¿15 años para conseguir las metas de agua y saneamiento de los ODS?

298
2
  • ¿15 años conseguir metas agua y saneamiento ODS?

Sobre el blog

Alberto Guijarro Lomeña
Ingeniero Industrial y Posgrado en Cooperación Internacional. Agua, saneamiento, Agenda ODS, desarrollo, sostenibilidad, RSE.

Comentaba en mi anterior post algunas claves sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible recientemente aprobados por Naciones Unidas. Me gustaría ahora reflexionar concretamente sobre las metas del objetivo 6 relacionadas con el acceso al agua y al saneamiento. Y sinceramente, creo que hay mucho por reflexionar, debatir y, sobre todo, por hacer.

Antes de nada, estas son las metas relacionadas con el acceso al agua y al saneamiento (no olvidemos que existen también otras metas que afectan a los recursos hídricos):

  • 6.1 De aquí a 2030, lograr el acceso universal y equitativo al agua potable a un precio asequible para todos
  • 6.2 De aquí a 2030, lograr el acceso a servicios de saneamiento e higiene adecuados y equitativos para todos y poner fin a la defecación al aire libre, prestando especial atención a las necesidades de las mujeres y las niñas y las personas en situaciones de vulnerabilidad

Tenemos que tener en cuenta que, según el último informe del Programa de Monitoreo Conjunto OMS-UNICEF, en la actualidad 663 millones de personas continúan sin acceso mejorado al agua potable y 2.400 millones sin acceso a saneamiento mejorado, y un 13% de la población mundial practica la defecación al aire libre. Es cierto que desde 1990 se han conseguido avances claros: desde entonces, 2.600 millones de personas han accedido al agua en condiciones mejoradas, 2.100 al saneamiento, y el porcentaje de personas que practican la defecación al aire libre se ha reducido del 24 al 13% a nivel mundial.

Alguien, por tanto, podrá decir: bueno, tenemos 15 años para conseguirlo, y en las últimas dos décadas se han obtenido resultados claros, por lo que siguiendo esta misma senda deberíamos poder alcanzar las metas de agua y saneamiento en 2030.

Pero profundizando un poco en los avances conseguidos, que por supuesto son una buena noticia, es preciso tener en cuenta que las mencionadas mejoras se han producido especialmente en los quintiles económicos superiores de la población que en 1990 no tenía acceso. Que lo consigan las personas y comunidades más vulnerables y marginadas será bastante más complejo. Por ejemplo, 8, 7 y 9 de cada 10 personas sin acceso al agua, al saneamiento, y que practican la defecación al aire libre, respectivamente, viven en el ámbito rural, en donde es mucho más costoso intervenir.

Por tanto, seguir como hasta ahora no será efectivo para alcanzar las metas. Hace falta un cambio en profundidad: más compromisos políticos, intervenciones más sostenibles y que no olviden a los más vulnerables, y un enfoque de trabajo basado en el derecho humano al agua y al saneamiento, en los que los servicios sean seguros, sostenibles, asequibles, de calidad, sin discriminación y con participación y rendición de cuentas.

Si no se concretan estos cambios con indicadores específicos a las metas de los ODS, y si no se traducen en políticas y planes coherentes, respaldados por presupuestos realistas, no lograremos alcanzar los objetivos.

Tenemos 15 años para conseguir las metas, pero solo unos pocos para establecer la dirección a seguir y los compromisos necesarios.

Comentarios