Un nuevo pez invasor se extiende por aguas del delta del Ebro

763
0
763

Por primera vez en Europa, un equipo de investigación español ha establecido y descrito la extensión de un pez invasor, el dojo ( Misgurnus anguillicaudatus), procedente del este de Asia y localizado en 2001 en el delta del Ebro. Desde entonces, en su “ fulgurante” expansión ha ocupado diferentes partes del río y se encuentra definitivamente establecido. Los investigadores no descartan que en los próximos años ocupe nuevas áreas y amenace la supervivencia de especies autóctonas.

Fotografía: Seotaro en Flickr

La expansión del dojo o misgurno, como es comúnmente conocido este pez oriental de la misma familia que las colmillejas, contrasta con la regresión de los peces nativos de ríos y humedales ibéricos de los que más del 80% son especies amenazadas. La introducción de especies fuera de sus áreas nativas es una de las amenazas más graves para la conservación de la biodiversidad, como se explica en este estudio publicado en el último número de Biological Invasions .

“Los ecosistemas acuáticos continentales son los más afectados por especies invasoras, y, dentro de ellos, el caso de los peces es especialmente desolador”, señala a SINC Miguel Clavero, autor principal del estudio e investigador del Centro Tecnológico Forestal de Cataluña. Actualmente la mayor parte de las cuencas fluviales de la Península Ibérica tienen más especies foráneas que nativas.

El dojo es un pequeño pez de aspecto amarillento y de unos 20 cm de longitud, que se localizó por primera vez en 2001, en la Sèquia Mare, un canal de desagüe de los arrozales del Delta del Ebro situado en el hemidelta norte (en la margen izquierda del río), aunque también se han visto ejemplares en el propio río. En pocos años, el dojo ha ocupado la mayor parte del hemidelta y ha saltado hacia el sur, donde fue detectado por primera vez en 2005.

Clavero explica que “hasta hoy la especie ocupa un mínimo de 31 cuadrículas UTM de 1×1 km en el interior del Delta, y se han capturado varios miles de ejemplares durante las tareas de seguimiento de la ictiofauna que realiza el Parque Natural del delta del Ebro”. La probabilidad de que la especie se expanda hacia nuevas áreas es alta. De hecho, según los investigadores, en la primavera de 2007 el dojo se detectó en la cuenca del río Onyar, afluente del río Ter; una zona muy próxima al núcleo urbano de Girona.

La salinidad es una barrera

A pesar de su rápida extensión, Clavero y su equipo han determinado que la distribución del dojo “parece limitada por la salinidad”, ya que ocupa sólo aguas con una baja concentración de sal. Ésta es una de las razones por las que el pez no ha invadido lagunas, marismas y otros humedales naturales del delta.
“La presencia del dojo, como la de otras muchas especies de peces invasores en el delta del Ebro, está ligada al continuo flujo de agua del río, que se canaliza desde el Azud de Xerta, para abastecer a los arrozales, uso al que se dedica el 60% de la superficie deltaica”, subraya el investigador.

La introducción de especies, un peligro

Los investigadores creen que la población de dojo se ha originado en el delta del Ebro “a partir de escapes de unas instalaciones de mantenimiento y distribución de peces tropicales”. Los centros de cría y mantenimiento de peces exóticos son un serio riesgo y “uno de los epicentros de los procesos de invasión biológica”.

Este pez podría ser responsable del establecimiento de algunos platelmintos parásitos y podría competir de forma indirecta por diferentes recursos con las especies nativas. “Cada adición de una nueva especie a un ecosistema tiene efectos sobre el resto de sus integrantes, que, al menos en el caso de los peces, son siempre negativos”, incide el científico. En el bajo Ebro, la presencia del dojo podría amenazar la supervivencia del pez fraile ( Salaria fluviatilis ) y de la colmilleja ( Cobitis paludica ).

El dojo o misgurno es, según Clavero, una de las más recientes incorporaciones a la ictiofauna de la Península Ibérica. De cuerpo alargado y algo comprimido lateralmente, es una especie propia de aguas con poca corriente donde se alimenta de caracoles o larvas de insectos. Sobrevive a temperaturas cercanas a los cero grados y soporta concentraciones de oxígeno disuelto muy bajas.

Aunque en Europa esté menos extendido, en otras zonas del planeta como Filipinas, Estados Unidos, centro de Asia, Australia y varias islas del Pacífico está expandiéndose porque es usado como pez de acuario, cebo vivo y fuente de alimento.

Fuente.- SINC

Comentarios