El MARM invierte 3,1 millones de euros en el desarrollo del Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables en la cuenca del Duero

3
0
3

El ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino (MARM) ha adjudicado por 3.168.299 euros los trabajos para el desarrollo del Sistema Nacional de Cartografía de las Zonas Inundables en la cuenca del Duero.

La adjudicataria ha sido la unión temporal de empresas formada por Azimut, Alatec Ingenieros Consultores y Arquitectos S.A.

El trabajo incluye la elaboración de los mapas de peligrosidad por inundaciones, que incluirán las zonas geográficas con baja, media y alta probabilidad de inundación así como la caracterización de la zona inundable, es decir, la extensión de la inundación, el nivel que podría alcanzar el agua y la velocidad de la corriente.

En la cuenca del Duero se tendrán que delimitar 2.500 kilómetros de cauces, lo que se traducirá en un total de 187.500 hectáreas de cartografía.

Los trabajos a realizar por la Confederación Hidrográfica del Duero consistirán en:

  • Análisis preliminar del riesgo de inundaciones
  • Estudio de antecedentes de inundaciones
  • Realización de cartografía LIDAR
  • Estudio geomorfológico de los tramos objeto de estudio
  • Revisión y adaptación de los estudios hidrológicos existentes
  • Estudios hidráulicos
  • Determinación del Dominio Público Hidráulico y de las zonas inundables

La elaboración del Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables está prevista en el Real Decreto por el que se modifica el Reglamento del Dominio Público Hidráulico y su objetivo es aportar una información a tener en cuenta por las administraciones competentes en materia de ordenación del territorio y planificación urbanística y protección civil. Una información imprescindible para incrementar la seguridad de los ciudadanos.

El Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables se suma a otras actuaciones puestas en marcha por el MARM para prevenir inundaciones y minimizar sus consecuencias, tales como: la red de información hidrológica, la gestión adecuada de los embalses, los informes urbanísticos y el sistema de autorizaciones o el diseño de medidas para mejorar el estado de los ríos como la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos o el Programa de Conservación y Mantenimiento de cauces.

Comentarios