Crean el primer mapa que analiza los patrones de biodiversidad marina

75
0
75

Un equipo internacional de científicos ha analizado por primera vez los patrones de biodiversidad global de más de 11.000 especies, desde el zooplancton hasta los tiburones y ballenas, y ha elaborado un mapa de la diversidad marina. El nuevo estudio, que publica on line Nature, sugiere que la temperatura del océano está ligada a la distribución de la biodiversidad marina en los trece grupos de animales estudiados, y que el cambio climático podría afectar a esta distribución.

En el proceso de sintetizar los patrones de diversidad global para corales, peces, ballenas, focas, tiburones, manglares, praderas marinas y zooplancton, los investigadores han trazado por primera vez un mapa de la diversidad mundial de todas las especies de peces costeros.

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Dalhousie (Canadá) y de la Universidad de Yale (EE UU), entre otros, ha permitido hallar similitudes entre los patrones de distribución de las especies marinas y la temperatura del océano. El equipo de científicos ha podido documental así un “notable” solapamiento entre las zonas de alto impacto humano y los focos de biodiversidad.

Los resultados que se publica en Nature, obtenidos gracias a las iniciativas del Censo de la Vida Marina (CoML, en sus siglas en inglés), implican que los futuros cambios en la temperatura del océano, como los que produce el cambio climático, pueden afectar de forma considerable a la distribución de la vida marina.

“Es asombroso lo invariablemente vinculada que está la temperatura a la diversidad marina. Esta relación sugiere que el calentamiento del océano, como el ocasionado por el cambio climático, podría reorganizar la distribución de la vida oceánica”, señala Derek Tittensor, autor principal e investigador de la Universidad de Dalhousie.

El equipo analizó los posibles “puntos de conflicto para la biodiversidad” (zonas donde se encuentra un alto número de especies de diferentes tipos de organismos marinos de forma simultánea). Según la investigación, la distribución de la vida marina muestra dos patrones fundamentales: las especies costeras como los corales y peces costeros tienden a descollar en diversidad en las regiones del sudeste asiático, mientras que las especies de océano abierto, como los atunes y ballenas, muestran puntos de conflicto mucho más amplios en los océanos de latitudes medias.

La temperatura, factor ambiental que influye en la distribución

Los científicos también probaron si estos patrones globales podían atribuirse con garantías a uno o más factores ambientales. La temperatura fue el único factor que se pudo vincular con la distribución de todos los grupos de especies. La disponibilidad del hábitat también desempeñó un papel importante.

“Aunque somos cada vez más conscientes de los gradientes globales de temperatura en la diversidad y de sus factores medioambientales asociados, nuestro conocimiento acerca de los patrones del océano se ha quedado atrás respecto a los de la tierra. El estudio intenta ayudar a superar esta disparidad”, afirma Walter Jetz, coautor e investigador en la Universidad de Yale.

El estudio también evaluó el solapamiento entre los centros de diversidad marina y el impacto del hombre como los efectos combinados de la pesca, la alteración del hábitat, el cambio climático y la contaminación. El impacto humano se encontraba “particularmente” concentrado en áreas de mucha diversidad.

“El impacto del ser humano está amenazando la diversidad de la vida en los océanos. La investigación proporciona más pruebas de que el calentamiento oceánico y de otros impactos del hombre será particularmente importante para proteger esos centros de biodiversidad marina en el futuro”, señala Camilo Mora, otro de los autores e investigador en la universidad canadiense.

Muchos de los datos usados para este estudio provienen del Sistema de Información Biogeográfica de los Océanos (OBIS), una base de datos pública creada por el CoML.

Fuente: SINC

Comentarios