Los pueblos sumergidos

7.848
0

Sobre el blog

Águeda García de Durango
Responsable de Contenidos y Comunidad de iAgua.

Recuerdo que de pequeña, para ir a Asturias a pasar el verano, en el camino parábamos en el embalse de Riaño, en León. Mis padres comentaban que, bajo sus aguas, había “enterrado” un pueblo entero, excepto la iglesia y el cementerio, que habían sido traslados antes de la inundación del terreno a una zona más elevada.

Antiguo Riaño

El pueblo de antiguo Riaño fue inundado en 1987, en medio de unas dramáticas circunstancias. Los vecinos se movilizaron ante la construcción del embalse, con escenas tan trágicas como un suicido entre sus habitantes. Finalmente, un desalojo por la fuerza acabó con las esperanzas de sus últimos pobladores.

Nuevo Riaño

Yendo por otro camino hacia el Principado, también encontrábamos otro pantano que había engullido nada menos que 16 pueblos, el de Barrios de Luna (León). Arrévalo, Campo de Luna, La Canela, Casasola, Cosera, Lagüelles, Láncara de Luna, Miñera, Mirantes de Luna, El Molinón, Oblanca, San Pedro de Luna, Santa Eulalia de las Manzanas, Trabanco, Truva y Ventas de Mallo desaparecieron tragados por el agua en 1951. Cuando el nivel del embalse está bajo, aún pueden verse algunas de las edificaciones que ocupaban el terreno.

La historia de este tipo de poblaciones sumergidas suele ir asociada a manifestaciones populares y sobre todo, a muchas leyendas con tintes fantasmagóricos. En España hay aproximadamente unos 500 pueblos ‘fantasma’ bajo las aguas. Algunos de los más conocidos son:

  • Mansilla de la Sierra (La Rioja): este enclave se construyó en 1959 tras la finalización del embalse. El nuevo núcleo quedó a 300 metros del anterior.

  • El Burguillo (Ávila): el embalse de El Burguillo es uno de los más antiguos de España, con su presa construida en 1913 que inundó el pueblo ubicado el en fondo del valle.

  • Tragó de Noguera (Lleida): este ya extinto municipio catalán se esconde bajo las aguas de los embalses de Canelles y Santa Ana desde 1964.

  • Pantano del Ebro (Canabria): 1.900 vecinos de Medianedo, Quintanilla de Valdearroyo y La Magdalena tuvieron que desplazarse en 1947 tras la apertura de las compuertas del embalse, tras numerosas protestas vecinales.

  • Buendía (Cuenca y Guadalajara): las ruinas de Ercávica y Los Baños de La Isabela perviven el fondo de este embalse.

  • Aceredo (Ourense): recientemente, el antiguo Aceredeo ha emergido del embalse por una espectacular bajada de caudal, para sorpresa de los vecinos que tuvieron que abandonarlo en 1992. 

Comentarios