WWF y Ecologistas en Acción alertan de un nuevo caso de uso ilegal del agua y el suelo en Doñana

83
0
83

WWF y Ecologistas en Acción han presentado alegaciones al expediente de autorización ambiental para el cambio de uso de suelo en la parcela de la finca “La Palomera”, en el término municipal de Bonares, en Huelva. Dicha finca, tras haber sido denunciada y sancionada hace años por daños ambientales, pretende ahora iniciar la actividad agrícola.

WWF España y Ecologistas en Acción consideran inadmisible que una finca que ha sido deforestada y denunciada, tras pagar la sanción, quiera recalificar el suelo para cultivar cereal de secano y fresas. Ambas organizaciones solicitan a la Consejería de Medio Ambiente que emita informe desfavorable al cambio de uso de suelo e instan a la Agencia Andaluza del Agua el cierre inmediato de los pozos ilegales existentes.

Esta finca propiedad de SAT Alconeras, situada en Bonares y con 141 hectáreas, fue denunciada y sancionada por delitos ambientales en los años 98 y 99, por corta y arranque de árboles sin autorización. Según estas ONG, en 2000 hubo problemas de colmatación en el arroyo la Palomera y daños en la finca colindante (Arboreto de El Villar), así como construcciones de barracones y nave industrial sin licencia Además, entre los años 2000 y 2002 hubo usurpación del dominio público hidráulico, destrucción del bosque ribereño y vallado.

Todas las denuncias fueron realizadas tanto por Ecologistas en Acción como la propia Delegación de Medio Ambiente de Huelva, que abrió dos expedientes sancionadores a SAT Alconeras. La propiedad tuvo que pagar en el año 2003 los daños causados y reforestar la zona degradada y el arroyo La Palomera.

WWF y Ecologistas en Acción afirman que esta queja se produce a raíz de que el Boletín Oficial de la Provincia publicara el pasado 30 de abril que la finca la Palomera solicitaba el cambio de uso de suelo para 71 hectáreas, 67 de ellas para cereal de secano y 4 para cultivos de regadío como la fresa.

Tras la revisión del expediente, se ha comprobado que esta finca no dispone ni siquiera de agua para el riego. Sólo tiene concesión para 6.000 m3 de agua, que permiten regar 4 ha de olivar, y la propiedad pretende regar 4 ha de fresa, que requieren aproximadamente 18.000m3. Los cálculos realizados por la empresa para que cuadren los volúmenes para esas 4 ha estiman que no se regaría nada entre noviembre y febrero, algo que las organizaciones consideran irreal y engañoso para tal cultivo de regadío.

Además, la misma propiedad comenta que pretende aumentar la superficie de regadío porque quiere legalizar unos pozos existentes en la finca, lo que demuestra que tiene captaciones ilegales en su terreno al no cumplir con el trámite administrativo correspondiente antes de realizar un sondeo.

Según informes de los propios departamentos de la Delegación de Medio Ambiente, se desaconseja esa autorización de cambio de uso y se emite informe previo desfavorable por problemas con el hábitat, por problemas de riesgo de erosión y colmatación de arroyos y por otras incongruencias, como la existencia de incendios forestales en el año 98 o por la elevada presencia de lince ibérico en la zona.

Por todo lo expuesto, WWF y Ecologistas en Acción solicitan se archive el expediente de autorización ambiental unificado sobre el proyecto de cambio de uso en la finca Palomeras, prohibiendo cualquier cambio de uso diferente al forestal en toda la zona. Ambas organizaciones también piden que se obligue a la empresa Alconeras a una restauración, tanto en los terrenos de su propiedad, como en los públicos.

Comentarios