Un estudio del CSIC indica que las aguas reutilizadas de la depuradora de Jumilla tienen unas "condiciones idóneas" para los cultivos

13
0
13

El consejero  murciano de Agricultura y Agua, Antonio Cerdá, asistió la pasada semana a la presentación de los resultados del ‘Estudio de la viabilidad del uso de las aguas residuales procedentes de la depuradora de Jumilla en la Comunidad de Regantes Miraflores’, realizado por investigadores del CEBAS-CSIC y de la Universidad Politécnica de Cartagena, en virtud de un acuerdo de colaboración firmado con la Comunidad de Regantes.

El titular de Agricultura y Agua destacó que las aguas depuradas “tienen unas condiciones idóneas” para su uso directo en regadío, y subrayó que estas plantas de tratamiento aplican el sistema de tratamiento terciario “con el que hemos conseguido eliminar el 97 por ciento de la carga contaminante”. Este proceso de tratamiento, dijo Cerdá, “es similar al que utilizan las potabilizadoras de agua para abastecimiento”.

Además, recordó que la depuradora de Jumilla, con una capacidad de depuración de hasta cuatro hectómetros cúbicos anuales, “aporta casi la tercera parte del volumen de agua que necesitan los regantes de Miraflores”, y añadió que “son aguas seguras y a coste cero para los agricultores, ya que son reutilizadas”.

El titular de Agricultura y Agua subrayó que “aunque a Jumilla se la conoce por sus vinos, es un importante municipio de frutales”, y señaló que los 971 comuneros de la comunidad de regantes cultivan en un 75 por ciento frutales de hueso, como peral, melocotonero, cerezo, albaricoquero y ciruelo, y en menor medida viñedo, olivo y almendro.

Cerdá afirmó que la Comunidad de Regantes de Miraflores, declarada en los años 60 de Interés Nacional, “es de las más avanzadas de la Región y pionera en cuanto a los sistemas de modernización de regadíos y al control y racionamiento del agua”.

Fuente.- Gobierno de Murcia

Comentarios