Connecting Waterpeople

Como quien oye llover

158
3
(3)
  • Como quien oye llover

Sobre el blog

Águeda García de Durango
Responsable de Contenidos y Comunidad de iAgua.

La próxima semana tendrán lugar dos eventos relacionados con el agua muy a tener en cuenta: los Diálogos del Agua América Latina –España, organizados por CAF, y la séptima edición del Foro de la Economía del Agua. Los dos se celebran en Madrid, y os invito desde ya a acudir, o al menos, a seguirlos a través las redes sociales.

En ambos, la acuciante sequía en España será un telón de fondo inexcusable, incluso protagonista, en lo relativo al presente hídrico nacional (que no es poco).

Y es que con la reserva hidráulica por debajo del 38% y todas las alarmas saltadas desde hace tiempo, los aún activos incendios en el norte de España y Portugal ponen de manifiesto que el cambio climático no necesita una pancarta para que seamos conscientes de que está entre nosotros. Ya lo sabíamos, sí, pero ese desapego que tienen los temas globales (“la pobreza”, “el hambre”, “la desigualdad”, etc.) en el imaginario colectivo se ha hecho patente cuando ha empezado a quemarse la casa del vecino de al lado. No por altruismo, sino porque sabemos que la próxima será la nuestra.

"La primera cosa que la lluvia se lleva es el recuerdo de la sequía"

Cuando pienso en ello, recuerdo una de las clases de psicología ambiental que di en la carrera: la difusión de la responsabilidad nos hace suponer como ciudadanos que otros (Gobierno, Unión Europea, ONU… llamémoslo X) deberían ocuparse del problema, y que nosotros como seres individuales poco podemos hacer con nuestros ‘insignificantes’ gestos diarios.

Sé que el nuestro ámbito no es precisamente ejemplo de ello; más bien todo lo contrario. De hecho, siempre se dice que el sector del agua es el único que hace campaña para que se reduzca el consumo del recurso que gestiona. Con toda la razón.

Pero, ¿qué pasará cuando ya no quede agua que ahorrar? Hemos sido testigos pasivos de situaciones de sequía extrema como el caso del Cuerno de África o California. Hoy, pueblos de España se enfrentan a restricciones en el abastecimiento, y nos asombramos de que eso pueda ocurrir en el primer mundo. Como si la sequía se hubiera declarado hace dos días.

¿Qué pasará? Que lloverá, y creeremos que todo está solucionado. La política seguirá igual, nosotros seguiremos igual.

Como bien dijo Marussia Whately en la conferencia “Agua y Metrópolis” promovida por la Fundación We Are Water, “la primera cosa que la lluvia se lleva es el recuerdo de la sequía”. Pero como quien oye llover.

Comentarios