Connecting Waterpeople
ADECAGUA
GS Inima Environment
s::can Iberia Sistemas de Medición
Global Omnium
Likitech
Amiblu
ICEX España Exportación e Inversiones
Terranova
Molecor
Rädlinger primus line GmbH
EPG Salinas
Agencia Vasca del Agua
Hidroconta
TEDAGUA
Filtralite
Regaber
ESAMUR
CAF
Fundación Botín
DATAKORUM
Red Control
Kamstrup
AGS Water Solutions
FLOVAC
Fundación CONAMA
Ingeteam
Innovyze, an Autodesk company
TRANSWATER
AMPHOS 21
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Asociación de Ciencias Ambientales
SCRATS
J. Huesa Water Technology
Fundación Biodiversidad
Barmatec
Aganova
ACCIONA
Baseform
Danfoss
Laboratorios Tecnológicos de Levante
ONGAWA
Hach
AECID
TFS Grupo Amper
Minsait
TecnoConverting
NTT DATA
LACROIX
NSI Mobile Water Solutions
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Confederación Hidrográfica del Segura
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Schneider Electric
VisualNAcert
HRS Heat Exchangers
Catalan Water Partnership
AGENDA 21500
Almar Water Solutions
ISMedioambiente
Sacyr Agua
RENOLIT ALKORPLAN
Sivortex Sistemes Integrals
EMALSA
Xylem Water Solutions España
Vector Energy
Gestagua
Consorcio de Aguas de Asturias
Lama Sistemas de Filtrado
Saint Gobain PAM
FENACORE
Grupo Mejoras
Idrica
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
KISTERS
MOLEAER
STF
Aqualia

Se encuentra usted aquí

Proponen introducir criterios ambientales a los impuestos

Sobre la Entidad

Redacción iAgua
Redacción de iAgua. La web líder en el sector del agua en España y Latinoamérica.

Izquierda Unida e Iniciativa per Catalunya Verds (IU-ICV) han presentado hoy en el Congreso de los Diputados, junto a WWF España, Ecologistas en Acción, Greenpeace y Comisiones Obreras (CC.OO), una Proposición de Ley sobre Fiscalidad Ambiental. El objetivo, hacer cambios en el actual marco normativo fiscal e introducir criterios ambientales en los impuestos existentes, crear nuevos impuestos y reformar la fiscalidad de las haciendas locales.

La nueva Proposición de Ley prevé nuevos impuestos sobre la energía nuclear, el vertido, y la incineración de residuos y las bolsas de plástico. Estos impuestos se suman a modificaciones que se introducen en los ya existentes sobre hidrocarburos, matriculación, impuesto de sociedades, IRPF e IVA. En cuanto a las haciendas locales, se modifican las tasas de residuos, el impuesto de circulación, el impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras, y el Impuesto de Actividades Económicas (IAE).

“Con esta iniciativa se persigue gravar en mayor medida las actividades más contaminantes, eliminar ciertos beneficios fiscales ambientalmente injustificables y bonificar las prácticas más sostenibles”, han explicado los participantes a la Proposición de Ley. El objetivo de la propuesta es modificar comportamientos de los ciudadanos y las empresas en el consumo de bienes y servicios, sustituyendo los de mayor impacto ambiental y emisiones de CO2, por otros de menor impacto y más eficientes energéticamente.

Además, IU-ICV y las organizaciones ecologistas buscan promocionar sistemas de transporte y usos del suelo “más sostenibles” con el transporte público y vehículos menos contaminantes, la rehabilitación, la agricultura más sostenible, las energías renovables y las inversiones ambientales.

No supone aumentar los impuestos

Según los participantes, esta Proposición de Ley “no tiene la intención de incrementar la recaudación, sino actuar sobre las vías por las que se obtiene, favoreciendo una economía más sostenible”. En algunos casos, la recaudación fiscal aumenta (hidrocarburos, energía nuclear, vertido e incineración, bolsas de plástico, pernocta, cambio de uso del suelo, tasas de residuos...), pero la disminuye en otros casos (impuesto de sociedades, IAE, IRPF...). En otros aspectos, como el IVA o en los impuestos de matriculación y circulación, aumenta o disminuye la recaudación en función del tipo de productos objeto de gravamen.

Los ingresos que se deriven de esta propuesta irían a las arcas del Estado, de las comunidades autónomas o de los municipios. La Proposición aclara que, de forma excepcional, el impuesto sobre la energía nuclear se destinaría parcialmente a un Fondo estatal para la reactivación de las zonas donde se ubican las centrales nucleares y el impuesto sobre el cambio del uso del suelo iría al ya existente Fondo Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad.

Fuente: SINC

Redacción iAgua

La redacción recomienda