Connecting Waterpeople

12 ideas del Foro de la Economía del Agua sobre las que reflexionar

425
3
(2)
  • 12 ideas Foro Economía Agua que reflexionar

Sobre el blog

Águeda García de Durango
Responsable de Contenidos y Comunidad de iAgua.

Acudir al IV Foro de la Economía del Agua es siempre un privilegio. Escuchar a ponentes del nivel de Mohan Munasinghe, Francesc Trillas, Peter Gammeltoft, José María Ezquiaga, Jean Tirole o Gonzalo Delacámara deja un poso importante y muchas ganas de seguir aprendiendo.

Hoy quiero compartir en iAgua algunas de las enseñanzas que más me llamaron la atención, por un motivo u otro. Sobre todo porque creo que merece la pena dedicar un minuto a la reflexión de cualquiera de estos temas: forman parte de nuestro pasado, presente y futuro aunque aparentemente no ocupen un lugar prioritario en las discusiones actuales sobre agua.

  1. En temas de agua, es necesario reflexionar mucho más allá de lo estrictamente económico, y hay que hacerlo desde todos los ámbitos. No solo desde la economía, y muestra de ello son los perfiles que intervinieron en el evento: políticos, arquitectos, académicos, periodistas…
  2. Dar por hecho el derecho al agua y el derecho al saneamiento (como pasa en los países desarrollados) no implica que no haya cuestiones que debatir en este sentido. Sería el caso de la calidad del agua, las facilidades de pago de las tarifas (muchas familias no pueden hacer frente a este gasto) o lo referente a la seguridad hídrica (gestión de sequías e inundaciones, etc.).
  3. El eterno debate sobre el regulador en España cobra una nueva dimensión con la adición de otras perspectivas. Jaime Melo Baptista, ex Presidente del Ente Regulador de los Servicios de Aguas y Residuos de Portugal, insistió en los niveles de independencia que esta figura u organización debería tener, sin perder de vista los objetivos de política pública para los que ha sido creado. Francesc Trillas incidió también en esta idea, además de hacer hincapié en la inclusión de los intereses de la sociedad civil.
  4. Siguiendo con el regulador, merece la pena conocer estos dos modelos de éxito muy diferentes entre ellos. Como Portugal, donde abunda la diversidad en las empresas gestoras del ciclo integral del agua (públicas, mixtas, privadas) versus el de Inglaterra y Gales, donde la gestión está completamente privatizada y la función del ente regulador es hacer prevalecer los objetivos de política pública.
  5. Lo expresó Peter Gammeltoft con los datos en la mano: las cuestiones de agua no son estrictamente sectoriales, sino que son totalmente trasversales a cualquier cuestión política, social, económica y medioambiental, e incluso territorial. Como dice Gonzalo Delacámara en sus conclusiones del Foro, “casi todo lo que ocurre en el agua, ocurre fuera del agua”.
  6. En relación a lo anterior: de la ausencia de un pensamiento trasversal a la hora de gestionar el agua nacen las políticas poco acertadas, o incompletas. Es un error pensar que el agua se comporta como “nosotros” queremos; al contrario, nos tenemos que adaptar a ella y a sus múltiples derivaciones e influencias.
  7. En Barcelona, la manera en que se prestan los servicios de agua y saneamiento ha ido en paralelo a su desarrollo urbanístico. De hecho, los desafíos urbanísticos que se planean hoy en día en el Área Metropolitana de Barcelona se pueden trasladar a la gestión del agua.
  8. Cataluña es un territorio que soporta una gran presión urbana, debido principalmente al turismo. El hecho de enfrentar el abastecimiento y saneamiento (sobre todo ese último, con la puesta en marcha de más de 500 depuradoras) otorga el carácter de pionera a una región que recibe el 25% del turismo nacional.
  9. Hace falta una mirada a largo plazo. Una de las “enfermedades” de nuestro tiempo es la inmediatez, que perjudica nuestro futuro y el de las próximas generaciones. Un ejemplo que ponía el Nobel de la Paz Munasinghe era el de nuestros abuelos, acostumbrados a ahorrar mientras que nosotros compramos todo a crédito, endeudándonos con ello. Los problemas del agua y el cambio climático necesitan ser tratados bajo el prisma del medio y largo plazo, de manera que enfrentemos los retos de nuestro tiempo para que no se conviertan en problemas del próximo.
  10. Es deber del sector, aunque también desde fuera del sector, transmitir al ciudadano los desafíos relacionados con el agua, más allá de las discusiones populistas sobre el recurso.
  11. El ciudadano tiene que tener información completa para decidir su preferencia en cuanto al modelo de gestión del agua. Todos los modelos, por otra parte, tienen sus ventajas e inconvenientes, sus buenas y malas prácticas, como demuestra la evidencia internacional.
  12. Todo, absolutamente todo, es discutible.