Empresas españolas sanean y desalinizan agua en los cinco continentes

3.067
0
3067

España es uno de los países más avanzados en tecnologías mecánicas y electrónicas en el sector del agua. Esta posición de liderazgo le supone al sector empresarial español un triple desafío: establecer alianzas público-privadas para el desarrollo de estos tratamientos; reconciliar el desarrollo económico y tecnológico del mundo empresarial con necesidades reales impulsar en la gestión privada del agua un marco regulatorio que normalice las políticas y acciones estatales en torno a ésta.

Los problemas de potabilización, desalinización o tratamientos están a la orden del día en muchos países, y en especial en el continente africano. Como reflejo de esta realidad la Secretaría de Estado de Comercio, a través del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) y la Oficina Económica y Comercial de España en Accra, han organizado la Misión de Inversores a Ghana del sector del Agua. En total una quincena de empresas e instituciones españolas participarán en esta misión que tendrá lugar en la capital ghanesa durante los días 21 y 22 de abril.

Con la puesta en marcha del Plan Nacional de Depuración, aprobado en 1.995, se han constituido en España mil estaciones depuradoras, algunas con capacidad para tratar las aguas residuales de dos millones de habitantes. A día de hoy, según Ángel Cajigas Delgado, Director General Ejecutivo de la Asociación Tecnológica para el Tratamiento de Agua (ATTA), “España es capaz de depurar hasta 3.500 millones de metros cúbicos de agua al año, de los que se llegan a reutilizar hasta 500 hectómetros cúbicos al año. Esto. provoca la aparición de un sector empresarial potente, puntero y muy motivado para acceder al mercado internacional”.

Acciona, ACS, Befesa, Inima -división de medio ambiente de OHL-, Sadyt o Cadagua –filial de Ferrovial-, son algunas de las multinacionales españolas con experiencia en el sector aportando su tecnología con el fin de facilitar el acceso al agua alrededor de todo el mundo. Cajigas señala la relevancia de estas compañías al establecerse en territorio nacional -plantas como la de Llobregat y Besós en Barcelona, La Gavía en Madrid o Galindo en Bilbao, entre otras- para, posteriormente, hacerse más visibles en el ámbito internacional, bien en la depuración de aguas residuales, con una clara evolución durante los últimos cinco años; bien en el ámbito de la desalación, construyendo instalaciones que producen más de tres millones de metros cúbicos de agua desalada en países como Estados Unidos, Inglaterra, China, Australia, Argelia o Chile.

Según la Asociación Española de Desalación y Reutilización (AEDYR), en la actualidad las empresas españolas producen más de 24 millones de metros cúbicos al día de agua desalada en todo el mundo, lo que sería suficiente para abastecer una población superior a 120 millones de habitantes.

El último informe de Naciones Unidas ha alertado en toda la prensa nacional sobre la necesidad de reducir en un 25 por ciento la cantidad de agua consumida durante 2005, debido a que las regiones ribereñas de la cuenta del Mediterráneo tendrán dificultades en 2025 para tener acceso a la misma. El control de las cuencas hidrográficas en Oriente Medio implica el control del territorio. Estas disputas abren puertas al sector privado para gestionar esos recursos ya que le de brindan la posibilidad de levantar obras privadas de ingeniería, trabajos de consultoría para la gestión de proyectos, construcción de desalinizadoras, redes de suministro y, en general, sistemas de control y ayuda a la gestión de cuencas.

Las empresas españolas, presentes en todo el mundo

Cajigas señala que “por su importancia, tanto en tamaño como en inversión” destacan la planta de Atotonilco en Mexico DF, diseñada para tratar tres millones de metros cúbicos al día, probablemente la depuradora más grande del mundo; New Cairo, en Egipto, con capacidad para un millón de habitantes; la ampliación de la depuradora de Río Mapocho en Santiago de Chile y la planta de Shanganah, en Irlanda, para 200.000 habitantes. Hay que subrayar, además, la reciente adjudicación para construir la planta de regeneración de las aguas residuales en Melbourne.

Para la reutilización del agua se pueden usar dos procesos. Por un lado, la depuración y potabilización de las aguas; y, por otro, la desalación, técnica en la que España es pionera.

En 1964 se instaló la primera planta desalinizadora en Lanzarote, Islas Canarias, por cercanía con África y como puerta de acceso a Europa. Hoy día, España es, por capacidad de desalinización, el cuarto usuario de esas técnicas en el mundo, sólo por detrás de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Kuwait.

La desalinización es el mayor activo mediante el cual las empresas españolas pueden diferenciarse frente al resto de las compañías de todo el mundo, debido al posicionamiento que éstas han adquirido formándose como empresas sólidas tecnológica y financieramente, presentes en La India, Oriente Medio y Norteamérica. Dicho posicionamiento, unido a la gran experiencia que aportan las empresas nacionales y al esfuerzo innovador que están desarrollando, se ha visto recompensado con la adjudicación de importantes encargos en el exterior.

Hay que destacar la presencia de empresas españolas en Argelia, país en el que participan en el programa de desalinización en Mostagánem, Tlemcem Y Beni Saf, en las que se producen 200.000 metros cúbicos de agua al día, y las de Skikda, Cap Djinet y Douaouda, que generan 100.000 metros cúbicos de agua desalada al día. En estas instalaciones participan Acciona Agua, ACS, Befesa, Inima, Spa y Sadyt.

Además, España está presente en Estados Unidos, de la mano de Acciona Agua, llevando a cabo la reforma de la planta de Tampa (Florida), que dispone de una capacidad superior a los 100.000 metros cúbicos de agua al día, y en Dighton (Massachussets) donde se está construyendo una planta en la desembocadura de un río para reducir, así, la salinidad ocasionada por el efecto marea.

