El estuario del Guadalquivir será gestionado por una Comisión Interadministrativa

856
0
856

La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía constituirá una Comisión Interadministrativa para gestionar de forma coordinada el estuario del Guadalquivir en el que participarán los sectores socioeconómicos. Ésta ha sido la primera medida acordada por los representantes que han estado presentes en la Mesa de Seguimiento, creada el pasado mes de mayo para analizar los episodios de turbidez y salinidad del estuario.

Esta Comisión, que espera constituirse en el plazo de dos meses, estará conformada por el Estado, distintas consejerías de la Junta de Andalucía y las corporaciones locales afectadas y representantes de los regantes, arroceros y empresas de acuicultura, así como la Autoridad Portuaria, en cuya actividad incide directamente el estado del estuario del Guadalquivir.

Esta decisión se ha tomado tras escuchar las conclusiones de los distintos grupos de expertos que han estado estudiando durante meses el comportamiento del estuario para conseguir esclarecer las causas de los episodios de turbidez y salinidad del río de los pasados meses. Concretamente, han presentado sus informes los representantes del Centro de Estudios Hidrográficos del Ministerio de Fomento (CEDEX), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y de Ayesa, empresa encargada por la Agencia Andaluza del Agua para realizar la batimetría para estudiar el lecho del río.

Los miembros de las universidades de Córdoba, Granada y Cádiz han concluido que estos episodios de turbidez y salinidad se deben a fenómenos naturales que coincidieron en un espacio temporal concreto, lo que provocaron que los niveles normales de sólidos en suspensión y la salinidad subieran de forma importante y con continuidad en el tiempo.

Los expertos han aclarado que los dragados del río del Puerto no han tenido nada que ver en este comportamiento y, todos los expertos coincidieron en que por sí solas las obras del Metro no pudieron alterar el estuario hasta los niveles alcanzados el pasado año.

De cualquier forma, Medio Ambiente se ha comprometido a denunciar todas aquellas actividades que puedan incidir en el estuario a la autoridad competente. Para ello, utilizarán el barco que la Dirección General de Prevención y Calidad Ambiental puso a disposición de la Mesa de Seguimiento para analizar los niveles de turbidez y salinidad del río, que actualmente se han normalizado. La Consejería por tanto se compromete a mantener un control exhaustivo de cualquier uso que se le dé al río y denunciar ante la autoridad que competa cualquier posible actividad irregular en el mismo.

A la reunión de la Mesa de Seguimiento de hoy han asistido representantes de las Consejerías de Medio Ambiente y Agricultura y Pesca, Feragua, el Servicio Provincial de Costas de Sevilla, la Autoridad Portuaria, Arroceros, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, las Delegaciones provinciales de Medio Ambiente de Sevilla y de Cádiz, ASAJA, Asociación de Empresas de Acuicultura, Doñana, Puerto de Sevilla, UPA, Areda, la Federación de Arroceros y los ayuntamientos de Sanlúcar de Barrameda, Isla Mayor y Trebujena.

La Consejería de Medio Ambiente impulsó el pasado mes de mayo la creación de una mesa de seguimiento para estudiar y aclarar las posibles causas de la turbidez y salinidad del estuario del río Guadalquivir, que se venían observando meses atrás. Para ello, reunió a representantes de todos los sectores socioeconómicos implicados y a todas las administraciones que tenían competencias en el río. El sector arrocero, principal afectado por el cambio de salinidad de agua del estuario, fue invitado a formar parte de esta Mesa de Seguimiento desde su constitución con la clara intención de mantenerlos informados de la manera más clara y directa posible sobre cualquier decisión que se tomase en relación a este problema. Los representantes de la Federación de Regantes del Guadalquivir y Areda también han estado presentes en todas las reuniones.

En esta mesa también se invitó a distintos grupos de expertos para que estudiaran de forma independiente las posibles causas que podrían haber creado dicho fenómeno y de esta forma poder evitar o paliar los efectos del mismo. Para apoyar los estudios de los expertos, la Agencia Andaluza del Agua, encargó a primeros de junio la realización de una batimetría para analizar y detectar cualquier posible variación morfológica del lecho del río que hubiera podido repercutir en los niveles de turbidez o salinidad.

Los trabajos comenzaron de inmediato y los expertos comenzaron a recopilar datos que fueron aportados por las administraciones competentes, desde Costas hasta la Autoridad Portuaria y la Dirección General de Prevención y Calidad Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente, cuyos informes sobre la evolución de dicho estuario se encuentran a disposición del público en la página web de dicho organismo.

Los representantes de la Mesa de Seguimiento se han reunido periódicamente para conocer los avances de los distintos estudios encargados hasta la actualidad, a pesar de que los niveles de turbidez y salinidad del estuario ya se han normalizado.

Hoy se han conocido las conclusiones y se han tomado las primeras medidas para paliar el riesgo que las condiciones meteorológicas pueden provocar en el comportamiento del estuario y, por tanto, afectar a las actividades productivas que se nutren de sus aguas.

Comentarios