Aqualia
Connecting Waterpeople

Río Trinkbach en Sibiu: El agua como sistema de defensa en la ciudad

385
3
(2)
  • Río Trinkbach Sibiu: agua como sistema defensa ciudad
    Sibiu (Wikipedia/CC).

Sobre el blog

Águeda García de Durango
Responsable de Contenidos y Comunidad de iAgua.
Sofrel

La pasada Semana Santa tuve la oportunidad de visitar la ciudad rumana de Sibiu. Quizá este nombre no sugiera nada, pero si digo se encuentra en Transilvania, la cosa cambia.

Aunque sé que muchos esperan que hable de Drácula y las leyendas que rodean a esta figura, no es el tema que centra el texto de hoy, que poco tendría que ver con el agua si fuera el caso.

Sibiu es conocida como la única ciudadela medieval de Rumanía que nunca tuvo que rendirse

Sibiu

Sibiu, o Hermannstadt en alemán, es una ciudad de origen medieval situada a los pies de los Cárpatos con una ordenación urbanística que se ha ido desarrollando de forma concéntrica a los sucesivos cinturones de murallas defensivas a lo largo de su historia.

Dibujo de Sibiu en el siglo XVII.

Una de las particularidades de Sibiu es su situación estratégica en Rumanía, ya que prácticamente se encuentra en el medio del país. A lo largo de los siglos, la ciudad ha sido un centro de comercio muy importante entre Asia y Europa; por tanto, también ha sido objeto de numerosos ataques desde su fundación hasta bien entrado el siglo XX.

Es debido a ello que cuenta con una larga historia de medidas defensivas. Entre ellas, uno de los sistemas de defensa más llamativos es el uso de un río para evitar los asaltos enemigos con la regulación de su cauce mediante presas.

El río Trinkbach

Pero comencemos por el principio. Sibiu cuenta con dos ríos, el Cibin, que da nombre a la ciudad, y el Trinkbach, nombre de origen alemán. En rumano se conoce a este último como Paraul Valea Aurie o Paraul Sevis (parau es un término utilizado para pequeños ríos).

Río Cibin.

Actualmente, este curso fluvial de escasa importancia pasa a través del parque Sub Arini, uno de los más antiguos de Rumanía. Con un área de 22 hectáreas y forma alargada, llama la atención su sección en forma de “u”, con dos calles laterales paralelas y un amplio valle entre ellas por donde discurre el Trinkbach. En esta zona aún se pueden observar las huellas de varias presas de escasa altura de la época medieval, construidas a base de tierra y cuya apertura estaba regulada por compuertas de madera.

Y es que en la Edad Media este espacio tenía una función bien distinta a la de hoy: se encontraba lleno de agua en forma de embalse, que, en caso de ataques desde el exterior, podía abrir sus compuertas e inundar los fosos y canales que rodeaban la ciudadela de Sibiu. Así, los enemigos no podían alcanzar sus muros ni intentar demolerlos con arietes.

Por otra parte, la zona sur de Sibiu (donde se encuentra el río Trinkbach) está geográficamente más expuesta a los ataques, y por ello más fortificada. ¿El motivo? Los enemigos tenían el acceso a través de un paso en los Cárpatos, las montañas Fagaras, frontera natural entre Transilvania y Valaquia y por la cual los turcos otomanos “visitaban” Transilvania.

Este sistema de defensa de agua, que data del siglo XVI, se utilizó con éxito varias veces a lo largo de la historia de Sibiu. De hecho, es conocida como la única ciudadela medieval de Rumanía que nunca tuvo que rendirse.

Ilustración de la ciudad de Sibiu por Frans Neuhauser en 1808.

La decadencia

Sin embargo, este sistema tenía fecha de caducidad. Conforme al desarrollo de la artillería, las murallas y el resto del sistema perdieron su propósito, y lentamente las paredes fueron demolidas, y los fosos y canales se cubrieron mientras la ciudad se expandía ya por el siglo XVIII.

Fortificaciones que aún pueden verse en Sibiu.

Los lagos continuaron existiendo, aunque ya no se utilizaban para su finalidad inicial. Más adelante, se derribaron las presas, y el fondo de los embalses se convirtió en el valle en el parque que puede verse hoy en día. Y de ahí la forma de “u”.

En 1856, las autoridades locales junto a la Sociedad de Ciencias Naturales local estableció el parque de recreación y dendrología Sub Arini (en rumano significa “bajo los alisos”).

Por todo ello y muchas otras cuestiones, recomiento encarecidamente hacer una visita a esta preciosa ciudad, y conocer más en detalle su apasionante historia.