Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Innovyze, an Autodesk company
Fundación CONAMA
Hidroconta
Smagua
NTT DATA
Aqualia
Barmatec
Hach
Kamstrup
MOLEAER
Schneider Electric
AMPHOS 21
ONGAWA
Grupo Mejoras
TRANSWATER
Almar Water Solutions
ADECAGUA
Fundación Biodiversidad
Agencia Vasca del Agua
Rädlinger primus line GmbH
IAPsolutions
HRS Heat Exchangers
KISTERS
ACCIONA
AGS Water Solutions
Baseform
Vector Energy
Laboratorios Tecnológicos de Levante
LACROIX
Cajamar Innova
Sacyr Agua
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
ESAMUR
Aganova
CAF
TEDAGUA
Lama Sistemas de Filtrado
Catalan Water Partnership
J. Huesa Water Technology
AECID
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Minsait
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Global Omnium
Ingeteam
ADASA
IRTA
Red Control
ISMedioambiente
Molecor
Hidroglobal
DATAKORUM
Sivortex Sistemes Integrals
Amiblu
Idrica
FLOVAC
Consorcio de Aguas de Asturias
GS Inima Environment
TecnoConverting
ICEX España Exportación e Inversiones
Fundación Botín
Xylem Water Solutions España
Asociación de Ciencias Ambientales
MonoM by Grupo Álava
EPG Salinas
RENOLIT ALKORPLAN
LABFERRER
Filtralite
s::can Iberia Sistemas de Medición
SCRATS
Saint Gobain PAM
Likitech
Confederación Hidrográfica del Segura
Prefabricados Delta
FENACORE

Se encuentra usted aquí

Persiste la vulneración del derecho humano al agua y al saneamiento y los cortes de agua a las familias más necesitadas

Sobre el blog

AEOPAS
Asociación Española de Operadores Públicos de Abastecimiento y Saneamiento.

Temas

  • En 2010 la Asamblea General de la ONU reconoció el derecho humano al agua y al saneamiento.

En el Día internacional de los Derechos Humanos, recordamos que en 2010 la Asamblea General de Naciones Unidas reconoció el derecho humano al agua y al saneamiento (DHAS) y presentamos este primer informe sobre la vulneración del derecho humano al agua en España.

En esta línea, se ha presentado la Iniciativa Ciudadana Europea, apoyada por millones de personas en el ámbito europeo que claman por el reconocimiento expreso del DHAS, la defensa de una gestión pública y la exclusión del agua de las leyes del mercado –de su liberalización.

Es obligación de los Estados garantizar el DHAS a todas las personas, con independencia de su condición social y/o económica

Destacamos que es obligación de los Estados garantizar el DHAS a todas las personas, con independencia de su condición social y/o económica. Denunciamos que en el Estado español no existe ninguna prohibición expresa respecto a la interrupción del servicio. Incomprensiblemente, muchos Estados al implementar el DHAS a nivel nacional han previsto normativas que expresamente permiten la suspensión o el corte del suministro del servicio de agua y saneamiento.

Frente a esta situación, y desde un enfoque de derechos humanos, es urgente y necesario suprimir cualquier normativa que permita la suspensión del servicio por causas económicas.

En cuanto a las normativas existentes, exigimos se garantice en ellas que en ningún caso se permita el corte del suministro cuando la falta de pago del servicio se deba a motivos económicos, garantizándose a toda persona el acceso a una fuente alternativa de agua y de saneamiento.

Por otro lado, también exigimos que nunca se utilice esta lamentable situación humana para agravar la situación de las familias y repercutiéndoles el coste de los impagos de forma indiscriminada. Lamentable hecho que ha devenido cómo práctica habitual en el territorio español derivado del modelo de gestión privada de los servicios de agua y saneamiento. En este sentido, se sobreentiende que el canon concesional (el pago de la empresa privada para conseguir la gestión del agua y sus beneficios) nunca podrá utilizarse, tal como viene siendo habitual, a financiar todo tipo de obras, infraestructuras o todo tipo de gastos. Dado que, acaban repercutiendo en el pago del recibo de este bien tan esencial para la vida.

Por todo ello, es inadmisible que existan empresas privadas que se lucren con la gestión del agua y el saneamiento mientras existen familias a las que se corta el suministro de agua y saneamiento y se les priva de su derecho humano al agua, esencialmente por su condición económica y personal. El lucro y los costes no pueden estar por encima de los derechos humanos. El agua es vida, no una mercancía.