La estación húmeda se acorta en España

179
0
179

Un estudio liderado por la Universidad de Zaragoza (UNIZAR) ha analizado las tendencias de precipitación en las diez cuencas hidrográficas de España entre 1946 y 2005. Los resultados confirman que durante los meses de marzo y junio las precipitaciones disminuyen de manera generalizada, lo que reduce la duración de la estación húmeda. En octubre, las lluvias aumentan en el noroeste del país.

Desde 1946, la precipitación promedio caída en las cuencas hidrográficas españolas experimentó cambios “notables”. Los investigadores observaron un descenso generalizado en los meses de marzo y junio, sobre todo en el mes de marzo (salvo en la cuenca del Segura), y menos intenso en el mes de junio.

La cuenca del Guadiana (en el suroeste de España) es donde se ha detectado la tendencia negativa más fuerte, con una disminución del 18%, mientras que las tendencias positivas registradas en el noroeste peninsular fueron menos intensas (cuencas Norte, Duero y Tajo)”, señala a SINC José Carlos González-Hidalgo, primer autor del estudio e investigador en la UNIZAR.

El estudio, que se ha publicado en la revista Climate Research, demuestra que el descenso de lluvias en marzo supone una reducción en la duración de la estación húmeda. Junto a la tendencia registrada en octubre (aumento de precipitaciones), el total de precipitación del año hidrológico depende cada vez más del inicio del periodo húmedo. “En otras palabras: la estación húmeda parece que se ha acortado”, manifiesta González-Hidalgo.

Saber qué ocurre en las cuencas

El equipo de investigación contrastó los cambios de precipitación de cada cuenca española y analizó las series mensuales a través de la técnica running trend, que “calcula la tendencia de precipitación durante varios años sucesivos, observa los cambios producidos, y detecta posibles modificaciones de esta tendencia”, explica el científico.

El agua es el recurso más importante en España, cuya gestión se efectúa en las cuencas hidrográficas, las unidades espaciales de planificación hidrológica nacional. “Para poder planificar del modo más eficaz su uso es fundamental saber qué ha pasado en ellas, y qué está ocurriendo,” argumenta el profesor en el departamento de Geografía de la UNIZAR.

Los datos empleados para la elaboración del estudio proceden de MOPREDAS, la base de datos de precipitaciones mensuales más completa de la España peninsular, elaborada en el departamento de Geografía de la UNIZAR.

Los investigadores de UNIZAR, en colaboración con el Servicio Meteorológico de la República Checa y el Instituto de Ciencia de la Atmósfera y del Clima de Bolonia (Italia), emplearon todos los registros conservados en los archivos de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Referencia bibliográfica:

José Carlos González-Hidalgo, Michele Brunetti, Martín de Luis. “Precipitation trends in Spanish hydrological divisions, 1946–2005”. Climate Research, noviembre de 2010. doi: 10.3354/cr00937

Fuente: SINC

Comentarios