El Gobierno navarro presenta el documental "Yo, el Bidasoa"

93
0
93

La consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Begoña Sanzberro Iturriria, presenta esta tarde en el Señorío de Bertiz el documental ‘Yo, el Bidasoa-Ni Bidasoa’, un recorrido por el patrimonio natural, material e inmaterial de este río, en el que se muestran numerosos testimonios y recuerdos de los habitantes de la zona. La consejera está acompañada de alcaldes y representante de entidades de la zona.

Además, en la presentación participa Javier Asín, director gerente del Centro de Recursos Ambientales de Navarra (Crana), que es la entidad que ha producido el audiovisual y que se encargó de realizar la propuesta de contenidos.También asiste Felipe Andrés, director del área de Negocio de “la Caixa” en Navarra, que ha financiado e impulsado el proyecto, a través del convenio de colaboración que mantiene con el Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente para desarrollar proyectos enmarcados en el Programa de conservación y gestión de la red de espacios naturales.

El trabajo ha sido desarrollado por la productora Labrit Multimedia y pretende fomentar el conocimiento, sensibilización y respeto al medio fluvial, así como promover una visión integradora de los ríos en la en la sociedad siguiendo los principios de la Directiva Marco del Agua. Esta normativa europea que incide en la mejora de la calidad de las aguas de los ríos, el cuidado de su ecosistema y el fomento de la participación ciudadana. Para la elaboración de video se ha contado con la colaboración de vecinos de la zona y de agentes sociales de la zona. El documental se puede visionar íntegramente en euskera y castellano y se han editado un total de 1.150 copias que serán distribuidas por "la Caixa” y el Crana.

Agua de calidad excelente

La cuenca del Bidasoa se desarrolla en Navarra en su mayor parte, aunque una fracción de la zona baja se extiende por Francia y otra por Guipúzcoa. El río se conoce como Bidasoa desde Oronoz, ya que aguas arriba se denomina río Baztan. Asimismo, registra numerosas precipitaciones, por encima de 1.600 mm anuales, que incluso se acercan a 2.000 mm anuales en algunos puntos. Por la margen derecha se pueden citar los afluentes Bertiz, Tximista y Cía, y por la izquierda, Artesiaga, Zeberia-Marín, Ezkurra, Onin y Endara.

Según los resultados de los análisis realizados por el Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, la cuenca del río Bidasoa es la primera en alcanzar ya, actualmente, los objetivos que marca para 2015 la Directiva Marco del Agua. Concretamente el Gobierno de Navarra realiza el control de la calidad del agua a través del análisis de muestras obtenidas en nueve puntos de la cuenca: Baztan en Arizkun, Baztan en Oronoz, Zebería en Oronoz, Ezkurra en Santesteban, Bidasoa en Sunbilla, Bidasoa en Endarlatsa, Bidasoa en Bera, y dos puntos de Onin en Lesaka.

Los análisis del agua se realizan sobre parámetros fisicoquímicos y biológicos, con el fin de evaluar los impactos sobre el medio hídrico y las alteraciones de las condiciones naturales. Los resultados en el año 2009 del análisis de ambos parámetros en los puntos de la red de control presentaron una clasificación buena o muy buena, lo que quiere decir que la calidad de las aguas es excelente y cumple el objetivo fijado por la normativa europea.

Asimismo, la Directiva Marco del Agua aboga por eliminar los obstáculos de los ríos, dado que suponen un importante problema medioambiental porque modifican los ecosistemas de la ribera al impedir el paso de la fauna y el correcto trasvase de sedimentos y nutrientes. Además, pueden llegar a alterar la temperatura del agua al crear zonas estancadas. Por ello, durante los últimos años el Gobierno de Navarra y la Confederación Hidrográfica del Cantábrico han colaborado para el desarrollo de un programa de construcción de escalas y eliminación de azudes y presas obsoletas.

A principios de la década del 2000, en la cuenca del Bidasoa se encontraban catalogados 109 obstáculos que interrumpían la conectividad lineal del río. De ellos, 97 eran azudes y presas artificiales y 12, obstáculos naturales. Así, la longitud accesible de la cuenca era de 2,4 kilómetros en el eje principal y de 4,7 kilómetros en los afluentes. Desde entonces la accesibilidad del río ha ido en aumento y actualmente, según los datos del Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, la accesibilidad del río Bidasoa supera los 50 kilómetros y ha alcanzado ya el 90% de su cauce principal. Esto ha sido un paso importante para la dinámica de las truchas y salmones presentes en esta cuenca y que necesitan poder desplazarse a lo largo del río.

El río, un ser vivo

‘Yo, el Bidasoa- Ni Bidasoa’ muestra a través de los testimonios de la población de sus riberas las estrechas y milenarias relaciones con los seres humanos. También da cuenta del conjunto de especies que le dan vida, y de los riesgos y oportunidades que su relación con las personas generan. De esta forma, se muestra el recorrido del río en cuatro etapas. En la primera se muestra su cabecera, que discurre por el Valle de Baztan. En la segunda se interna en Bertizarana y Malerreka. La tercera etapa estará centrada en Bortziriak del Bidasoa, y en la cuarta se muestra cómo se une al mar.

Los diferentes habitantes, narran desde una perspectiva histórica y vivencial las historias de las lamias, el lavado de la colada, los salmones, las ranas… Algunos de ellos han contrabandeado a través del río, han pescado, han cocinado, han bebido, se han bañado,…. También hacen su aparición especies como el mirlo acuático, los robledales de ribera, las chipas, los olmos, la trucha, el desmán del Pirineo, el fresno, el salmón, los cangrejos, los invertebrados, todos son parte del Bidasoa.

La iniciativa para poner en marcha la producción del documental surge del trabajo realizado previamente en el marco del Foro del Agua de Navarra, coordinado por el Crana, y que ha promovido la participación activa de la ciudadanía a través de diferentes foros por sub-cuencas y de acciones concretas de voluntariado y de implantación de medidas con el objetivo de mejorar la concienciación y sensibilización en la gestión sostenible del recurso agua y del espacio fluvial. Después del trabajo realizado con el Bidasoa, se esperan realizar otros similares con otros ríos como el Aragón, Arga o el Ega.

Fotografía: Hashe en Flickr

Comentarios