Aqualia
Connecting Waterpeople

¿Por qué es importante visibilizar el papel de la mujer en el sector del agua?

2.377
  • ¿ qué es importante visibilizar papel mujer sector agua?

Sobre el blog

Águeda García de Durango
Redactora Jefe de iAgua. Licenciada en Ciencias Ambientales. Comunicación y Relaciones Públicas en YWP Spain.
Minsait
· 2377

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, he consultado a las mujeres del sector sobre su opinión acerca de la visibilidad de la mujer en nuestro ámbito de trabajo, el agua.

Esta recopilación de sus respuestas es tan solo una muestra de lo que podemos lograr a través de la sororidad. Si esa palabra no te suena de nada, dejo aquí la definición de la RAE: agrupación que se forma por la amistad y reciprocidad entre mujeres que comparten el mismo ideal y trabajan por alcanzar un mismo objetivo.

Esas somos nosotras.

Elena Reyna, Directora de Comunicación y  Marketing en ACCIONA Agua

“En el sector del agua somos bastantes mujeres, pero estamos “escondidas” en segundos o terceros puestos. Creo que es importante que, a través de iniciativas como #MujeresdelAgua, se vea que estamos ahí, haciendo el mismo trabajo que los hombre y muy bien hecho, y que se conozca.

Además de la visibilidad, también es importante que lleguemos a puestos directivos en áreas técnicas, no solo en áreas de RRHH o comunicación: también en ingeniería, construcción, puestos más técnicos (que sí hay muchas mujeres, pero no están en la parte visible de esos departamentos). Las mujeres aportamos distintos puntos de vista y distintos tipos de dirección, pero eso es lo que enriquece una empresa y se tiene que ir viendo.

Al darnos visibilidad y conocernos nosotras mismas, podemos compartir experiencias entre nosotras. No es lo mismo compartir experiencias con hombres que entre nosotras. A mí me pasa que, hace unos años, cuando viajaba por ahí yo sola, al final compartía ciertas cosas con ellos. Ahora, cuando viajo y hay mujeres, aunque seamos de distintos países , departamentos, etc., siempre tienes “algo en común”, experiencias que compartes con ellas distintas a las que compartes con ellos”.

Esther Torvisco, Subdirectora de Gestión de Activos en el Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia

“Creo que visibilizar a la mujer contribuye sobre todo a dar normalidad a la presencia de mujeres en posiciones técnicas y directivas, tanto en el sector del agua, como en cualquier otro sector ligado a la ingeniería. Si se visibilizara más la labor de las mujeres, que una mujer optara a un puesto de responsabilidad o de elevada carga técnica, dejaría de tratarse como algo excepcional, lo que contribuiría a su vez a que más mujeres se animaran al ver que es posible, sin poner en duda sus capacidades por razones de género”.

Cristina Barredo, Colaboradora en contenidos para la Fundación We Are Water

“La crisis del agua afecta por partida doble a las mujeres. En las zonas más deprimidas, allí donde no hay agua, son las mujeres y las niñas las que se encargan de ir a buscarla. Han de cargar pesados bidones durante kilómetros, andando bajo un sol abrasador: dureza extrema, inseguridad, desvertebración social y absentismo escolar.

También sufren indignidad de la defecación nocturna al aire libre, la vulnerabilidad a los ataques sexuales y la falta de intimidad en los periodos menstruales.  En el mundo sin acceso al saneamiento millones de mujeres están aún discriminadas. La falta de educación higiénica y el desprecio social a la menstruación de algunas culturas se añaden en muchas zonas del mundo a la falta de letrinas privadas. Estos factores suponen evitar que las mujeres cuiden su salud y mantengan su dignidad en la sociedad.

Pero hay algo peor que no tener agua: no tenerla y que nadie lo sepa. Su invisibilidad es una condena al olvido: si no las vemos no podemos ayudarlas. Las mujeres y las niñas son el colectivo que queda más marginado y la desigualdad de género muchas veces queda oculta bajo el alud de las grandes cifras.

Se ha de poner luz a la realidad cotidiana de las mujeres y niñas que sufren la falta de agua y saneamiento, para poder solventar la injusticia en la que viven y empoderarlas en un mundo en el que son imprescindibles”.

Paz Díaz, Asociada de Inversiones para Sector de Agua y Saneamiento

“Es clave por dos motivos: por justicia y por eficiencia.

Como usuarias, y como profesionales, las mujeres merecemos y debemos actuar activamente en el sector.

Es justo dar las mismas oportunidades a los hombres y a las mujeres para participar en la gestión de un recurso tan preciado como es el agua, que es la base de la vida e influye directamente en la economía y en el desarrollo.

Además, está demostrado que la diversidad de actores, que aportan variadas opiniones y diferentes puntos de vista, influye positivamente para mitigar deficiencias del mercado y alcanzar sinergias.

