La estación depuradora de Bens, en A Coruña, podría estar terminada en junio de 2010

568
0
568

La Confederación Hidrográfica del Miño-Sil espera que la nueva Estación Depuradora de Aguas Residuales de Bens, en A Coruña, quede terminada en junio de 2010. El 90% de la obra civil está finalizada, se ha iniciado ya la colocación de los equipos electromagnéticos y, tan sólo quedan por hacer los trabajos de urbanización del entorno.

El director técnico del organismo de cuenca, Manuel Rodríguez Acebes, asegura que “con esta actuación, adjudicada en más de 70,3 millones de euros, A Coruña contará con un auténtico sistema de depuración de aguas residuales; el cambio será radical.”

Esta infraestructura permitirá depurar hasta 130.000 metros cúbicos de agua cada día con un caudal máximo de 6,7 metros cúbicos por segundo, permitiendo eliminar hasta 40 toneladas diarias de contaminación. El agua depurada se diluirá en el mar a más de 900 metros de profundidad a través de los difusores del Emisario Submarino, cumpliendo así con todas las normativas europeas medioambientales relativas a aguas de baño y marisqueo y, contribuyendo a realizar un uso sostenible del medio marino.

Emisario Submarino

Si las condiciones meteorológicas lo permiten, el Emisario Submarino de Bens podría entrar en funcionamiento al mismo tiempo que la depuradora ya que la parte terrestre está totalmente finalizada.

Esta infraestructura consta de un edificio de desinfección de aguas residuales, un pozo de carga de 18 metros de profundidad e incluye 550 metros de emisario excavado en roca bajo el mar. En la actualidad se está trabajando en una zanja abierta en el lecho marino, a 30 o 40 metros de profundidad, donde se ha colocado una tubería de 1.600 milímetros de diámetro que debe ir recubierta de hormigón para evitar que sea dañada por los temporales y las corrientes marinas. Esto último, es lo que ha provocado la necesidad de que en los trabajos participen varios helicópteros trasladando el hormigón desde tierra hasta uno de los barcos que participan en las obras.

Una vez que se finalice el hormigonado, restará instalar 14 difusores, tubos de 800 milímetros de diámetro y dos metros de largo que se colocarán en perpendicular sobre el emisario para expulsar a presión las aguas convenientemente tratadas y facilitar su dilución en el mar.

Comentarios