Connecting Waterpeople

Hablemos del Premio iAgua a la Mujer del Año

  • Hablemos Premio iAgua Mujer Año

Sobre el blog

Águeda García de Durango
Redactora Jefe de iAgua y Smart Water Magazine. Ambientóloga. Vicepresidenta de YWP Spain.

Publicado en:

Portada iAgua Magazine

Este año 2020 hemos creado un nuevo Premio iAgua (a la Mujer del Año), que nace con el objetivo de reconocer a las mujeres que hayan logrado, ya sea por su trayectoria y labor profesional, o bien por su inspirador esfuerzo en materia de concienciación, un impacto relevante en el camino hacia la igualdad en el sector del agua. Las causas para lanzar este galardón son fundamentalmente dos, que analizo a continuación.

La primera de ellas es la acusada falta de referentes femeninos en el sector del agua. En este aspecto, poner en valor figuras de referencia no solo añade valor al trabajo que la mujer realiza en las áreas profesionales relacionadas con los recursos hídricos, sino que además contribuye a que las líderes se conviertan en una fuente de inspiración para las generaciones futuras de jóvenes y niñas. Esto, a su vez, es una de las maneras más eficaces para atraer el talento, que de otra manera no se decantaría por el ámbito que nos ocupa.

En este sentido, hay que tener en cuenta que las mujeres representamos aproximadamente el 50% de la población mundial, y por tanto, somos receptoras del 50% del potencial profesional. Así, ignorar la voz de la mujer implica suprimir un actor que representa la mitad de las personas en el planeta, además de perder con ello las ideas, soluciones, trabajo, talento, desarrollos y resultados que podrían estar aportando. Es decir, que reconocer la labor de las mujeres en esta industria, además de la indiscutible componente de igualdad, es una cuestión marcadamente pragmática en la que también gana la sociedad: un win-win para todos.

"Las mujeres representamos aproximadamente el 50% de la población mundial, y por tanto, somos receptoras del 50% del potencial profesional"

La segunda razón para insistir en la importancia de este reconocimiento hacia las mujeres que otorgamos por primera vez en iAgua, y que está directamente relacionada con lo mencionado anteriormente, es el hecho de realizar una “llamada de atención” al sector del agua. Teniendo en cuenta el creciente número de mujeres profesionales que cada vez ocupan más puestos en todos los niveles y especialidades dentro del sector, la visibilidad es un elemento que no se está desarrollando a la par. Por ejemplo, en iAgua lo vemos cada día desde hace muchos años: entidades de todo tipo proponen u ofrecen expertos (género masculino) para hablar o escribir sobre ciertos temas, sin tener en cuenta que compañeras igual de válidas (o incluso más) pueden realizar la misma función. Otro caso muy llamativo es el de los eventos o foros nacionales e internacionales, en los que aún nos encontramos con mayoría de mesas redondas y paneles de debate compuestos exclusivamente por hombres.

Este planteamiento de base tiene que cambiar, para que a la hora de realizar la elección o contemplar el abanico de opciones, la paridad sea una constante que aparezca de forma natural, o incluso una demanda del público. Con este premio, estamos contribuyendo a avanzar hacia una dinámica más equilibrada en esta dirección.

"Poner en valor figuras de referencia añade valor al trabajo que la mujer realiza en las áreas relacionadas con los recursos hídricos"

Por otro lado, a estos dos motivos hay que sumarle el nacimiento en los últimos tiempos de movimientos dentro del propio sector que reivindican nuestro papel, además de fomentar la creación de redes que visibilizan la especialidad del agua entre colectivos femeninos. Y es que, si bien es cierto que la presencia de mujeres es cada vez mayor, el sector del agua ha estado históricamente dominado por hombres. En un contexto local e internacional en el que acucian los efectos del cambio climático y la escasez mundial del agua, los retos y oportunidades deben ser abordados desde todas las perspectivas, uniendo así todo el talento disponible.

Finalmente, y a modo de reflexión personal, me gustaría remarcar que en unos años (si son pocos, mejor que muchos), y gracias entre otras cosas al relevo generacional y al enorme ejemplo de las mujeres con puestos ya consolidados, tengo la firme esperanza de que el Premio iAgua a la Mujer del Año no sea necesario. Eso significará que hemos conseguido la paridad real, y que el factor determinante para entregar un premio será la valía del candidato.

Te puede interesar

La redacción recomienda

21/12/2020 · Vídeos · 279 2

El agua ya cotiza en bolsa: ¿Qué implica esto?