Sin olvidar que los referentes femeninos no sólo añaden valor, sino que, además, inspiran a las futuras generaciones, que necesitan referentes femeninos para atraer eficazmente talento.

Si ignoramos la voz de la mujer, estamos suprimiendo un actor que representa a la mitad de la población mundial, privando al sector del agua de su valiosa contribución en términos de gestión y de uso”.

Teresa de la Torre, Head of Unit Wastewater Treatment and Reuse, R&D Department (ACCIONA Agua)

“Para motivar a otras mujeres a emprender carreras científicas y tecnológicas”.

Maria Yebra Garcia, Business Development Manager en Almar Water Solutions

“Es fundamental que la sociedad sea consciente de que en todos los sectores la mujer debe tener una mayor visibilidad, y tener un papel igualitario con el hombre en caso de contar con las mismas cualidades y habilidades. En el caso particular del sector del agua, los interlocutores de la gran mayoría de los entes con los que nos comunicamos suelen ser hombres y, aunque suele haber trato igualitario, todavía quedan países donde hay un gran margen de mejora, como pueden ser algunos países árabes o latinoamericanos. Aun así, me quedo con una anécdota que tuve en un viaje de trabajo a Egipto donde nos reunimos con el cliente para hablar de una oferta que habíamos presentado de una desaladora. Frente a los prejuicios iniciales que tenía, demostraron una gran profesionalidad y pude liderar la reunión perfectamente explicando y debatiendo cada punto donde tenían dudas, aspecto que a veces no ha sido tan sencillo en otras geografías”.

Mª del Mar Micó Reche, Doctora en Ingeniería Química, Responsable de Proyectos de I+D, Acciona Agua, Departamento de I+D

La visibilidad de la mujer en el sector del agua no pretende convertirnos a todas en superheroínas del agua en una lucha sin cuartel contra la discriminación y los prejuicios. Es más sencillo que eso, simplemente pone de manifiesto que, en un sector eminentemente masculino por tradición, nuestra presencia es tan valiosa como la de cualquier otro compañero, y es día tras día más numerosa. Sirve también para que el público conozca que además de ocupar cada vez más cargos de responsabilidad, aunque sea aún demasiado lentamente, también estamos presentes en esos puestos con menor repercusión mediática pero que componen la base fundamental del sector: operarias, responsables de mantenimiento, jefas de obra, inspectoras, etc. Si además de esto, con la visibilidad conseguimos normalizar nuestra presencia en un sector tan vinculado a la ciencia, la ingeniería y la tecnología, como es el nuestro, quizás podamos ayudar en cierta manera a que las chicas más jóvenes consideren estas profesiones como opciones de futuro viables y atractivas. Si conseguimos esto último, la visibilidad de la mujer en el sector del agua habrá contribuido a alcanzar uno de los mayores retos que nos separan de la igualdad”.

Ana Belén Aranda Rojas, Técnica de estudios y ofertas del ciclo integral del agua en GESTAGUA

“Creo que la importancia de visibilizar el papel de la mujer en sector del agua reside en que las mujeres del futuro vean este sector atractivo y con posibilidades de desarrollo de su carrera, y no como un sector masculinizado en el que difícilmente puedan lograr sus objetivos o sentirse valoradas.

Creo que mi generación ha sido una de las primeras que ha experimentado avances importantes en cuanto al papel de las mujeres en la ingeniería, aunque aún quede un largo camino por recorrer, sobre todo, en cuanto a equiparación de salarios y presencia en puestos directivos.

En el sector del agua, y sobre todo entre los jóvenes, cada vez es más común ver a mujeres que se dedican al agua, aunque sigue costando encontrar a mujeres con cargos de responsabilidad y menos aún si son jóvenes.

Hoy en día las mujeres seguimos teniendo que demostrar el doble para lograr los mismos objetivos que nuestros compañeros”.

Paula Sánchez, redactora en iAgua

La idea de progreso no puede existir sin igualdad, y eso incluye, obviamente, a las mujeres.

No podemos progresar dejando atrás a los actores implicados o dándoles una importancia que no corresponde. Considero que en un sector tan tradicionalmente "masculinizado" como el hídrico, donde se incluyen técnicos, ingenieros y directivos, es muy necesario hacer un esfuerzo extra para mostrar (que no demostrar) que es necesario que todos ocupemos puestos de ese calibre por igual.

Tenemos que tener como meta el progreso, y solo visibilizando a todos los que conforman el sector se puede lograr avanzar hacia delante.

Porque sin igualdad, la idea del progreso, no existe”.

María José Martín de Vidales Calvo, Profesor Ayudante Doctor en el Departamento de Ingeniería Mecánica, Química y Diseño Industrial de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería y Diseño Industrial (UPM)   

“Son muchas las mujeres que centran su actividad profesional en el sector del agua, ya sea en tratamiento de aguas residuales, potabilización o temas más generales de gestión del agua.

