La desalinizadora de Moncófar (Castellón), cuya inversión alcanza los 55,3 millones de euros, se encuentra ejecutada en un 30%

314
0
314

La directora general del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), Marta Moren, ha constatado hoy que las obras de la planta desalinizadora de Moncófar (Castellón) avanzan a buen ritmo, ya que se encuentran ejecutadas en un 30%.

Marta Moren ha visitado las obras acompañada por el alcalde de Moncófar,José Vicente Isach Clofent, el presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar, Juan José Moragues, el subdelegado del Gobierno en Castellón, Antonio Lorenzo, y el director general de Acuamed,Carlos Massa, entre otras autoridades.

La planta desalinizadora de Moncófar esuna infraestructura básica para garantizar el abastecimiento de agua en la comarca de la Plana baja y cuenta con una inversión total de 55,3 millones de euros, incluidas las obras complementarias correspondientes a las conducciones de distribución del agua producto.

Entre otros elementos del proyecto, ya se han completado tanto el depósito de agua producto como el trazado terrestre del emisario y del inmisario. Además, se están recibiendo los primeros equipos en las instalaciones de la futura planta.

La planta de Moncófar, que está siendo ejecutada por el MARM a través de la Sociedad Estatal Aguas de las Cuencas Mediterráneas (Acuamed), tiene una capacidad de producción de 10,5 hm³ al año, aunque está diseñada para llegar a desalar hasta 21hm³ en una segunda fase.

En esta primera etapa, suministrará agua a los municipios de Moncófar y Xilxes, y se está negociando la incorporación de Almenara y Nules, estudiándose la posibilidad de dar servicios a otros usuarios del Camp del Morvedre y La Plana.

La planta podrá dar servicio, a través de las correspondientes conducciones, a un área que abarca desde el Camp del Morvedre hasta La Plana. De esta forma, permitirá atender las demandas de la población estable de la zona e incluso las que surjan en los picos de población estival.

Las obras incluyen unos 8 kilómetros de conducciones para distribución del agua producto, así como un depósito con una capacidad de 40.000 m³. Tanto la toma de agua como el vertido se realizarán mediante la construcción del inmisario y emisario en el mar.

Esta es la segunda desalinizadora que el MARM está construyendo en la provincia de Castellón, ya que también está en construcción la planta de Oropesa-Cabanes, con una capacidad de producción inicial de 18 hm³ al año y una inversión de 52 millones de euros.

Fuente.- MARM

Comentarios