Acuamed y el Instituto Español de Oceanografía firman un convenio de colaboración para la conservación del atún rojo

37
0
37

El Director General de la sociedad estatal Aguas de las Cuencas Mediterráneas, Acuamed, Carlos Massa, y el Director del Instituto Español de Oceanografía, Eduardo Balguerías, han firmado hoy un convenio de colaboración entre ambas instituciones para la reproducción y cultivo del atún rojo, una especie de alto valor comercial y cuya población natural ha sufrido importantes reducciones.

Mediante este convenio, las instalaciones de captación y vertido de la desaladora de Valdelentisco (Murcia), perteneciente a Acuamed y en servicio desde 2009, suministrarán agua de mar al futuro centro de reproducción y cría en cautividad de atunes rojos que el IEO construirá en las proximidades de la planta, con una inversión de 6 millones de euros, parte de los cuales serán financiados con Fondos Europeos.

De esta forma, el agua para los tanques de cría será suministrada desde la cántara de decantación y toma de Valdelentisco. Posteriormente, el IEO la filtrará y purificará hasta conseguir la calidad exigida por esta especie. Tras su uso, el agua, previamente tratada, volverá al mar a través de las instalaciones de vertido de la desaladora.

Así, se conseguirá un aprovechamiento más eficiente de los recursos, al tiempo que se logrará una temperatura beneficiosa para el proceso de reproducción de una forma más sostenible.

El Instituto Español de Oceanografía, dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, ya tiene en la bahía del puerto de Mazarrón, a un kilómetro de la desaladora de Valdelentisco, unas instalaciones de cultivo de larvas y reproductores de peces. Se trata, en la actualidad, de uno de los centros de investigación más importantes de cultivo de especies marinas del Mediterráneo.

En el futuro, este centro será optimizado para producir larvas de atún rojo. Con el fin de facilitar el traslado de los ejemplares producidos, se ha considerado conveniente ubicar el nuevo centro de cría en las cercanías, aprovechando la disponibilidad de terrenos libres junto a la desaladora.

La zona, además, es especialmente propicia, ya que no hay vertidos potencialmente peligrosos para los atunes. Asimismo, la proximidad de las rutas migratorias de los juveniles permitirá, tras las pertinentes autorizaciones, su pesca y traslado a las instalaciones de IEO para ser usados como futuros reproductores.

El IEO viene trabajando desde hace años en investigaciones relacionadas con el cultivo del atún rojo. En este sentido, las administraciones españoles consideran el cultivo larvario como una de las líneas de investigación más interesantes para que el sector de la acuicultura de este especie tenga garantizado el abastecimiento de los juveniles necesarios para su producción en cautividad. Con ello, se podrá reducir, incluso eliminar, la dependencia de las capturas procedentes de la pesca, con lo que se permitirá la regeneración de las poblaciones naturales.

Por su parte, la planta de Valdelentisco, en Murcia, tiene una capacidad de producción de 50 hm3 y ha supuesto una inversión total, incluidas las conducciones de distribución, de 220 millones de euros.

Comentarios