La Xunta prevé invertir 860 millones de euros en cuatro años para mejorar abastecimiento y saneamiento y cumplir la DMA

435
0
435

El Gobierno gallego, a través de la Consejería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, invertirá hasta el año 2013 un presupuesto de más de 868 millones de euros en la puesta en marcha y desarrollo de las medidas y acciones recogidas en el Plan de infraestructuras hidráulicas.

El Consello de la Xunta, en su reunión de esta mañana, informó del contenido y de los principales objetivos recogidos en el Plan de infraestructuras hidráulicas y de trabajos ambientales para el período 2009-2013, elaborado por la Administración hidráulica de Galicia, dependiente del departamento que dirige Agustín Hernández.

Un 30 por ciento (253.065.683 euros) del presupuesto son recursos económicos comprometidos en actuaciones que ya están en curso, mientras que el porcentaje restante, es decir, 615.708.307 euros se destinarán la aquellas medidas que se pongan en marcha en los próximos 4 años.

En este sentido, las inversiones de que dispondrá la Xunta de Galicia para la materialización de las acciones en materia hidráulica se elevan a 868.773.990, de los cuales 390.347.840 se dedicarán al saneamiento, para el capítulo de abastecimiento se reservan 208.659.183 euros, y un total de 47,8 millones de euros para avance de las márgenes, es decir, casi 650 millones para actuaciones en infraestructuras hidráulicas.

Otro de los capítulos importantes es el reservado para la explotaciones de estaciones depuradoras de aguas residuales (Edar), en el cual durante el período 2009-2013 se invertirán más de 180 millones de euros (184.960.835). Por último, para la gestión del dominio público hidráulico (DPH) se dedicará un presupuesto que supera los 37 millones de euros.

Doble objetivo

Gracias a este plan, el Gobierno gallego abre una nueva etapa en la gestión de las aguas caracterizada por un doble objetivo: garantizar y preservar la calidad de las aguas de la Comunidad Autónoma fomentando y potenciando un uso racional y responsable de este recurso natural, además de contribuir al desarrollo económico de la comunidad gallega.

Con la activación de esta herramienta, la finalidad de la Xunta de Galicia es dar cumplimiento a los distintos planes aprobados en materia de agua, como el Plan de saneamiento, los Planes hidrológicos de cuenca y el Plan de abastecimiento. También se trabajará en la línea de mejorar la gestión de dominio público hidráulico, atendiendo de manera especial a los vertidos que afectan las rías gallegas con el objetivo de garantizar su saneamiento en 2015.

Otro de los puntos es implantar un sistema de gestión para resolver la actual problemática de las explotaciones de las estaciones depuradoras de aguas residuales de la comunidad. Por último, se busca cumplir las directivas comunitarias vigentes (la Directiva 91/271 y la Directiva marco del agua) y colaborar con las entidades locales en materia de abastecimiento.

Seis líneas de trabajo

El Plan de infraestructuras hidráulicas está formado por seis líneas de trabajo que se recogen en tres grandes grupos: las infraestructuras hidráulicas, la gestión del dominio público hidráulico (DPH) y la explotación de las estaciones depuradoras.

Por lo tanto, el departamento responsable en materia hidráulica llevará a cabo actuaciones en saneamiento y depuración de aguas residuales, con el objetivo global de mejorar la calidad de las rías gallegas y conseguir el buen estado ecológico; acciones de abastecimiento y regulación de recursos hídricos, ya que se considera necesario y prioritario garantizar las necesidades, tanto en cantidad como en calidad, actuales y futuras de abastecimiento de agua potable la todos los núcleos de población superior a 50 habitantes; y medidas de defensa de inundaciones, mejora de márgenes y recuperación de contornos degradados.

En materia de gestión del dominio público hidráulico se proponen acciones de control de vertidos y trabajos para la implantación de la Directiva marco del agua. Por otro lado, este plan también recoge la implantación de un nuevo modelo de gestión para la explotación de depuradoras de aguas residuales de la comunidad. Una de las últimas líneas de trabajo es mantener la colaboración técnica y financiera con las entidades locales en materia de abastecimiento y saneamiento.

Comentarios