Obviamente, las mujeres que centramos nuestra actividad investigadora y/o industrial en el sector del agua, no queremos que se nos sobrevalore de una manera desigual a como se le hace al hombre, pues es muchas veces la discriminación positiva la causa de todas las demás; no necesitamos que nadie nos felicite por algo que no hemos conseguido o que se nos sitúe en una posición que no merecemos. Nosotras somos perfectamente válidas para conseguir todo lo que nos propongamos y podemos llegar igual o más lejos que un hombre si contando con los mismos recursos.

No obstante, la mujer trabajadora, independientemente del sector en el que se encuentre su actividad profesional, en muchas ocasiones no cuenta con los mismos recursos que el hombre, principalmente por tener que compaginar su trabajo con importantes obligaciones familiares que a menudo son mucho mayores que las del hombre. Es por ello que, cuando una mujer siente que tiene demasiadas obligaciones que hacen que su rendimiento profesional sea menor que el esperado, necesita de un referente femenino que le recuerde que puede conseguir todo lo que se proponga, siendo únicamente necesario disponer del tiempo preciso para ello. En este sentido, es importante hacer visible los logros de mujeres en cada uno de los sectores industriales y de la investigación, mujeres que se han propuesto llegar lejos en su carrera profesional y que lo han conseguido porque han dispuesto de los recursos necesarios para ello, al igual que cualquier hombre que haya conseguido alcanzar su misma posición.

Es por ello por lo que en el sector del agua, como en cualquier otro, es importante destacar y visibilizar el importante papel de la mujer, difundiendo las carreras profesionales y los resultados que han alcanzado las mujeres trabajadoras que se encuentran en los puestos más altos y que, en muchas ocasiones han llegado más lejos que cualquier otro hombre, incluso contando con menos recursos para ello. De este modo, todas las mujeres trabajadoras podremos tener un referente femenino que nos impulse a llegar lejos, alcanzando nuestras metas, dotándonos de las fuerzas necesarias para ello en los momentos difíciles y recordándonos que nosotras podemos conseguirlo y que lo vamos a conseguir”.

Ángela García Gil, Estudiante de Doctorado de Tecnologías Industriales sobre la desinfección solar de agua para países en vías de desarrollo en la Universidad Rey Juan Carlos

Es necesario dar a conocer nuestro talento y nuestra presencia en el sector para que sirva como motivación al resto de mujeres. Mujeres que pasan desapercibidas y que no son valoradas o generaciones futuras escasas de referentes femeninos. Especialmente en el sector del agua donde abunda el perfil de áreas STEM, las cuales en general (y equívocamente) son atribuidas a los hombres. Visibilizar el talento femenino es una pieza clave para impulsarlo en esta y todas las demás áreas”.

Aziza Akhmouch, Responsable de la Iniciativa de Gobernanza del Agua de la OCDE

La brecha en el sector del agua es causa y efecto de la brecha de género en general. A mayor inseguridad hídrica, mayor necesidad y presión social se ejerce sobre las mujeres para que suministren el agua, menor tiempo para formarse y acceder a un empleo y lo que resulta en una brecha de género mayor en otros sectores.

Cerrar la brecha de género no solo debe promoverse puertas hacia fuera, también se debe cerrar en las organizaciones en las que trabajamos. En este sentido, en la OCDE realizamos numerosas actividades dentro de la organización para promover la igualdad de género. La OCDE tiene una red interna (Women Network) que tiene como objetivo hacer de la OCDE un lugar más inclusivo y diverso para trabajar a través de la organización de talleres, programas de mentores senior con empleadas más junior, programas de capacitación sobre diversidad e inclusión para jefas de división y directoras, club de lectura, etc.

El desafío más importante para reducir la brecha es ser capaces de cuantificarla y analizar los factores que la producen, en particular en el sector del agua, para el que no existe un análisis adecuado que proporcioné a los tomadores de decisión la evidencia necesaria para formular políticas más inclusivas.

El mandato internacional es claro, la contribución de las mujeres a la gestión del agua -su previsión, conocimiento y liderazgo- es fundamental para mejores políticas y mejores vidas. Las convenciones internacionales han ido incorporando la importancia de las mujeres como actores, líderes, expertas y agentes del cambio para la consecución del acceso equitativo al agua en todos sus usos. Empezando por la Conferencia del Agua de la Naciones Unidas en Mar de Plata de 1977, La Década Internacional de Agua Potable y Saneamiento (1981 – 90) y la Conferencia Internacional de Agua y Medio Ambiente de Dublín (Enero de 1992) que reconoce explícitamente el rol central de las mujeres en el suministro, la gestión y la protección del agua. También existen referencias al involucramiento de las mujeres en la gestión del agua en la Agenda 21 (capítulo 18) y el Plan de Implementación de Johannesburgo. Más recientemente, los Objetivos de Desarrollo Sostenible reconocen el rol de las mujeres para fomentar un desarrollo más inclusivo y sostenible, que también tiene relación con la gestión de los recursos hídricos en términos de inclusión social, reducción de la pobreza, sostenibilidad medioambiental, y seguridad alimenticia”.

