Antonio Cerdá destaca la idoneidad de la energía solar termoeléctrica para Murcia por su escaso consumo de agua

215
0
215

El consejero de Agricultura y Agua, Antonio Cerdá, destacó hoy la idoneidad de la energía solar-termoeléctrica para la Región de Murcia, entre otras razones, “por su escaso consumo de agua”. Cerdá hizo estas declaraciones con motivo de la celebración en Murcia de un seminario de gestión ambiental, organizado por la Fundación Gas Natural con el patrocinio de la Consejería de Agricultura y Agua, en el que se ha analizado el estado de desarrollo actual y las perspectivas de futuro en España de este recurso energético.

La solar-termoeléctrica es un tipo de energía renovable que se basa en concentrar el calor del sol a través de unos espejos en un líquido que, de distintas formas, según la tecnología elegida, termina produciendo vapor de agua. Ese mismo vapor mueve una turbina y produce electricidad o alimenta una máquina. La energía producida puede almacenarse y abastecer incluso de noche.

El consejero resaltó que esta fuente energética demuestra tener grandes posibilidades como energía limpia de alto rendimiento, “ya que supone una alternativa real al consumo de combustibles fósiles, con el consiguiente beneficio ambiental”. Al respecto señaló que en 2007, en la Región de Murcia se emitieron alrededor de 11 millones de toneladas de CO2, de las cuales, aproximadamente el 50 por ciento procedían de la generación de energía eléctrica. “Las centrales de Escombreras -concluyó Cerdá- suministran el 15 por ciento de la energía consumida en España”.

La tecnología utilizada para la obtención de energía solar-termoeléctrica se considera revolucionaria, ya que su sistema de refrigeración es por condensadores de aire, en lugar de por agua. Esto presenta un gran avance frente a las plantas más habituales basadas en espejos cilindro parabólicos, en las cuales el alto consumo de agua supone un handicap para su desarrollo. Cerdá explicó que “esta característica es muy significativa para una Región como Murcia en la que tenemos un alto nivel de radiación solar, pero donde el agua es un bien escaso”.

Economía baja en carbono

Cerdá señaló que uno de los objetivos de la Consejería de Agricultura y Agua es fomentar una economía baja en carbono, es decir, “una generación de energía, una producción de recursos y un desarrollo de actividades con menos emisiones de CO2”.

En este sentido, manifestó que la agricultura es una actividad beneficiosa porque actúa como sumidero de CO2 y subrayó que la producción de un kilo de melocotones “retira un kilo de CO2 de la atmósfera y lo mismo puede decirse de otros cultivos”.

En referencia al agua, Cerdá abogó por los trasvases y criticó las desaladoras por ser “instalaciones que requieren un alto consumo de energía y producen CO2”. Al respecto puso el ejemplo de la desaladora del Prat en Cataluña, que, tras ser inaugurada, no se ha puesto en funcionamiento “porque los responsables de agua de Barcelona consideran un contrasentido dejar pasar el agua dulce hacia el mar sin aprovecharla y luego tener que gastar mucha energía para desalarla”.

Planta en Calasparra

La primera planta de energía solar-termoeléctrica de la Región fue construida en Calasparra por la empresa Novatec Solar España S.L., creada en noviembre de 2005 y constituida por capital murciano y alemán. Esta empresa tiene su sede y fábrica en el municipio de Fortuna y se sitúa a la cabeza de esta nueva tecnología basada en la I+D+i.

Dicha planta, denominada ‘Puerto Errado 1’, tiene 1,4 mw de potencia y es la primera central eléctrica en operación del mundo basada en la tecnología de colectores lineales de espejo plano Fresnel. Los espejos planos de este campo solar están fabricados en Fortuna y el proceso de producción está automatizado y robotizado.

La electricidad que produce esta planta en un año es de 2,9 GWh, equivalente al consumo de 570 familias españolas. La producción eléctrica de esta nueva planta termosolar, comparada con una central de combustibles fósiles, puede ahorrar en torno a 680 toneladas de combustible y evitar la emisión a la atmósfera de 2.000 toneladas de CO2.

Comentarios