La Junta de Castilla y León financia en países de Iberoamérica, África y Asia proyectos de agua potable que benefician a 200.000 personas

4
0
4

La Consejería de Interior y Justicia de la Junta de Castilla y León colabora en un total de doce proyectos en diez países de Iberoamérica, África y Asia para mejorar el acceso al agua potable de la población, el riego agrario y el saneamiento básico. Con estos programas de cooperación al desarrollo se espera beneficiar directamente a cerca de 200.000 personas de zonas desfavorecidas.

Suministro de agua potable para la población, canalizaciones de agua para el desarrollo agrario y adecuación de la red de alcantarillados y de saneamientos, son algunos de los objetivos de doce proyectos en los que trabaja la Junta de Castilla y León, con una suma de 1,5 millones de euros, dentro de las distintas líneas de cooperación al desarrollo que gestiona en colaboración con organizaciones no gubernamentales y fundaciones.

Un total de cinco proyectos se desarrolla en Iberoamérica, en concreto en Bolivia, Ecuador, Honduras y Haití. En Bolivia se llevarán a cabo dos programas, uno de dotación de agua potable a siete comunidades del municipio de Morochata y otro de que facilitará el aprovisionamiento de agua en comunidades indígenas. En Ecuador se centran en la limpieza de vertidos humanos además de mejorar el acceso al agua de la población.

En Honduras se dotará de una red de alcantarillado adecuada para la población del municipio El Porvenir. El último proyecto, en Haití, se dirige a facilitar ayuda humanitaria de emergencia para facilitar la distribución de agua potable de 10.000 personas y mejorar las condiciones de saneamiento de la zona, según informaron a Europa Press fuentes de la Administración regional.

En África, se trabaja en otros cinco proyectos en cuatro países. De ellos, dos están localizados en Tanzania, donde se elaborará un programa para mejorar las estructuras que dan acceso al agua potable y se aportará una ayuda emergencia para la mejora de los servicios de salud, agua y saneamiento dirigidos a los refugiados congoleños y burundeses. En Burkina Faso, se mejorarán las condiciones de vida de la población de Ramessoum gracias a proyectos de acceso directo al agua potable, y en Sudán se abordará un programa que facilitará la llegada del agua a comunidades afectadas por la sequía.

Campamentos en el Sahara

A estos programas se suma el proyecto plurianual de aprovisionamiento de productos alimentarios y de agua en camiones cisterna para la población de los Campamentos de Refugiados Saharauis. Este proyecto incluye la adquisición de piezas y la reparación de los camiones cisterna que distribuyen el agua.

En cuanto al Sureste Asiático y Oriente Medio, en la Franja de Gaza se contribuirá a la mejora del acceso al agua para uso doméstico y la seguridad alimentaria.

Por último, en la India se desarrolla un proyecto con la Fundación Vicente Ferrer destinado al abastecimiento de agua para el desarrollo agrario en el distrito de Anantapur.

Durante el año 2008, los concursos de subvenciones para cooperación al desarrollo y para sensibilización permitieron financiar 88 proyectos en más de 24 países. El porcentaje más alto, el 27,65 por ciento, fue de proyectos de promoción del tejido económico y social, seguido de la educación, con el 20,5 por ciento y el de acceso al agua potable y saneamiento básico, con el 13,4 por ciento.

Por otro lado, el 12,1 por ciento fueron de salud, el 9,4 de acceso a la vivienda, el 6,2 de igualdad de género, el 5,2 de fortalecimiento institucional y de derechos humanos y el 3,2 de medio ambiente, entre otros. Por área geográfica, el 39,62 por ciento se desarrollaron en Centro América y Caribe, el 35 por ciento en América del Sur, el 18,5 en África y el 6,8 restante en Asia.

Otros programas

A estas ayudas hay que sumar las del fondo para emergencias y catástrofes humanitarias y las de subvenciones directas para grandes proyectos. Entre estas se encuentran el proyecto para la lucha contra el Sida en Kenia y Tanzania, el programa codesarollo para la participación de inmigrantes en proyectos en su país de origen o el de educación y formación en Ecuador.

El año pasado, el fondo de ayuda en emergencias y catástrofes permitió diez intervenciones de ayuda humanitaria. Entre ellos, ayuda a los afectados por las inundaciones en Ecuador y Honduras, por la sequía en Sudán, a los refugiados congoleños y burundeses en Tanzania, por el brote de cólera en Zimbabwe, por los huracanes en Haití y Cuba y por la epidemia de meningitis en Burkina Faso.

Otras cantidades fueron destinadas a programas de postemergencia como el de erradicación de la malaria en Senegal, el de vacunación de meningitis en Costa de Marfil o el de construcción de viviendas a damnificados por las lluvias torrenciales en Ecuador.

Comentarios