Científicos extremeños buscan métodos para cambiar el cultivo de arroz inundado por el riego por aspersión

130
0
130

Con más de 30.000 hectáreas, la comunidad extremeña es la segunda con mayor superficie implantada de arroz en España detrás de Andalucía y por delante de Cataluña. Ahora sus científicos buscan métodos para cambiar el cultivo de arroz inundado por el riego por aspersión.

Las técnicas de cultivo de arroz en la Unión Europea se realizan por inundación y con labores culturales convencionales, lo que supone un elevado consumo de agua, grandes emisiones de metano, degradación de suelos y elevado coste energético global. Cambiar la forma tradicional del cultivo de arroz inundado por la de riego por aspersión es el objetivo del Grupo de Investigación Gestión, Conservación y Recuperación de Suelos, Aguas y Sedimentos (GORSAS) de la Universidad de Extremadura (UEx), mediante un proyecto coordinado por el profesor Antonio López Piñeiro.

El problema de contaminación por plaguicidas en el cultivo del arroz es de especial importancia, ya que se han detectado residuos de pesticidas por encima de los niveles permitidos por la Unión Europea en aguas superficiales y subterráneas de zonas arroceras.
Previsiblemente, el desarrollo del cultivo aeróbico del arroz aplicando técnicas de agricultura de conservación (siembra directa) tendría un efecto beneficioso en la minimización del riesgo de contaminación por herbicidas, así como en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, por lo que podría significar una estrategia eficaz en la lucha contra el calentamiento global.

Además, López Piñeiro destaca que la implantación de este sistema de manejo puede significar un ahorro anual en el consumo de agua superior al 25 % con respecto a los sistemas tradicionales de inundación. El investigador prevé que en tres años puedan estar listos los resultados definitivos de su estudio.

Este estudio está financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación y en colaboración con el instituto Superior de Agronomía de Lisboa, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, a través del Instituto de Recursos Naturales de Sevilla. En el proyecto también participa la empresa Casas de Hitos ubicada en Madrigalejo.

Fuente: Universidad de Extremadura

Comentarios