Desmontando la hormona de la sequía

243
0
243

Un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en colaboración con el equipo de Jian-Kang Zhu de la Universidad de California, acaba de publicar un trabajo en el último número de la revista Nature en el que se establece el módulo mínimo de señalización de la hormona ácido abscísico (ABA) que desempeña un papel crucial en la respuesta de las plantas ante situaciones de sequía, y en la regulación de su crecimiento y desarrollo.

Desde el descubrimiento del ABA, hace más de 40 años, numerosos grupos de investigación han tratado de dilucidar su proceso de señalización. El conocimiento del mecanismo de acción de esta hormona ofrece muchas oportunidades para reforzar la respuesta de las plantas ante la escasez de agua y podría tener impacto en la biotecnología agrícola.

Como explica el investigador Pedro Rodríguez Egea, “al igual que un mensaje debe encontrar un receptor para ser entendido, la planta dispone de receptores del ABA que, al interaccionar con ella, reciben el mensaje de estrés hídrico y ponen en marcha una compleja respuesta adaptativa”.

El módulo descubierto por los científicos se concreta en cuatro componentes (el receptor de la hormona, proteínas fosfatasa de tipo 2c, quinasas de la familia SnRK2 y factores de transcripción tipo ABF/AREB), que la planta emplea para percibir el aviso de la hormona sobre la escasez de agua y transmitir esa señal hasta el genoma vegetal.

Esta investigación se suma a un estudio anterior, realizado en colaboración con el grupo del investigador José Antonio Márquez, del Laboratorio Europeo de Biología Molecular, y que fue publicado también en Nature el pasado 9 de noviembre.

Este segundo trabajo describe la estructura tridimensional (a escala atómica) de uno de los receptores de la hormona ABA, PYR1, crucial para desencadenar la respuesta de la planta ante la sequía.

Rodríguez Egea, que trabaja en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas Eduardo Primo Yúfera (centro mixto del CSIC y la Universidad Politécnica de Valencia), concluye que los resultados obtenidos en sendos estudios permitirán plantear abordajes fitosanitarios contra la falta de agua bien por la activación de receptores por moléculas sintéticas, unos fármacos contra la sequía; o bien inactivando los reguladores negativos de la señalización hormonal o reforzando los positivos.

Fuente: CSIC

Comentarios