La pérdida de biodiversidad no se detendrá en 2010

97
0
97

En abril de 2003, durante la VI Conferencia de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica de la Organización de Naciones Unidas (ONU), 123 líderes mundiales se comprometieron a "conseguir, en torno al 2010, una importante reducción de las tasas actuales de pérdida de la biodiversidad a nivel local, nacional y regional, como contribución al alivio de la pobreza y en beneficio de toda la vida en la Tierra”.

Sin embargo, esto no se cumplirá el año que viene. “No cumpliremos el objetivo de reducir las tasas de pérdida de la biodiversidad en 2010 y, por tanto, tampoco cumpliremos en 2015 los objetivos medioambientales de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU para mejorar la salud y sustento de las personas más pobres y vulnerables del mundo”, ha afirmado Georgina Mace, investigadora en el Imperial College de Londres (Reino Unido) y vicepresidenta de DIVERSITAS.

Entre el 13 y el 16 de octubre de 2009, más de 600 expertos de todo el mundo se reúnen en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) para tratar este tema en la II Conferencia Científica Abierta de DIVERSITAS. Una de las principales preocupaciones de la Comunidad Científica es “la mala administración masiva y las crecientes necesidades humanas de agua que están provocando el colapso de los ecosistemas de agua dulce”.

Las especies de agua dulce, las más amenazadas

Estas especies tienen una tasa de extinción de 4 a 6 veces mayor que la de sus homólogos terrestres y marinos, según los expertos de la conferencia. Klement Tockner, investigador en el Instituto Leibniz de Ecología de Agua Dulce y Pesca en Aguas Interiores en Berlín (Alemania) ha declarado que aunque los ecosistemas de agua dulce sólo cubren el 0,8% de la superficie de la tierra, contienen aproximadamente el 10% de todos los animales, incluyendo más del 35% de todos los vertebrados.

“Cada vez hay más pruebas científicas que demuestran que estamos al borde de una gran crisis en la biodiversidad de agua dulce”, ha explicado el profesor Tockner. “Sin embargo, muy pocos son conscientes del catastrófico descenso en la biodiversidad de agua dulce tanto a nivel local como mundial. Las amenazas a la biodiversidad de agua dulce se han extendido ahora a nivel mundial”.

Las repercusiones de esta tendencia para los seres humanos son “inmensas” pues las especies de agua dulce en ríos, lagos, aguas subterráneas y pantanos proporcionan una serie de servicios naturales vitales, muchos más que cualquier otro tipo de ecosistema. El problema pone en riesgo a miles de millones de personas ya que la pérdida de la biodiversidad afecta a la purificación del agua, a la regulación de enfermedades, a la agricultura de subsistencia y a la pesca. Algunos expertos prevén que para el 2025 ni un solo río en China llegará al mar, excepto durante las inundaciones, cuyos efectos serán nefastos para la pesca costera en China.

“Los ecosistemas de agua dulce y sus especies también absorben y capturan alrededor del 7% del carbono que los seres humanos expulsan a la atmósfera anualmente”, ha manifestado Tockner que añade que estos sistemas de agua dulce pueden repercutir en el equilibrio de carbono a nivel regional.

Comerciar con la flora y la fauna tiene consecuencias

Durante la conferencia también se tratarán otros temas como los riesgos económicos y ecológicos del creciente comercio de la flora y fauna en el mundo. Según los expertos, sólo EEUU importó casi 1.500 millones de animales vivos entre el año 2000 y el 2006 sin considerar los riesgos implicados. A esto se añade el lanzamiento en 2010 de un informe del Convenio sobre la Biodiversidad de la ONU, Perspectivas Mundiales en Materia de Biodiversidad para mostrar los “puntos de inflexión” catastróficos de la biodiversidad.

“Los cambios en los ecosistemas y las pérdidas de la biodiversidad continúan acelerándose. Desde 1992, incluso los cálculos más conservadores reconocen que un área de selva tropical más grande que el tamaño de California se ha transformado por comida y combustible. Las tasas de extinción de especies son por lo menos 100 veces mayores que en los tiempos prehistóricos y se espera que continúen aumentando”, ha recogido Mace.

Aunque también afirma que la situación no es desesperada, “hay muchas opciones disponibles que podrían ayudar, pero no podemos perder el tiempo. Se deberían haber tomado cartas en el asunto hace años. La próxima mejor ocasión es ahora”.

“Los servicios de los ecosistemas son difíciles de valorar, lo que ha llevado al abandono político y a la pérdida irreversible de especies vitales para el buen funcionamiento del medio ambiente”, ha expuesto Anne Larigauderie, directora ejecutiva de DIVERSITAS, que ha explicado que el objetivo de esta conferencia es reunir conocimientos de uso práctico para los responsables políticos y para demostrar los beneficios sociales de invertir en la conservación de las especies.

Fuente: SINC

Comentarios