Mª José González de Benito, Water Solutions Proposal Engineer en Schneider Electric

“Porque es necesario normalizar el papel de la mujer, tanto en puestos técnicos como de gestión, para poder seguir avanzando y conseguir la verdadera igualdad de oportunidades que nos permita acceder a puestos de responsabilidad que han sido tradicionalmente ocupados por hombres. Porque ni las empresas ni las administraciones públicas pueden desaprovechar el talento de las mujeres que tanto tienen que aportar a nuestra sociedad en general, y al sector del agua en concreto”.

Yolanda Barahona Borja, Jefe del departamento de Marketing de Negocio, Marca y RSC de Aqualia

"Es importante visibilizar el papel de la mujer en todos los sectores, no sólo en el sector del agua. La mujer es necesaria en todos los ámbitos de la vida; por ello, se ha de garantizar la presencia de las mujeres. Sobre todo en los lugares donde se toman las decisiones importantes. Y en el sector del agua se deben tomar decisiones importantes, apremia tomarlas, ya que gestionamos un recurso imprescindible para la vida y escaso.

Y no quiero desaprovechar la ocasión para reivindicar el reconocimiento de las mujeres de otros mundos que no son el nuestro. Hablar de agua en Latinoamérica o África es hablar de mujeres y de desigualdad. Es hablar de millones de horas anuales dedicadas por mujeres y niñas a transportar el agua que necesitan sus familias para subsistir y no dedicadas a estudiar.

Estamos ante dos debates diferentes, grandes retos y diferentes velocidades.

Sin la mujer será imposible construir un mundo mejor".

Laura F. Zarza, Responsable de Contenidos y Comunidad en iAgua

“Debemos visibilizar el papel de la mujer (en el sector del agua y en el resto de sectores), precisamente para que las mujeres de las próximas generaciones no tengan que hacerse esta misma pregunta en el futuro”.

Marina Jiménez Galindo, Ingeniero de Proyectos en la Dirección Ingeniería y Tecnología del Agua de Aqualia

“En mi opinión, la visibilidad es una herramienta muy potente para seguir avanzando en el largo camino de la igualdad.

Tradicionalmente, el sector del agua y sobre todo el campo de la ingeniería, siempre ha destacado por el reducido número de mujeres que hay en él, pero afortunadamente esa tendencia está cambiando. Un ejemplo es el departamento de Ingeniería de Aqualia, en el cual trabajo, donde se ha triplicado el número de mujeres en los últimos 15 años.

Parece complicado encontrar referentes dentro del sector, pero cada día tenemos más, de ahí la importancia de ser visibles. Un ejemplo claro de avance hacia la visibilidad es el programa de Mentoring que se lleva a cabo en Aqualia, donde mujeres y hombres seniors de la empresa ayudan a chicas más jóvenes para potenciar su desarrollo profesional, y el Programa de Desarrollo Directivo para mujeres de alto potencial. Todas estas iniciativas ayudan a crear referentes para el futuro.

Para mí la visibilidad implica normalización. Como mujer joven del sector, mi opinión es que somos protagonistas de lo que estamos viviendo, que cada una de nosotras tenemos la responsabilidad y el deber de tener una actitud proactiva. Quién mejor que nosotras mismas para dar a conocer y poner en valor nuestro trabajo.

Creo que no tenemos excusa, hoy día disponemos de las herramientas y los medios para conseguir esa normalización dentro del sector, y cuando en un futuro nos vuelvan a hacer esta pregunta y sea ridículo contestarla, significará que lo hemos conseguido”.

Marina Arnaldos, responsable de área de Recursos Hídricos en Cetaqua

“Cuando se habla de visibilizar a las mujeres en diferentes sectores profesionales, especialmente en aquellos tradicionalmente dominados por hombres (como es el caso del sector del agua), se suele hacer desde una perspectiva de justicia e igualdad social, de progreso más allá de los modelos convencionales y en general, desde la expresión de principios y valores con los que muchos nos sentimos muy identificados.

Sin embargo, quizás la razón más obvia para visibilizar a las mujeres no se expone de manera tan clara; las mujeres somos aproximadamente el 50% de la población y somos por tanto las receptoras del 50% del potencial profesional global. Cuando dejas de lado a la mitad de las personas, pierdes con ellas el talento, las soluciones, los desarrollos, las ideas, el trabajo y los resultados que podrían estar aportando. Visibilizar a las mujeres en el sector del agua (y en todos los demás) tiene mucho de justicia, pero también tiene mucho de pragmatismo, puesto que implica poner en funcionamiento unas capacidades que hasta ahora no han sido puestas en valor.

Las mujeres tienen mucho que ganar, pero en este cambio de maneras de hacer sobre todo gana la sociedad como receptora de los frutos del talento y trabajo de un colectivo que representa una fracción muy importante de la población mundial”.

