Connecting Waterpeople

Si Donald Trump gana, el agua pierde

663
5
(5)
  • Si Donald Trump gana, agua pierde
    Donald Trump (Wikipedia/CC).

Sobre el blog

Águeda García de Durango
Responsable de Contenidos y Comunidad de iAgua.

Personalidades

El Huffinton Post cree que un escenario con Donald Trump presidente sería un 'desastre masivo' para el agua de los estadounidenses.

Según dicho medio, la promesa de un agua 'clara como el cristal, limpia como el cristal' ha sido una constante en su campaña, sin que, sin embargo, se materialice en ningún plan electoral.

A pesar de los esfuerzos del periódico por obtener alguna información por parte del equipo de Trump sobre esta cuestión, el silencio ha sido la respuesta habitual. Con todo, los ecologistas no creen que pueda atenerse a cumplir su compromiso hídrico, así como ninguno relativo al medio ambiente.

Es por ello que analizar las palabras de Trump durante sus actos de campaña y apariciones en televisión es vital para entender las consecuencias que puede tener su política en el agua del país. Así lo han hecho defensores del medio ambiente, y la conclusión mayoritaria apunta a un devastador impacto sobre la calidad del recurso y el bienestar general de los norteamericanos.

Un escenario con Donald Trump presidente sería un 'desastre masivo' para el agua de los estadounidenses

Entre los comentarios específicos del candidato republicano sobre política hídrica, el primero que llama la atención es la idea de suprimir The Clean Water Rule, una norma que apuesta por la protección de arroyos y humedales respaldada por la EPA y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército. En sus palabras, mentadas durante una entrevista a la revista Farm Futures, dicha norma es "inconstitucional".

Otros comentarios más vagos de Trump sobre las cuestiones relativas al agua han sembrado el escepticismo entre los grupos ambientales. En el mes de mayo, el empresario dijo a una multitud en Fresno (California), que "no hay sequía", y propuso como solución, simplemente, "dejar correr el agua". Como bien sabrá la waterpeople, la sequía en California es MUY real.

En septiembre, el candidato comentó al Detroit News que si él hubiera sido presidente, la crisis del agua en Flint (Michigan) "nunca hubiera sucedido". No ofreció detalles de cómo lo hubiera evitado. De hecho, los residentes en Flint se mostraron bastante escépticos sobre los motivos de Trump en su visita a la ciudad recientemente. La gota que colmó el vaso fue su 'broma' ese mismo día ante una muchedumbre en Canton (Ohio): "Se solían hacer los coches en Flint y no se podía beber el agua en México. Ahora, ¡los coches se hacen en México y no se puede beber el agua en Flint!".

Trump también ha declarado en repetidas ocasiones su intención de desmantelar la EPA, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, una institución que ha sido pionera en cuestiones relativas al medio ambiente a nivel mundial y que, a pesar de las críticas por parte de los grupos conservadores, es absolutamente necesaria. Sin comentarios en este aspecto.

Por supuesto, es de sobra conocida su posición respecto al cambio climático, un tema estrechamente vinculado con los problemas del agua y que, según él, no está causado por el ser humano, entre otras lindezas.

Solo queda esperar que, el martes 8 de noviembre, el agua en Estados Unidos no pierda las elecciones si las gana Donald Trump.