Conclusiones del Congreso Smallwat 2011

210
0
210

El delegado provincial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Francisco Javier Fernández, el profesor Simón González, de la Universidad de México, y la gerente de la Fundación CENTA, Inmaculada Cuenca, protagonizaron la clausura del congreso Smallwat, en la que se dio lectura a las principales conclusiones extraídas por parte del Comité Científico.

La gerente del CENTA agradeció el interés a todos los asistentes al congreso además de hacer una valoración muy positiva del mismo, tanto por la participación como por la calidad de los trabajos presentados. Por su parte, el profesor Simón González, como representante del Comité Científico, fue el encargado de presentar las principales conclusiones extraídas durante los tres días del congreso.

A grandes rasgos, el profesor González señaló que existe la necesidad de un cambio de paradigma en la gestión integral de los recursos hídricos, donde se incorporen nuevos enfoques, se prevea el futuro y se realice un saneamiento más sostenible integrado en dicha gestión. Asimismo, puso de manifiesto que, a pesar de los esfuerzos realizados y los avances conseguidos, aún siguen existiendo numerosas diferencias entre los países desarrollados y los que están en vías de desarrollo. Otra de las conclusiones extraídas hace referencia a la necesidad de adaptar las tecnologías al contexto económico, social y ambiental así como de estandarizar los criterios de nomenclatura tecnológica.

Conclusiones

- Existe la necesidad de un cambio de paradigma en la gestión integral de los recursos hídricos, donde se incorporen nuevos enfoques, se prevea el futuro y se realice un saneamiento más sostenible integrado en dicha gestión. En dicho paradigma es necesario incorporar tres aspectos sumamente importantes:
  • El efecto del cambio climático sobre los recursos hídricos
  • El balance económico de los beneficios ambientales y sociales que aporta el saneamiento
  • La descentralización como herramienta de gestión, lo que en definitiva contribuirá a la mejora de la biodiversidad, una mayor flexibilidad en el manejo, la disminución del riesgo de fallos en el correcto funcionamiento o una mayor flexibilidad para adaptar las infraestructuras a los cambios demográficos.

- Existe la necesidad de un cambio de paradigma en la gestión integral de los recursos hídricos, donde se incorporen nuevos enfoques, se prevea el futuro y se realice un saneamiento más sostenible integrado en dicha gestión. En dicho paradigma es necesario incorporar tres aspectos sumamente importantes:• Sigue llamando la atención que, con el gran avance científico y técnico alcanzado en los últimos años, en el siglo 21 aún existe una marcada diferencia entre los países más desarrollados y los países o zonas más desfavorecidas en materia de saneamiento.

- La tecnología ha de ser un elemento más a considerar dentro del sistema de factores para proveer el servicio de saneamiento. Pero dicho elemento ha de estar adaptado a su contexto social, económico y ambiental.

- Al aplicar las diferentes soluciones debe analizarse cada caso en particular, para no cometer el error de aplicar las mismas soluciones tecnológicas a escenarios que son diferentes.

- Necesidad de estandarizar los criterios de nomenclatura tecnológica, tanto en el saneamiento, como en el marco de las tecnologías de depuración y reutilización de las aguas.• En numerosos países no existe un marco legal asociado con el uso de las aguas residuales, siendo necesario el desarrollo del mismo, que debe incluir estímulos para el fomento de la reutilización.

- En la gobernanza del agua en general, y muy en particular en materia de saneamiento, la involucración del usuario es fundamental, así como la formación tanto del personal implicado en la gestión como de los usuarios finales. En particular ha quedado patente la importancia de la participación de la mujer en los procesos de gestión y gobernanza del agua.

- Existe la necesidad de centros experimentales donde se puedan desarrollar tecnologías a escala piloto, adaptadas a las condiciones reales de la zona donde posteriormente puedan implantarse a escala real. Así mismo, se demanda que algunos proyectos existentes a escala real se puedan usar como proyectos de demostración y formación de los entes involucrados en la gestión del agua.

Comentarios