''En las últimas décadas, el número de especies exóticas en Navarra se ha multiplicado por tres''

84
0
84

"En las últimas décadas, el número de especies exóticas en Navarra se ha multiplicado por tres". Así lo advierte Rafael Miranda, profesor del departamento de Zoología y Ecología de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Navarra y miembro de la Sociedad Ibérica de Ictiología, puesta en marcha con la colaboración del centro académico y de otros centros e investigadores de España y Portugal.

El principal objetivo de la Sociedad es el estudio y la conservación de los peces autóctonos de ecosistemas acuáticos continentales: ríos, lagunas y estuarios, de España y Portugal. En concreto, los expertos que la conforman se centran en las especies endémicas dulceacuícolas -de agua dulce-, los eurihalinos y los diádromos -peces que pueden vivir en agua dulce y salada, como los salmones y las anguilas-.

En este sentido, trabaja para aumentar el conocimiento y el interés sobre los peces autóctonos amenazados por diversos factores. Entre los más graves, Rafael Miranda señala la alteración del hábitat a causa de las obras hidráulicas, las extracciones de agua, el vertido de residuos industriales, la extracción de áridos o la canalización de los cauces. “Además, resulta especialmente grave la introducción de especies exóticas, que son las que causan el mayor impacto”, subraya.

Según el experto, los peces exóticos liberados en nuestros lagos y ríos ponen en peligro la supervivencia de la ictiofauna ibérica autóctona: “De hecho, las invasiones biológicas son la segunda gran causa de pérdida de biodiversidad en el mundo, resultando especialmente dañinas en los sistemas dulceacuícolas”. Ese es el caso de especies depredadoras como el black bass (o perca americana), el lucio o los peces gato, todos ellos presentes en los ríos navarros.

Los tramos medios y bajos de los ríos navarros, colonizados

Asimismo, el investigador de la Universidad de Navarra -tesorero de la nueva Sociedad Ibérica de Ictiología- destaca que hay otras especies que no tienen efectos tan visibles pero pueden causar daños muy serios en los peces autóctonos similares, con los que compiten por la comida o el hábitat: “Este es el caso del alburno -posiblemente introducido como cebo vivo desde Francia- que en 20 años se ha convertido en la especie dominante en todos los tramos medios y bajos de la cuenca del Ebro y que, al competir con la madrilla, ha hecho que ésta haya caído en picado en toda la zona”.

Como consecuencia, Rafael Miranda recuerda que las especies de peces invasoras “han colonizado ya gran parte de los tramos medios y bajos de los ríos navarros”. Para intentar frenar su expansión, los expertos consideran fundamental promover la participación ciudadana en iniciativas públicas y privadas encaminadas a la protección, conservación y recuperación de estos peces y su entorno: “Es tarea de todos extender un comportamiento más responsable respecto al agua -que es un bien escaso-, y el cuidado de nuestros ríos, evitando su contaminación y favoreciendo la explotación sostenible de los recursos”, concluye el investigador.

Fuente.- UNAV

Comentarios