La vigilancia y control de la calidad de las aguas del Guadalquivir, reforzada con una nueva embarcación

62
0
62

La Junta de Andalucía reforzará la vigilancia y control de la calidad de las aguas del Guadalquivir con una nueva embarcación que cubrirá toda la zona fluvial que va desde el municipio sevillano de Alcalá del Río hasta la desembocadura del río. Además de las labores de inspección y de seguimiento ambiental, este barco, denominado ‘Isla Mayor’, realizará también trabajos de descontaminación.

El ‘Isla Mayor’, que tendrá su base en el puerto de Gelves (Sevilla), es una embarcación polivalente con un alto grado de operatividad, en cuya construcción ha primado tanto la minimización de las emisiones de gases a la atmósfera como el uso de material reciclable. Buena muestra de ello es el uso de paneles solares para la carga de batería, la utilización de motores de bajas emisiones de gases a la atmósfera y la construcción en aluminio naval reciclable. Su cubierta de popa tiene además una superficie útil mucho mayor que la de cualquier otro barco de las mismas características, pudiéndose adaptar de la misma manera al seguimiento ambiental como a la realización de labores de descontaminación.

La nueva embarcación, que cuenta con un presupuesto de 656.900 euros y sustituirá al AMA VI, se encargará de detectar aquellos incidentes que puedan provocar un impacto negativo en la calidad de las aguas del Guadalquivir, además de realizar inspecciones visuales y supervisar las distintas instalaciones portuarias. El barco efectuará también toma de muestras y análisis ‘in situ’, fundamentalmente de sólidos en suspensión, oxígeno disuelto, temperatura, conductividad, sanidad, pH y fluorescencia.
Barcos vigilancia litoral andaluz

Además de este barco, la Consejería de Medio Ambiente dispone de otras embarcaciones para vigilar y controlar la calidad ambiental del resto del litoral andaluz. Así el AMA VII abarca el litoral de las provincias de Almería y Granada; el ‘Dunas de Doñana’ cubre el litoral de la provincia de Huelva y la zona occidental de Cádiz; y finalmente, el AMA VIII patrulla por el litoral de la provincia de Málaga y zona oriental de la provincia gaditana.

Durante 2010 estas embarcaciones realizaron más de 3.400 actuaciones de vigilancia y control ambiental del litoral andaluz, en las que se detectaron un total de 560 incidentes medioambientales de distinto grado que, tras ser abordados, no han supuesto un impacto negativo para el medio natural. Los barcos tomaron también un total de 2.799 muestras, 22.067 determinaciones analíticas asociadas a las muestras, 34.579 registros de temperatura del litoral, 48 inspecciones a conducciones submarinas. Estas embarcaciones ejecutaron además 905 singladuras, en las que se navegaron más de 4.096 horas y recorrieron 34.270 millas náuticas.

Los barcos, que trabajan en estrecha colaboración con los Laboratorios de Vigilancia y Control de la Contaminación de la Consejería de Medio Ambiente, están dotados de una tripulación compuesta por un piloto y un mecánico-marinero, de una embarcación neumática para acceder a zonas con escaso calado, de material para toma de muestras, equipos y material de laboratorio, así como de aparatos de inmersión autónoma y de sistema de grabación de imagen submarina.

Además de las funciones de vigilancia y control, estos barcos realizan actividades de diverso tipo patrocinadas por la Consejería, programas de voluntariado ambiental y concienciación ciudadana, y desarrollo de proyectos medioambientales con universidades y organismos científicos.

El litoral andaluz se extiende a los largo de aproximadamente 1.101 km, desde la localidad de Ayamonte (Huelva) hasta la sierra de Almanzora (Almería), incluyendo el río Guadalquivir hasta Alcalá del Río y las zonas navegables de otros ríos. En toda su extensión existen más de 830 puntos de vertido, 50 puertos de mayor o menor importancia de zonas conflictivas y un tránsito relevante de buques de diferentes características.

Comentarios