Carmen de Miguel. Water & Wastewater Offer Manager, Schneider Electric

“Me parece importante dar a conocer el protagonismo de las mujeres en todos los sectores profesionales y nuestro empeño por mejorar en formación, en oportunidades, y por aportar nuestro talento, esfuerzo e ilusión. También me gustaría que el ejemplo de otras mujeres sirva para animar a las niñas y chicas jóvenes a buscar su verdadera vocación y no se pongan límites”.

Lucía Herrero Vázquez, Business Consultant en el Mercado de Energía y Utilities de Minsait

“En la sociedad todavía existen muchos estereotipos y prejuicios sobre la figura femenina en los puestos de toma de decisión, así como en roles técnicos. Así ocurre en el sector del agua, donde al igual que en otros campos, el liderazgo es predominantemente masculino.

Muchas veces a la hora de escoger una carrera profesional, las jóvenes no eligen carreras técnicas por la falta de ejemplos en su entorno o conocidos a través de los medios de comunicación.

Por ello, dar visibilidad a las mujeres que trabajan en puestos tradicionalmente ocupados por hombres puede servir como ejemplo y motivación para las futuras generaciones. Mujeres que, en muchos casos, marcan la diferencia y rompen estereotipos.

Para que los futuros agentes de decisión y gestores del agua en el mundo aseguren el acceso igualitario al recurso hídrico y lo gestionen de manera eficiente, no deben haber sido discriminados por ser hombre o mujer, sino que deben provenir del interés que nos une y que es nuestra pasión por el agua”.

Alicia Dáder Jiménez, Estudiante de quinto año de Ingeniería Química e Ingeniería Ambiental en la URJC y beca en Cytsa

“Si bien mis conocimientos y experiencia dentro de este sector, en el que me zambullí activamente hace apenas un mes, son bien escasos, llevo toda mi vida siendo mujer (eso sí es indiscutible). En categoría de mujer, no descubro el mundo a nadie si afirmo que existen desigualdades entre géneros (me atrevo a decir, en cualquier sector) que, claramente, sitúan a la mujer en una categoría inferior de forma especialmente sensible en el sector del agua. Como se puede leer en múltiples artículos al respecto, es evidente la relación entre la preponderancia de propietarios masculinos de tierras y el control de sus aguas, así como lo es la escasa asignación de puestos de responsabilidad y participación de la mujer en la toma de decisiones en relación con el acceso, la gestión y el manejo del recurso hídrico. Es por esto, entre otras razones, las cuales corresponde a gente más entendida explicar, que se evidencia cada vez más la brecha de género en el sector del agua. Por todo ello, considero que es conveniente aprovechar cualquier ocasión, como lo es el Día Internacional de la Mujer (que ojalá acabe convirtiéndose en una fecha meramente conmemorativa, el día en que no existan injusticias que combatir), para reivindicar la importancia de visibilizar y dar voz y voto a las mujeres en la sociedad en general y en este sector, en particular”.

Beatriz Mayor Rodríguez, Doctora investigadora senior en ICATALIST

“En mi opinión, la importancia de dar visibilidad al papel y al impacto de las mujeres en el sector del agua radica en que se trata un sector altamente masculinizado, por una cuestión histórica. Tan sencillo como que posiblemente más del 70% de los profesionales del sector pertenecen al campo de la ingeniería, que clásicamente ha sido una profesión dominada por el género masculino. Afortunadamente, el número de mujeres que se declinan por estos estudios, los completan con éxito y salen al campo laboral es cada vez mayor, y actualmente las empresas del sector cuentan con un gran número de ingenieras altamente cualificadas y con gran profesionalidad en sus plantillas.

Sin embargo, el llegar a los puestos de responsabilidad y/o dirección, o en puestos de representación del sector ya es otro cantar. Ese posiblemente es un púlpito que está todavía en gran parte bajo el control y las redes de influencia de una generación de profesionales con dominancia masculina, y que en muchos casos se aferran a sus puestos, a la visión tradicionalista y a la sensación de superioridad, obstaculizando que entren nuevas brisas y corrientes de aire fresco con ideas innovadoras, provenientes de ambos sexos por igual en base al mérito y la valía personal. Pero esto no puede durar siempre, es una cuestión de poco tiempo que haya una renovación generacional que de manera natural va a dar más visibilidad y protagonismo a las mujeres del sector. Porque, a mi forma de verlo, no es una cuestión de dar visibilidad a las mujeres del sector del agua (o de cualquier otro sector) por el hecho de ser mujeres. Se trata de abrirles el mismo camino que a los hombres para que brillen con luz propia, y lo harán, porque actualmente el sector del agua en nuestro país cuenta con una cantera extraordinaria de mujeres (al igual que de hombres) jóvenes, posiblemente con el perfil más completo que se haya visto en muchas generaciones (o nunca): extensísima formación (carreras, másters, doctorados, cursos, estancias, idiomas) y acceso ilimitado a información, amplia perspectiva y bagaje internacional (Erasmus, másters en el extranjero, estancias para mejorar el idioma), y la capacidad de lucha y trabajo que da haber superado una crisis económica abriéndose un hueco y sacando adelante un trabajo en condiciones en muchos casos precarias y con claras desigualdades. Nuestras mujeres del sector del agua son unas heroínas y es cuestión de tiempo que se coman el mundo. Pero, afortunadamente, creo que cada vez son más los hombres que son conscientes de esta situación y ponen su grano de arena para fomentar que se alcance esa igualdad de oportunidades. Sinceramente, creo y quiero creer que a nivel de realidad, a pie de calle, se va avanzando y vamos por buen camino, digan lo que digan las propagandas políticas de todos los colores”.

