Zaragoza tendrá un nuevo Plan de Mejora para la Gestión del Ciclo del Agua

108
0
108

El consejero municipal de Cultura, Grandes Proyectos e Infraestructuras, Jerónimo Blasco, presentó la pasada en la Comisión plenaria de Infraestructuras y Participación Ciudadana el documento de líneas maestras para la elaboración de un nuevo Plan de Mejora para la Gestión del Ciclo del Agua, que se pretende poner en marcha para el período 2012-2019 y que completará las actuaciones que en esta materia se han llevado a cabo con el anterior Plan, cuya vigencia finalizo el pasado mes de diciembre.

El documento ha sido elaborado por la Dirección de Conservación y Explotación del Área de Infraestructuras, y en él se prevé que el nuevo Plan, como ya sucedió con el anterior, sea redactado y dirigido por el personal de los servicios técnicos municipales directamente relacionados con la gestión del agua en la ciudad. Se prevé que los trabajos de elaboración del nuevo Plan tengan una duración aproximada de 8 meses, por lo que a principios de 2011 podría iniciarse el proceso de tramitación, participación pública y aprobación, de manera que su versión definitiva fuera ratificada por los órganos municipales en el último trimestre del año, para que entrara en vigor en 2012 y se prolongara en su ejecución hasta 2019.

Resultados del primer Plan de Mejora

A finales de 2009 la práctica totalidad de los objetivos que se marcaban en el primer Plan de mejora de Gestión de la Calidad del Agua (2002 - 2009) se han conseguido, e incluso se han superado ampliamente, como el el caso de la reducción del consumo de agua, que la Unión Europea había establecido en 65 hectómetros cúbicos al año para 2009 como condición indispensable para conceder las ayudas comunitarias a las principales obras de rehabilitación, y que se logró con 3 años de antelación, en 2006, y que ha seguido descendiendo hasta los 59,9 hectómetros cúbicos que se consumieron el pasado año. El dato es más significativo si tenemos en cuenta que en el año 2000, cuando se redactó el Plan, Zaragoza contaba con 624.000 habitantes, y en la actualidad roza los 700.000, con lo que la dotación de agua por habitante y día ha bajado de 348 litros al inicio del Plan a 228 litros en la actualidad.

Otro tanto sucede con la evolución del número de roturas que se producen anualmente en la red de tuberías, que se ha reducido prácticamente a la mitad en diez años, pasando de 746 averías en 1999 a 387 en 2009. Además, hay que tener en cuenta que en este último año las roturas han sido 56 más que al año anterior, fundamentalmente como consecuencia de las obras en más de 60 calles financiadas con cargo al Fondo Estatal de Inversión Local (FEIL) y a las obras de instalación de la nueva red del tranvía. El estado en que se encuentra una red de abastecimiento de agua se mide por el número de roturas por kilómetro y año, que fue de 0,74 en 1999 y de 0,31 en 2009. Por debajo de 0,50 se considera que una red se encuentra en buen estado.

Zaragoza cuenta con una red de 1.230 kilómetros de tuberías de abastecimiento de agua, 200 kilómetros más que al inicio del Plan de Mejora, de la que el 61% está constituida por materiales adecuados (fundición dúctil, polietileno, tramos rehabilitados), y los materiales más problemáticos representan el 27,6%, una reducción muy significativa si se tiene en cuenta que hace 10 años éstos integraban casi el 50% de la red. En el marco del Plan se han instalado o renovado 170 kilómetros de tuberías, y se han rehabilitado 3 kilómetros más.

Además, se han llevado a cabo la práctica totalidad de las obras de infraestructura previstas, entre las que destacan la remodelación y cubrimiento de los depósitos de Casablanca, la remodelación de los depósitos de Las Canteras, la sustitución de los antiguos depósitos de Pignatelli y construcción de un nuevo grupo de impulsión, la instalación de una red de estaciones intermedias de cloración o la renovación de tuberías en más de 100 calles de la ciudad.

Objetivos alcanzables para la próxima década

Zaragoza, con el nuevo Plan que se va a elaborar, persigue mejorar sus parámetros actuales, avanzar en la renovación de las redes de agua y alcantarillado para que estén construidas con materiales adecuados, alcanzar una calidad óptima del agua de boca gracias al suministro pleno con agua del Pirineo (sistema Yesa - Bardenas - La Loteta) a partir del próximo mes de julio, lograr una mayor eficiencia energética y medioambiental en la gestión del Ciclo del Agua, disminuir el número de roturas y reducir la dotación de agua por habitante y día de los 228 litros actuales (muy por debajo de la media de las ciudades españolas) hasta los 200 litros por habitante y día en el año 2019, es decir, un 12,3% menos.

Hay que tener en cuenta que no se prevén descensos de consumo similares a los que se han alcanzado con el anterior Plan de mejora, fundamentalmente por dos razones: de un lado, las medidas estructurales capaces de producir descensos significativos en términos absolutos ya se han tomado y han dado sus resultados (hemos reducido 25 Hm3 el consumo anual con la renovación de tuberías, mejora de depósitos e instalaciones, campañas de sensibilización, etc.), y por otro lado, además del incremento de población de Zaragoza se va a abastecer también desde la potabilizadora de Casablanca a los municipios de Villamayor, Utebo, Fuentes de Ebro, El Burgo de Ebro, La Puebla de Alfindén y Pastriz, por lo que se estima una población abastecida total en 2019 de 800.000 personas. De ahí que el parámetro objetivo para calcular la efectividad del nuevo Plan sea la reducción en la dotación por habitante y día.

También se considera posible mejorar notablemente el volumen de agua no controlado, reduciéndolo en un 24,7%, se considera esencial mantener el ritmo de renovación de la red de abastecimiento en torno a 20 kilómetros por año, así como la reducción del número de roturas anuales por la implantación de tuberías fabricadas con materiales adecuados (fundición dúctil y PVC), se pretende realizar un esfuerzo muy importante (con la ayuda de fondos estructurales de la Unión Europea) en la renovación de 80 kilómetros de las redes de saneamiento y alcantarillado, así como lograr la depuración de la totalidad de las aguas residuales generadas, conectando al sistema los últimos núcleos de población que faltan (Juslibol, Movera y Peñaflor).

Fuente.- Ayuntamiento de Zaragoza

Comentarios