Aqualia
Connecting Waterpeople

¿A qué huele la tierra mojada?

832
3
(2)
  • ¿ qué huele tierra mojada?

Sobre el blog

Águeda García de Durango
Responsable de Contenidos y Comunidad de iAgua.
Sofrel
832

Seguro que nunca te has planteado que el característico olor de la lluvia al caer en el suelo tuviera un nombre. 

Pues bien, este olor es la combinación de dos sustancias: el petricor y la geosmina.

Petricor

La palabra petricor deriva de la unión de dos palabras griegas: petros, que significa piedra e ikhôr, referido al líquido que fluía por las venas de los dioses en la mitología griega.

El término fue acuñado en los años 60 por dos geólogos australianos en la revista Nature, que lo describieron como “el olor que deriva de un aceite exudado por ciertas plantas durante periodos de sequía”. Al entrar en contacto con la lluvia, esta sustancia se transforma en aerosol en combinación con la geosmina. Gracias a un estudio del MIT de 2015, existen unas detalladas imágenes que explican cómo se produce el proceso.

Puedes leer la noticia completa aquí.

Investigaciones en torno al petricor han demostrado que este compuesto, imposible (por el momento) de sintetizar en laboratorio, retrasa la germinación de semillas, lo que podría indicar que es un mecanismo de defensa de las plantas en épocas de sequía.
Como curiosidad, mencionar que en 2016, la RAE incluyó petricor en el Diccionario.

Geosmina

En cuanto a la geosmina, su raíz griega significa “aroma de la tierra”, y es una sustancia química producida por la bacteria Streptomyces coelicolor y algunos tipos de cianobacterias que se hallan en el suelo en su reacción con el agua.

Cuando el período sin lluvia es prolongado, se acumulan mayor cantidad de bacterias en el suelo. Por ello, el fenómeno es especialmente intenso en verano, cuando se percibe con mayor claridad el “olor a lluvia”.

La geosmina es importante para los vertebrados del desierto, en especial para la supervivencia de los camellos. Éstos son capaces de oler la señal de agua en distancias de hasta 80 kilómetros, aunque no son los únicos: algunas lombrices e insectos también son capaces de dirigirse hacia las emanaciones de estas bacterias.

La próxima vez que huelas la tierra mojada, puedes darle una explicación científica.

Este artículo no habría sido posible sin las fuentes: