El Canal de Isabel II realizó más de 3 millones de análisis para asegurar la calidad del agua en 2008

415
0
415

El Canal de Isabel II realizó durante el año pasado más de tres millones de análisis para vigilar la calidad del agua en muestras procedentes de las distintas zonas de suministro de agua que posee la entidad, con el objetivo de ofrecer a los ciudadanos un agua de excelente calidad.

El Canal de Isabel II tiene un estricto programa de vigilancia, desde el origen del abastecimiento hasta su entrega al consumidor, con el objetivo de garantizar su calidad. Existen tres niveles de control: el dirigido a controlar la calidad del agua en origen; el establecido para la vigilancia del agua tratada y distribuida y la realización de estudios especiales en el abastecimiento.

Las muestras tomadas manualmente se estudian, según el tipo de análisis y localización, en el Laboratorio Central y en los nueve laboratorios periféricos que, en 2008, analizaron alrededor de 150 muestras diarias. Además, el Canal cuenta con un sistema de vigilancia online, situado en puntos estratégicos de la red, como son la salida de estaciones de tratamiento y los grandes depósitos, que analizan in situ una muestra cada 15 minutos y envían los resultados al Centro de Control de la entidad.

El agua para el abastecimiento a la Comunidad de Madrid, que suministra el Canal de Isabel II, tiene ya en su origen, una excelente calidad porque las principales captaciones se hacen en los ríos de la Sierra Norte que poseen lechos de granito, lo que hace que no se disuelva prácticamente ningún sólido, y se obtenga un agua de baja salinidad. Las aguas superficiales provienen de los ríos Aulencia, Guadalix, Alberche, Sorbe, Jarama, Lozoya, Manzanares, Guadarrama, Aceña y Morales; mientras que las subterráneas son captadas en los tramos norte y central del acuífero detrítico terciario. La calidad de estos recursos naturales se ve reforzada por las 12 estaciones potabilizadoras que garantizan la calidad del abastecimiento, capaces de tratar 44,3 metros cúbicos por segundo.

Aunque con las plantas de tratamiento existentes ya se consigue una excelente calidad de agua, en los últimos años, el Canal de Isabel II está acometiendo diferentes proyectos de renovación y mejora de estas instalaciones que suponen la incorporación de procesos avanzados de tratamiento, como la ozonización y los filtros de carbón activo, así como la ampliación de la capacidad de alguna de ellas, como Valmayor, que pasará de tratar 6 a 12 metros cúbicos por segundo.

Minucioso proceso de control de calidad

El proceso de control de calidad de las aguas del Canal es muy estricto. En el Laboratorio Central analizan minuciosamente cada muestra y estudian todos los factores indispensables para comprobar la excelencia que caracteriza al agua de Madrid: bacterias, cloro, pH y otros componentes como el hierro o el magnesio. También se realizan análisis automáticos en la red de distribución y en los depósitos reguladores para garantizar el cumplimiento de los parámetros de calidad del agua potable, establecidos en la legislación nacional.

La Subdirección de Calidad de las Aguas del Canal de Isabel II está acreditada por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) de acuerdo a la Norma UNE EN ISO/IEC 17025:2000 que determina la competencia técnica de los laboratorios de ensayo. Esta acreditación se extiende a tres unidades técnicas (Laboratorio Central, Laboratorio de La Poveda y Laboratorio de Griñon ) y al análisis de 128 parámetros entre químicos y microbiológicos.

Esta acreditación supone el reconocimiento a nivel internacional de la competencia técnica del laboratorio (personas, equipamiento e instalaciones entendidas), para los ensayos que está realizando, posibilitando la aceptación de los resultados obtenidos en los distintos países, dentro y fuera de la Unión Europea.

Comentarios