Sociedad Anónima de Depuración y Tratamiento, SADYT, perteneciente a Valoriza Agua, es líder en el ámbito de la desalación y tratamiento de aguas, con más de 55 desaladoras construidas y una producción de 1.300.000 metros cúbicos de agua al día. La desalación de agua de mar mediante ósmosis inversa y desalinización mediante electrodiálisis reversible; la potabilización; la depuración y la reutilización, y la desalación para el uso agrícola, son las principales actividades de SADYT. Fuera de España tiene importantes contratos: la desaladora de Perth (Australia), que llevará a cabo la construcción, la operación y el mantenimiento durante 25 años; la desaladora de Skikda y la de Themclen Hounaine (Argelia).

Befesa genera agua desalando agua de mar y reutilizando las aguas residuales urbanas para modernizar los regadíos y reducir su consumo. Tiene capacidad para desalar y potabilizar más de un millón de metros cúbicos de agua al día. Más de cuatro mil millones de personas beben agua que ha sido impulsada o transportada por esta compañía. La planta de Tenés en Argelia, la de Skikda- que desarrolla en conjunto con Sadyt- y la desaladora de agua de mar en Chennai (La India) son algunos de los hitos que esta compañía explota en el exterior.

Cadagua, filial del grupo Ferrovial, acaba de obtener un contrato para diseñar y construir una planta de tratamiento de agua potable en la India por valor de 37,6 millones de euros. Tendrá capacidad para 170.000 metros cúbicos diarios y estará ubicada en la localidad de Hogenakkal, al sur del país. En la actualidad, Cadagua también está en proceso de construcción de una desaladora de agua marina en Chipre y dispone de 200 plantas de tratamiento de agua potable y 140 estaciones para aguas industriales en China, Arabia Saudí, Venezuela, Francia, Reino Unido y Polonia.

Acciona Agua, división dedicada a la gestión de recursos hídricos de Acciona, desde sus orígenes ha desarrollado soluciones innovadoras para acatar la problemática del agua. Así, ha construido por todo el mundo más de 100 instalaciones de tratamiento de agua potable que abastecen a más de 16 millones de personas. Port Stanvac, (Australia) que produce más de 300.000 metros cúbicos de agua al día, Fouka, (Argelia) o Tampa Bay (Florida) son algunas de las plantas desalinizadoras que la empresa tiene en el exterior. En el campo de la depuración, Acciona Agua cuenta con más de 300 depuradoras de aguas residuales con una capacidad total de cerca de 7 millones de metros cúbicos al día, lo que supone una población equivalente de más de 33 millones de habitantes. Está presente en Chile, Mexico, Turquía, Egipto y Portugal.

Inima –OHL- el primer proyecto internacional que desarrolló fue la instalación de la desaladora Arica en Chile, puesta en marcha en 1.998. A esta primera planta le siguieron Brasil, en 1.999, Estados Unidos, en 2.000, Mexico en 2.003 y Argelia en 2.005. Para la compañía el objetivo inmediato es la ampliación de negocio a Oriente Medio y a los países emergentes como los nuevos miembros de la Unión Europea y Oriente Próximo.

El mercado de los servicios del agua, que genera al año una cifra de negocio de 40.000 millones de euros, es el quinto mayor del mundo. No obstante, comparado con otros grandes sectores, el agua no ha tenido un desarrollo tecnológico especialmente destacable, debido principalmente a la segmentación del sector y a la insuficiente participación de las empresas (menos del 10 por ciento a nivel mundial). De ahí que las empresas españolas que desarrollan su actividad en este sector se estén alzando como las más potentes a nivel mundial gracias a la falta de competitividad.

El ICEX apoya una misión de inversores del sector del agua a Ghana

Ghana es una de las figuras prioritarias dentro del Plan de Exportación de Infraestructuras a África Subsahariana, priorizándose los proyectos en los sectores de electrificación rural, agua e irrigación. Por ello, esta Misión de Inversores, que contará con la presencia del Vicepresidente Ejecutivo del ICEX, Ángel Martín Acebes, abarcará reuniones institucionales y técnicas con altos representantes del Ministerio ghanés del Agua, así como de los Ministerios de Alimentación y Agricultura y de Gobierno Local y Desarrollo Rural de Ghana. Además está prevista una visita conjunta de la delegación empresarial española a un proyecto de tratamiento de aguas de la Ghana Water Company Ltd.

Ghana es un modelo de estabilidad política en su contexto geográfico, lo que ha tenido un efecto positivo sobre su crecimiento económico. La tasa de crecimiento real del PIB pasó progresivamente del 3,7 por ciento en el 2000 al 6,1 por ciento en el 2007, gracias al excelente comportamiento de las exportaciones de cacao y de oro. En los ejercicios 2008 y 2009, a pesar de los efectos negativos de la crisis internacional, el PIB fue del 5,9 por ciento y del 4,7 por ciento respectivamente.

El descubrimiento de yacimientos de petróleo en 2007 ha supuesto un importante hito para la economía ghanesa. Está previsto que la explotación de este combustible comience a finales del 2010, por lo que el Gobierno ghanés estima que el crecimiento económico superará el 14 por ciento. Ghana tiene un PIB per capitade aproximadamente 512 euros en términos corrientes y recibe un volumen importante de fondos de ayuda internacional, que suponen el 6 por ciento del PIB anual, lo que -unido al hecho de que alrededor de un 40 por ciento de la población no tiene aún acceso al agua potable- da lugar a grandes oportunidades de negocio en los sectores del tratamiento, la potabilización, la distribución de agua, instalación, mantenimiento, y saneamiento de agua, instalaciones hidráulicas completas, e irrigación.

Comentarios