Aqualia
Connecting Waterpeople

La moda, reina de la contaminación

  • moda, reina contaminación

Sobre el blog

Ainhoa Andueza Altuna
Ingeniera Química, trabajando en el dpto. de Medioambiente de Acciona Energía.

¿Somos conscientes de los impactos que genera la ropa que usamos a diario?

La industria textil genera el 20% de las aguas residuales del planeta, es decir, a través del proceso de producción textil no sólo se consume agua, si no, que además, se genera una cantidad considerable (siendo modestos), de agua contaminada. Además, según la ONU, produce el 10% de las emisiones de carbono del mundo. De hecho, la industria textil es la segunda más contaminante después de la del petróleo.

Por poner el ejemplo de una prenda, un pantalón vaquero requiere para su fabricación unos 3000 litro de agua, principalmente debido al algodón, cuyo cultivo representa alrededor de un 4% del consumo del agua en el mundo.

La ropa suele estar compuesta por otros materiales a parte de los textiles, como por ejemplo, el poliéster, el nailon, o el acrílico. Estos materiales generan microplásticos que se transportan a través del agua, y que acaban en los ríos y los océanos.

Publicidad

Además de estos materiales plásticos, las aguas provenientes de la industria textil poseen una cantidad destacable de colorantes, los cuales están diseñados para ser muy resistentes frente a distintas degradaciones. Esto los hace muy difíciles de eliminar en plantas de tratamiento convencionales. Por otro lado, se da la presencia de substancias tóxicas provenientes del teñido de las prendas,

Todo esto viene de la fabricación de la ropa, pero, ¿y el mantenimiento? La ropa compuesta por los materiales mencionados anteriormente, libera fibras plásticas (a veces son tóxicas) con cada lavado. Hay estudios que dicen que por 6 kilos de ropa lavada se liberan 140.000 fibras de mezclas de poliéster y algodón, casi medio millón de fibras de poliéster y más de 700000 fibras de acrílico.

Por otro lado, el tiempo de vida de la ropa es relativamente corto, y un porcentaje muy alto de los residuos textiles acaba en vertederos o incinerado, lo que incrementa la huella de carbono. Teniendo en cuenta que cada vez se fabrica ropa de menos calidad, la ropa que va a destinarse a vertederos va a aumentar puesto que se va a desechar antes, asimismo incrementando el consumo y por lo tanto producción de textil.

El hecho de que la industria de la moda genere tanto dinero, y emplee a tantas personas en el mundo, y sobre todo que sea objeto de tanto consumo, implica que merece la pena y tenga sentido empezar a invertir en un cambio en el método de producción actual a partir de fibras sintéticas basadas en combustibles fósiles a fibras renovables y biodegradabes. Así como en otros sectores la reducción de consumo puede darse, es muy complicado revertir el consumo que se da en el sector de la moda actualmente. Todo esto destaca la importancia de que las empresas productoras intenten hacer sus procesos más ecológicos y sostenibles, así como su responsabilidad con sus productos tras el uso de los clientes. De cualquier manera, la responsabilidad debería ser compartida, ya que el exceso de consumo textil que hacemos afecta a esto directamente, de manera que hay que ser conscientes de lo que realmente estamos consumiendo y los impactos que tiene.

Te puede interesar

Redacción iAgua

La redacción recomienda