Gari Villa-Landa Sokolova, Responsable de Asuntos Internacionales – AEAS

“Las mujeres de hoy tenemos el deber y la obligación de hablar abiertamente de la brecha de género que existe en nuestra sociedad (brecha que no sólo afecta al mundo laboral) para empezar a construir un mundo y una sociedad más igualitarias, porque, lamentablemente, a pesar de estar reconocido el derecho de igualdad por razón de sexo en la Constitución, la realidad es bien diferente. Y hay que mostrar esa realidad.

Ejemplo de ello es la brecha salarial entre hombres y mujeres y la mayor precariedad laboral que sufrimos. El estudio “Brecha salarial y techo de cristal” publicado a principios de 2018 por Gestha (Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda), elaborado con datos de la Agencia Tributaria correspondientes a 2016, muestra datos demoledores: las mujeres cobran un 30% menos que sus compañeros masculinos, más mujeres que hombres que no llegan a los 1.000 euros al mes; una de cada cinco trabajadores con sueldos de 140.000 euros es mujer; brecha salarial se amplía a medida que avanza la edad de las trabajadoras, especialmente en el tramo entre los 26 y los 45 años (factura de la maternidad). El estudio concluye que, de seguir las cosas así, hasta 2088 no se alcanzaría la igualdad en los sueldos.

Es más que evidente que se debe promover el empoderamiento económico y empresarial de las mujeres, logrando la igualdad salarial y las oportunidades de promoción.

Dado que el problema es una cuestión de la sociedad en la que vivimos, hace falta compromiso político, empresarial y social para cerrar la brecha de género. Todos y cada uno de nosotros tenemos un papel que jugar en este proceso."

Sara Molinillo García, Ingeniero de Proyectos en Smart Water Software en AVEVA

"Necesitamos a más mujeres en el ámbito técnico, no solo en puestos de ingeniería clásicos, como modelización o planificación, sino también en trabajos de campo o en salas de control SCADA, puestos operados tradicionalmente por hombres.

Esto contribuirá a una normalización del sector en el ámbito de género, trasladando el mensaje a nuestras niñas de que podemos optar a cualquier puesto de trabajo y no solo como personal de administración, que es quizá lo más extendido". 

Carmen Hernández de Vega, Ingeniera en AEAS

"Como todos sabemos, el sector del agua siempre ha estado repleto de ingenieros, y dadas las connotaciones masculinas que ha tenido históricamente esta profesión hoy en día podemos apreciar que la mayoría de los altos cargos están ocupados por hombres. Sin embargo, esto no significa que no haya esperanza para las mujeres. Todo es cuestión de voluntad y de superación propia.

A lo largo de los años, ha venido sucediendo una incorporación de nuevos perfiles en este sector (comunicación, biólogos, farmacéuticos, economistas, ambientólogos, etc). Por tanto, cabría esperar que sucediera lo mismo respecto a las mujeres con el cambio generacional. La incorporación de la mujer en las nuevas canteras de ingenieros también se va apreciando, y cada vez más mujeres se animan a incorporarse a este sector históricamente masculinizado.

Por poner un datos sobre la mesa, en la red Young Water Professionals Spanish Chapter tenemos una clara paridad entre nuestros miembros, siendo 58% hombres y 42% mujeres. El comité de dirección estaba formado en 2018 por 7 mujeres y 2 hombres, dándose un giro completamente opuesto en 2019 con 6 hombres y 2 mujeres. Este último cambio se debe a los resultados de un proceso electoral en el que únicamente han participado 3 mujeres y 7 hombres.

Mi respuesta con los datos de los que dispongo a la pregunta planteada es: es necesario darle visibilidad a la mujer en el sector del agua para darle confianza y fortaleza mostrarnos tanto a nosotras como a ellos que todos somos capaces. Con esa visibilidad conseguiremos que esa paridad que empieza a verse en las aulas y el sector más joven se traslade a la voluntad de querer puestos con más responsabilidad y por ende a la adquisición de los mismos".

Natalia Gullón Muñoz-Repiso, Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento en la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID)

"En muchos lugares del mundo, son las mujeres las que aseguran que los miembros de la familia puedan disfrutar de los derechos humanos al agua y al saneamiento".

