Fracking y agua, motivos para decir ¡fracking no!

591
0

Sobre el blog

Alberto González Saiz
Alberto González Saiz es Ingeniero Técnico Forestal y estudiante del máster en Ingeniería de Montes.
591

Hoy me gustaría comentar los motivos por los que considero que apostar por el desarrollo del fracking es una idea desastrosa, argumentándolo desde 3 puntos de vista:

Motivo social

Existe un rechazo social, motivo que considero suficiente para que los gobernantes y personas en puestos de responsabilidad deban explicar a la población los fundamentos, pros y contras de la técnica... ¿porqué esas prisas?, ¿porqué actuar de espaldas a la población?, ¿no sería deseable que en aspectos sensibles como este, donde hay recelo por la sociedad, estas personas en puestos de responsabilidad, al estar convencidas de que es algo favorable para la población trataran de realizar unas charlas, jornadas o similar de un modo claro y abierto a la población?, ¿porqué no intentarlo?... ¿no se merecen escucharnos y nosotros escucharles a ellos? el oscurantismo genera desconfianza y si a eso añadimos el recelo previo de la sociedad, no considero que se esté realizando una buena labor social, más que nada porque cuanto más se empeña alguien en querer aplicar algo aparentemente sin explicar, más se tensan las cosas y más crecen los extremos, es algo por todos conocido, puede comprobarse en muchas actividades del día a día.

El seguir apostando por los combustibles fósiles no es algo ventajoso económicamente

Motivo ambiental

El primer motivo que deberíamos tener en cuenta es el escenario climático actual, donde la apuesta por el desarrollo de las energías fósiles nos ha llevado a la actual situación de tener que articular unas herramientas para afrontar la actual problemática del cambio climático, herramientas que deberán ser más ambiciosas, de hecho, en diciembre de este año se celebra en París la COP 21 (Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático), donde se espera que los países firmen un acuerdo esperanzador y ambicioso en la que podría ser la última oportunidad para que el calentamiento global no supere los 2°C.

No, no es alarmismo, estas declaraciones han salido de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (ver enlace de la imagen 1), con lo que dan una idea del rigor y la necesidad de olvidarnos de seguir apostando por el modelo obsoleto y contaminante de los combustibles fósiles en la medida de lo posible... por cierto, ¿sabéis cuál es la tendencia actual?, ¡los 4°C!, está claro debemos poner un poco de sensatez en nuestras acciones. Cada vez hay más gente consciente de la situación y que pide tenerlo en cuenta, incluso de los ámbitos más dispares... ¿cómo nosotros que trabajamos por el medio (o aspiramos a trabajar en él) no lo vamos a mostrar esa sensibilidad que se nos presupone y a tenerlo en consideración?, en casa del herrero cuchillo de palo no, por favor. 

Imagen 1.

Pero si estas declaraciones no nos parecieran suficientes, hay más organismos que lo reconocen abierta y públicamente, por ejemplo, la Agencia Internacional de la Energía, en el año 2012 establecía una fecha límite para ponernos las pilas, si no llegamos a un acuerdo para reducir las emisiones de CO2 a más tardar en... ¡el 2017!, pinta mal la cosa. (actualmente la concentración de CO2 ostenta valores record de, como mínimo 800.000 años), pero no sólo eso, remarcaba además que una tercera parte de las reservas de combustibles fósiles ya conocidas deben quedarse bajo tierra, sin explotarse antes de 2050. (En la Imagen 2,puede descargarse el documento, ver página 3).

Está claro, no podemos seguir apostando por seguir descubriendo y explotando estos recursos fósiles, esto debería considerarse a una decisión de una época que es obligatorio, se quede ya atrás.

De seguir con el empecinamiento ya sabemos las consecuencias del cambio climático en España, un aumento de la temperatura, una reducción de las precipitaciones... este sector que se centra en el agua como bien fundamental tendrá mayores dificultades, sin lugar a dudas. Es nuestro deber pedir algo de calma y de ver hacia dónde vamos con las decisiones actuales.

Imagen 2.

Motivo económico

Todo lo dicho anteriormente ya predice que a corto plazo el seguir apostando por los combustibles fósiles no es algo ventajoso económicamente por las repercusiones que conlleva este modelo energético, pero de un modo más irresponsable podemos pensar en la inmediatez de la creación de los puestos de trabajo... perfecto, en ese caso... ¿Qué puestos de trabajo?, los perforadores van a traerse desde las propias empresas extranjeras, por lo que esos puestos de trabajo no serán para la gente local, ¿los puestos indirectos?, claro, los puestos indirectos de una actividad de corta duración (por todos es conocido que un pozo de fracking no dura muchos años) y encima sería a base de hipotecar el futuro de un modo que los organismos internacionales ya reconocen y nos alertan no es mejor camino que podamos tomar.

Tenemos una tarea difícil por delante, la pregunta es... ¿sabremos estar a la altura de la situación?.

Comentarios

La redacción recomienda