Un centro de excelencia europeo formará a una nueva generación de investigadores medioambientales de alta tecnología

6
0
6

La Universidad de Leicester (Reino Unido) coordina a un equipo de expertos que creará un centro de investigación que formará a una nueva generación de investigadores medioambientales de alta tecnología en el uso de las últimas tecnologías de satélites y que abordará cuestiones acuciantes planteadas por el cambio climático.

Este centro de excelencia cuenta con el apoyo del proyecto GIONET («Red de operaciones iniciales para la formación científica relativa a la observación de la Tierra»), financiado con 3,5 millones de euros en el marco de las acciones Marie Curie - Redes de formación inicial del Séptimo Programa Marco (7PM) de la UE.

Para comprender el cambio climático, su impacto en la vida diaria y cómo afrontarlo es imprescindible disponer de información medioambiental fiable, completa y actualizada. El centro de excelencia europeo de GIONET para la Formación Científica relativa a la Observación Terrestre investigará mejores métodos para la vigilancia del cambio climático, las catástrofes medioambientales y los cambios de la cubierta vegetal. También contribuirá al diseño de nuevos métodos de investigación y de gestión de ayuda frente a corrimientos de tierra e inundaciones, así como de vigilancia del cambio climático, protección de los bosques tropicales, medida de la calidad del agua de los lagos y erosión de las costas.

Se prevé que GIONET forme el número necesario de investigadores y proporcione personal cualificado para prestar los servicios emergencia y vigilancia del suelo correspondientes al programa de observación financiado por la UE «Vigilancia Mundial del Medio Ambiente y la Seguridad» (GMES).

Heiko Balzter, responsable del Departamento de Geografía de la universidad mencionada y coordinador del proyecto, declaró: «En los próximos cuatro años, GIONET formará a catorce jóvenes investigadores en la teledetección por satélite. Estos jóvenes científicos se convertirán en los investigadores líderes del futuro. Estarán destinados en empresas y en universidades y trabajarán en el extranjero, y se beneficiarán de las mejores formación técnica y educación científica.»

Cada estudiante debe trabajar en un proyecto de investigación y «realizar una mejora práctica de nuestra capacidad de vigilancia del planeta con satélites», explicó el profesor Balzter, quien añadió que «cada organismo miembro de pleno derecho de GIONET quiere atraer a los mejores estudiantes de investigación disponibles, que pueden marcar de verdad la diferencia en nuestra capacidad futura de vigilancia por satélite».

Uno de los campos de investigación prioritarios para GIONET es la vigilancia de la selva tropical del Congo. Los miembros de GIONET saben que la lluvia en esta enorme extensión de bosque tropical ha disminuido en los últimos diez años y la navegación en los grandes ríos como el Ubangi se ha vuelto difícil. GIONET investigará si esta tendencia de ausencia de lluvia es un efecto prolongado del cambio climático. Según los miembros, el bosque también está amenazado por la tala.

Los investigadores han observado incendios en el Congo gracias a imágenes de satélites de las fuentes de calor. Sin embargo, la canopea forestal aparentemente no ha sufrido daños tras los incendios y los científicos quieren averiguar el porqué. La población local les ha informado de que hay congoleños que se desplazan a la selva tropical para producir carbón. Cortan un pequeño número de árboles, los convierten en carbón y lo venden en sus pueblos. El carbón sigue siendo la fuente principal de calor para la cocina, la iluminación y la calefacción nocturna en África.

Los científicos analizarán imágenes de radar de un satélite japonés para obtener un panorama de lo que ocurre en el Congo. El radar puede «ver» a través de las nubes, lo que lo convierte en la solución ideal para estudiar el Congo, un país muy nuboso. Esperan descubrir exactamente qué porcentaje del bosque tropical del Congo está intacto y cómo se puede proteger en el futuro.

El estudio cuenta con una participación importante de expertos de Alemania, Hungría, Polonia, Suiza y Reino Unido.

Fuente.- CORDIS

Comentarios