Marta Morén preside la puesta en marcha del pozo de sequía del Alhárabe

196
0
196

La directora general del Agua del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), Marta Morén, ha presidido la puesta en marcha del pozo de sequía del Alhárabe que asegurará el riego de los cultivos de la Comunidad de Regantes del río Alharábe, en Moratalla (Murcia). Al acto también han asistido, entre otras autoridades, el delegado del Gobierno, Rafael González Tovar; el presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), José Salvador Fuentes Zorita; el presidente de la Mancomunidad de Canales del Taibilla, Isidoro Carrillo, y el alcalde de Moratalla, Juan Llorente.

Este sondeo, cuya inversión asciende a 423.130 euros, pone a disposición de los agricultores de la Comunidad de Regantes del río Alhárabe un caudal de unos 50 litros por segundo para poder llevar adelante sus cosechas.

Desde el año 2005 el MARM ha invertido un total de 49,22 millones de euros en la creación de la Batería Estratégica de Sondeos (BES) de la cuenca del Segura, la primera que se ejecuta con un criterio de gestión sostenible de los recursos subterráneos, lo que permite garantizar un caudal a los regantes de la cuenca en periodos de sequía bajo un estricto control de la explotación de los acuíferos.

La BES está integrada por más de un centenar de pozos de sequía distribuidos a lo largo de las provincias de Albacete, Murcia y Alicante para garantizar el abastecimiento urbano, así como un caudal ecológico al regadío tradicional y a los regantes de la cuenca y del Trasvase Tajo-Segura.

El volumen de agua extraído de esos sondeos, desde 2005, ha ascendido a 381 hectómetros cúbicos (hm3), de los cuales un 19 por ciento (74 hm3) han sido destinados al abastecimiento; un 46% (172 hm3) al regadío tradicional y un 35% (135 hm3) a los regantes del Trasvase Tajo-Segura.

En cuanto a la inversión realizada, el 37% se ha dedicado a la perforación de los sondeos (18,21 millones de euros); el 54% (26,58 millones) a la electrificación, explotación y mantenimiento de los pozos; y el 9% restante (4,42 millones de euros) al telemando y telecontrol, un sistema que se está instalando progresivamente, y que permitirá al personal de la CHS gestionar todos los sondeos desde una central situada en las oficinas del organismo.

Además, la BES se ha implantado bajo unos estrictos criterios de explotación, como muestra el hecho de que todos los sondeos tienen instalados unos piezómetros que determinan las oscilaciones de los acuíferos, alertando de bajadas bruscas del nivel freático. De esta forma, la CHS detiene la explotación de los sondeos en periodos de lluvias, como las del mes de octubre, permitiendo la recarga de las masas de agua subterránea hasta su nueva puesta en marcha en periodos de riego o cuando las circunstancias lo requieran.

Pozo del Alhárabe

El sondeo puesto en marcha hoy, de casi 400 metros de profundidad, permite compatibilizar los usos medioambientales, la recuperación del patrimonio natural de los murcianos y en especial de los vecinos de Moratalla, y el regadío sostenible del municipio, puesto que el pozo sustituye a otros dos de la Comunidad de Regantes que afectaban gravemente a la poza termal de Somogil.

Esta surgencia termal volvió a manar a finales de 2004 después de haber permanecido seca durante casi 20 años. En aquel momento, la directiva de la Comunidad de Regantes del río Alhárabe y la CHS estudiaron las alternativas que permitieran compatibilizar el regadío de sus 1.000 hectáreas de albaricoqueros y olivar, con el mantenimiento y recuperación de la apreciada surgencia natural.

La poza de Somogil se encuentra dentro del Barranco de Hondares, afluente del río Alhárabe, muy cerca del Camping de La Puerta. De su fondo brotan entre 5 y 10 litros por segundo de aguas casi puras, de excelente calidad química y a una temperatura de unos 25 grados centígrados.

Tradicionalmente, los vecinos de Moratalla han ido a bañarse en sus aguas durante el verano e, incluso, en invierno. Durante el periodo estival, familias enteras acampaban durante días en el entorno para disfrutar de las propiedades curativas de sus aguas, puesto que los habitantes de la localidad dicen que el agua de esta poza cura determinadas enfermedades de la piel (eczemas y soriasis). Por ello, la CHS se ha empeñado en que esta maravilla de la naturaleza no vuelva a secarse, para lo cual, desde 2005 viene realizando distintas actuaciones encaminadas a su definitiva recuperación.

Beneficios para los regantes de Moratalla

Además de este sondeo y el que está ejecutando la CHS para los regantes del río Benamor, también en Moratalla, el MARM ha realizado más actuaciones encaminadas a garantizar los caudales a los agricultores moratalleros, como el desembalse de la Presa de la Risca, efectuado durante la pasada primavera, que supuso un riego de emergencia para ayudar a la Comunidad de Regantes del río Alhárabe a sacar adelante sus cultivos de primavera, sobre todo, el albaricoque y el olivar.

Al respecto, la CHS decidió almacenar agua para los regantes en este embalse durante el pasado invierno, con el objetivo de que, en la época de riego de primavera, desembalsar unos 70 litros por segundo hasta alcanzar los 100.000 metros cúbicos, cantidad que garantizó a esta comunidad un caudal suficiente para la cosecha de abril, mayo y junio.

Por otra parte, durante el año 2007 la CHS realizó inversiones por un montante de 60.000 euros destinadas a los regantes del municipio de Moratalla. En concreto, se procedió a la reparación, impermeabilización y limpieza de una acequia e, incluso, a la demolición y reconstrucción de algunos tramos. Asimismo, se renovaron distintos órganos de regulación y desagüe optimizando la gestión y ahorrando volúmenes de agua en riego.

Asimismo, durante el año 2008 se ha procedido a la reconstrucción y cubrición de un tramo de acequia próximo al casco urbano de Moratalla que, debido a la maleza y plásticos arrastrados por el viento, era fácilmente embozable (obstruíble) con el consiguiente desbordamiento y pérdidas de agua.

Esta inversión, unida a la protección de escollera realizada en la margen izquierda del río Benamor, aguas abajo de la presa de Moratalla y el suministro y colocación de partidores, compuertas de distribución secundarias de la comunidad de regantes, han supuesto una inversión durante el presente año de 87.100 euros.

Comentarios