Efecto del suelo en el riego por goteo enterrado

422
0
422

Entre los métodos existentes, los riegos localizados (goteo, microaspersión, etc.) se consideran los de mayor eficiencia. Como una alternativa al riego por goteo tradicional, las tuberías pueden enterrarse a una determinada profundidad, lo que se conoce como riego por goteo subsuperficial. Éste presenta un futuro prometedor, entre otros factores, por el ahorro del agua respecto al goteo superficial al disminuir la evaporación y por la posibilidad de utilizar aguas residuales. En ese contexto, el grupo de Investigación de Hidráulica del Riego de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid lleva realizando durante los últimos años estudios del comportamiento y caracterización de las denominadas unidades de riego subsuperficial.

La principal diferencia de este método con el goteo superficial es que, al estar enterrados los emisores, las características hidráulicas del suelo pueden influir en su comportamiento. Bajo determinadas condiciones, pueden generarse presiones positivas en el suelo en el punto de desagüe, lo que disminuiría el caudal de los emisores.

Algunos de los trabajos realizados han estudiado el efecto de las propiedades del suelo en la uniformidad del riego. Para ello se llevaron a cabo ensayos en laboratorio con macetas rellenas de muestras de diferentes tipos de suelo. Varios modelos de emisores fueron enterrados en dos suelos homogéneos de distintas características. Al contrario de lo esperado, la variabilidad del caudal de los emisores disminuía al enterrarlos en el suelo con menor infiltración lo que evidencia un posible efecto autorregulador del suelo.

Para estudiar este efecto, se elaboró un programa de simulación que reproducía las condiciones de los ensayos, pero considerando un mayor número de emisores. Las simulaciones corroboraron lo observado en los ensayos: en un suelo homogéneo la uniformidad del riego subsuperficial es similar o incluso mayor que la del riego por goteo convencional.

Sin embargo, hay que destacar, que los suelos agrícolas presentan una gran variabilidad espacial. Los parámetros hidráulicos de éstos varían, en ocasiones, en varios órdenes de magnitud y el efecto autorregulador del suelo disminuiría o se perdería, reduciéndose la uniformidad al enterrar los emisores.

No obstante, debido al efecto autorregulador, el riego por goteo subsuperficial mejoraría su uniformidad si, en el campo, el suelo alrededor de los emisores es lo más homogéneo posible. Asimismo, pueden desarrollarse técnicas de manejo y diseño que favorezcan la aparición de este efecto.

Comentarios