Mari Feli Fernández García, Arquitecta, Autónoma y Representante del sector del agua en TI-Spain

"Contextualizando a España, el sector del agua es ampliamente masculino, pero ¿acaso sólo lo es dicho sector? Ver los cabezas de lista políticos en las próximas elecciones es realmente triste, y no será porque no lo hayan intentado mujeres. 

Por suerte, en nuestro país, hay muchas mujeres trabajadoras y con una amplia formación académica, muchas de ellas con formación técnica y/o científica. Sólo basta mirar los porcentajes de mujeres en Arquitectura, ingenierías varias, farmacia, biología, geología, biología, informática, matemáticas, física, química… Además, el bachiller de ciencias y el  tecnológico, refleja unas notas medias muy altas en las chicas. Por eso, en las carreras en las que se necesita tradicionalmente mayor nota de entrada, hay más estudiantes mujeres. Por tanto, a nivel intelectual estamos suficientemente preparadas. 

¿Por qué no hay mas puestos de responsabilidad ocupado por mujeres? Aún sigue siendo un país muy clientelal, polítizado y desconfiado. A la hora de nombrar cargos directivos, cuenta mucho la gente conocida y recomendada, generalmente por un hombre. Aún así, estos hombres cada vez mas se dan cuenta de la valía de aquellas mujeres que los rodean así como la fortaleza y capacidad que éstas tienen para llevar cargos de altura. 

Hace poco se me preguntó qué opinaba de la idea de una mesa redonda para un debate en el sector del agua. Me pareció una excelente idea, y propuse nombres de mujeres, pero la respuesta fue, en esta ocasión no, sólo sería a puerta cerrada y  con “primeros espadas”, todos ellos de 60-70, varones, claro está. ¿“Primeras espadas mujeres”? ¿Cómo vamos a serlo si no se nos da la oportunidad? La única oportunidad que parece que podríamos tener es pertenecer a una determinada ideología política. Con lo cual, la imparcialidad se nos limita. 

No debiera de haber una semana de la mujer, ni un día de la mujer; somos el 55% de la población, por lo tanto, todos los días tendrían que ser de lucha por la igualdad entre hombre y mujer. Pero alabo las iniciativas que nos pueden dar visibilidad, como esta que lleva iAgua un año más. Es en estos días cuando hay la oportunidad de conocer a mujeres en nuestro sector, un sector ampliamente masculino a primera vista, pero con muchas mujeres detrás trabajando en segunda fila manteniendo la primera. 

Para finalizar, tan sólo pido en este día que se nos de la oportunidad, oportunidad de trabajar en el sector del agua, de ver nuestra valía, de conocernos, de ocupar puestos de mando y dirección… en definitiva, de tener amplitud de miras en un sector que necesita de grandes mujeres".

Cristina Mauleón Marín, Especialista en Comunicación y Marketing que trabaja con empresas del sector del agua

"Hasta que no comencé a trabajar en una multinacional de ingeniería y construcción no me di cuenta de lo masculino que era este sector. La mayoría de compañeros y jefes eran hombres, estando las mujeres en departamentos más "generales" como administración, recursos humanos o comunicación. Sin embargo, poco a poco comencé a ver compañeras ingenieras, investigadoras, comerciales y jefas. Creo que ni este sector, ni cualquier otro, pertenece ya a los hombres. Cada vez hay más mujeres en cualquier tipo de profesión y de campo, y los hombres lo respetan. Pero sí que creo que es importante dar a conocer nuestro trabajo, nuestros conocimientos y nuestra dedicación, sobre todo, para que ya no existan estos debates y los hombres y la mujeres trabajen unidos con total normalidad. Es al fin y al cabo lo que queremos. Ni más, ni menos".

María Marín Ruiz, KAM Strategic Accounts, Water & Wastewater Segment Industry en Schneider Electric

“A lo largo de la historia de la humanidad, la mujer ha tenido escasa visibilidad cómo factor o elemento crucial en la obtención y suministro de recursos naturales, cómo el agua, al núcleo familiar y social. Este hecho sigue ocurriendo en muchos lugares del mundo, en las sociedades que denominados subdesarrolladas, donde las mujeres destinan al menos un tercio de su jornada laboral a proveer de agua a sus hogares, estas mujeres y su labor sigue resultando invisible a día de hoy.

En España, la situación ha sido otra. Tradicionalmente el sector del agua ha sido un sector altamente masculinizado. La situación socio económica y política en la España de hace 40/50 años era muy compleja, pocas mujeres tenían acceso a una educación superior. Aquellas mujeres que tenían esa posibilidad se inclinaban principalmente hacía carreras con un marcado carácter social/asistencial cómo: la enfermería, magisterio, psicología, etc. motivado mayoritariamente por la falsa creencia de que la mujer tiene tendencia natural, y no cultural, al cuidado de sus semejantes.

