Un proyecto comunitario se lanza a la pesca de recursos farmacéuticos marinos

79
0
79

Uno de los productos de cuidado cutáneo mejor considerado del mundo es «Crème de la Mer», una crema que contiene fermento de kelp para hidratar la piel. Max Hueber, científico de la NASA (la agencia espacial de los Estados Unidos), la formuló para tratar quemaduras químicas graves. Empresas de todo el planeta estudian la forma de aprovechar distintas fuentes de compuestos naturales que podrían servir para fabricar fármacos eficaces y otros productos. En este campo trabaja un equipo de científicos financiados con fondos comunitarios, que busca sustancias biológicamente activas en organismos marinos que se puedan utilizar como base de productos farmacéuticos.

El proyecto MAREX («Exploración de los recursos marinos en busca de compuestos bioactivos: del descubrimiento a la producción sostenible y las aplicaciones industriales») ha recibido 6 millones de euros mediante el tema «Alimentos, agricultura y pesca, y biotecnología» (KBBE) perteneciente al Séptimo Programa Marco (7PM) para recopilar, aislar y clasificar organismos marinos, como anémonas, tunicados y micro y macroalgas de los mares Mediterráneo, Báltico y Arábigo y de los océanos Atlántico, Pacífico e Índico.

Bajo la coordinación de la Universidad de Helsinki (Finlandia), los socios de MAREX están estudiando al microscopio compuestos modificados por medios químicos aislados de organismos marinos con el fin de encontrarles una aplicación médica adecuada.

El equipo de MAREX indica que, a pesar de la complejidad del proceso, una planificación exhaustiva y cautelosa permitirá encontrar «compuestos activos interesantes para el desarrollo de fármacos» contra una serie de enfermedades como el cáncer.

En primer lugar hay que recoger las muestras, proceso que según afirma el consorcio, compuesto por 19 miembros, no daña los ecosistemas marinos u oceánicos. Aunque también se utilizan las colecciones de muestras existentes, los socios centran su trabajo en material nunca antes examinado.

«Desde un principio nos planteamos si un alga o cualquier otro tipo de material marino en bruto puede ser aprovechado a escala industrial», explicó la Dra. Päivi Tammela, investigadora de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Helsinki.

Por su parte, el profesor de dicha universidad Jari Yli-Kauhaluoma y la Dra. Paula Kiuru señalaron que los compuestos obtenidos de organismos marinos suelen poseer una estructura química muy compleja. Los socios identificarán las partes estructurales fundamentales de los «compuestos más interesantes». Una vez obtenida la información, el equipo podrá simplificar la estructura de un compuesto complejo sin llegar a alterar su actividad biológica.

Al proyecto contribuyen investigadores y entidades industriales de Bélgica, Chile, Finlandia, Francia, India, Italia, Líbano, Polonia, Eslovenia, España, Suecia, Turquía y Reino Unido.

Además de buscar el desarrollo de productos industriales, los resultados de MAREX ayudarán a fomentar el crecimiento y la productividad de la biotecnología marina europea. Los socios difundirán información sobre la importancia de los productos biotecnológicos marinos, de la biodiversidad marina y del potencial que ésta atesora.

Desde agosto de 2010 hasta julio de 2014 los socios de MAREX ayudarán a empresas europeas a ampliar su catálogo de productos mediante distintas aplicaciones en sectores como la farmacéutica, la nutracéutica, la cosmética, la agroquímica y el procesamiento de alimentos.

Para más información:

Alimentos, agricultura y pesca, y biotecnología en el 7PM (KBBE)

Fuente.- CORDIS

Comentarios