamiento hace de las aguas procedentes de los pozos de drenaje de la red de Metro y a la puesta en marcha de una red de agua regenerada de 150 kilómetros, de la que ya se han construido 67, que permitirá regar más de 4.000 hectáreas de zonas verdes y baldear otras 4.360 de vías públicas. O, lo que es lo mismo, ahorrar anualmente 26 hectómetros cúbicos de agua potable.

Las acciones en materia de agua también se extienden a su saneamiento, donde se está ejecutando el Plan de Infraestructuras para la Mejora de la Calidad de las Aguas del Río Manzanares, que asegura su caudal y que todas las aguas que se viertan hayan sido previamente tratadas. Su coste, financiado casi en su totalidad por el Ayuntamiento, se acerca a los 700 millones de euros, y representa más de lo invertido en políticas de saneamiento durante los últimos 30 años. "Los beneficios de este Plan no se limitan a Madrid, sino que se extienden a lo largo de todo el río Tajo, manifestando, una vez más, la vocación solidaria de esta ciudad en todos los ámbitos, incluido un bien tan sensible como es el agua", afirmó Ruiz-Gallardón.

Comentarios