A día de hoy existe un aumento de la presencia de la mujer en el sector del agua en España, y la visibilización de su papel es cada vez más patente. Una de las principales causas es la mayor presencia en carreras científico/técnicas, siendo más de la mitad de los matriculados mujeres, por ello ha aumentado el número de éstas en las empresas especializadas en la materia. Aún así, queda mucho camino por recorrer, y no debemos cesar en aumentar esta visibilización a nivel regional y global, eliminando los techos de cristal en las carreras profesionales de: ingenieras, ambientólogas, geólogas, informáticas y un largo etcétera de profesiones relacionadas. Porque quizás con esto ayudemos a que las “mujeres invisibles” de zonas menos desarrolladas puedan tener, en algún momento, el lugar que merecen en el sector del agua”.

Eva Hernández, Coordinadora de la Iniciativa Living European Rivers, WWF

"¿Por qué no? ¿Por qué no reconocer el valor de todas las mujeres que desde sus distintas ocupaciones juegan un papel esencial en el mundo del agua? En las grandes empresas, en la ingeniería, en la ciencia, en puestos directivos o técnicos, en los medios de comunicación, en el tercer sector o desde posiciones mucho más modestas y aún menos visibles, gestionando los recursos en sus casas, en el medio rural, pero igual de importantes. 

Los retos a los que se enfrenta el planeta no afectan a todos por igual, pero precisan del trabajo conjunto de todos. Reducir nuestra huella sobre la naturaleza, frenar el cambio climático, lograr un acceso equitativo y sostenible a los recursos naturales requiere de todo el ingenio posible. No podemos renunciar a ninguna Berta Cáceres, Wangari Maathai, Jane Goodall, Vandana Shiva, Rachel Carson... pero tampoco a ninguna María, Fatoumata, Kavita, Isabella... Todas son importantes y tienen algo que aportar para hacer de este mundo un lugar mejor para vivir.

La visibilidad de la mujer no debe ser una cosa de un día al año. Ojalá algún día sea algo tan natural que no haga falta forzarla".

Sonia Guerra Rodríguez, estudiante del doctorado de ingeniería ambiental, química y de los materiales de la Universidad Politécnica de Madrid

"Cuando, hace ya algunos años comencé a estudiar una ingeniería, las preguntas más recurrentes que me hacían eran: ¿Cuántas chicas hay en tu clase? ¿No son todo chicos en esas carreras tan difíciles? Y es parece que las disciplinas STEM han sido hasta ahora propiedad casi exclusiva de los hombres.

Por suerte, cada vez somos más las mujeres que decidimos sumergirnos en el mundo del agua en todas sus variantes. Es importante visibilizar este  hecho para que sepamos que no estamos solas y que podemos contar unas con otras. Del mismo modo, la visibilización de mujeres empoderadas que trabajan en aquello que les apasiona (y más si es un puesto comúnmente asociado a un hombre), ayudará a motivar a las mujeres del futuro para que sean aquello que quieran ser, no hay trabajos de hombre y de mujeres.

Pero lo más importante, se debe visibilizar el papel de la mujer en este sector (y en cualquier otro) para que en el futuro nadie tenga que volver a plantearse esta pregunta".

Cristina Vela, Responsable de Amércia Latina en ONGAWA

"Porque cuando se trata de agua, la mujer siempre está, aunque casi nunca se la ve. Especialmente en los sitios más pobres del planeta, en las zonas rurales, la mujer se encarga de las labores más importantes pero menos visibles y valoradas. Camina hasta horas, la acarrea, transporta, almacena, cuida, distribuye y usa con máxima racionalidad para que sea suficiente. Y cuando no hay, también se responsabiliza de cuidar a los enfermos que su ausencia y mala calidad provocan. Sin embargo, no tiene la oportunidad de opinar, conocer y participar en las decisiones que afectan al agua. No puede decidir ni en lo interno de su hogar si pagar o no la tarifa, o con cuanto aportar para nuevos proyectos, ni en lo colectivo tiene espacio ni se siente con libertad y confianza de expresar sus demandas y necesidades. Si no se visibiliza, no se conoce y reconoce; si no se reconoce, no cambian los roles; si no cambian los roles, incluso con agua, las brechas de género cada vez son mayores".

María del Mar Rivero, Responsable de Agua y Saneamiento en ONGAWA

"El rostro de la mujer en el sector del agua y el saneamiento hoy en día es el de una mujer rural de África Subsahariana que camina 6 horas al día para llenar un cubo de agua para su familia y reclama a su distrito un pozo para su comunidad; o una mujer indígena que lucha por hacerse oír en el consejo comunitario para mejorar la calidad del agua de su sistema y reducir las enfermedades de sus hijos; o el de una niña hindú que tiene que esconderse entre la maleza para defecar y sueña con conseguir algún día un baño digno".

* Todas las opiniones aquí vertidas son personales y no vinculantes con el empleador.

Comentarios