Connecting Waterpeople

En cambio climático nos comportamos como si el problema no existiera

81
3
(1)
  • cambio climático nos comportamos como si problema no existiera

Sobre el blog

Alberto Guijarro Lomeña
Ingeniero Industrial y Posgrado en Cooperación Internacional. Agua, saneamiento, Agenda ODS, desarrollo, sostenibilidad, RSE.

Últimamente hemos escuchado en iAgua diversas reflexiones y visiones sobre el cambio climático (Cambiarlo todo para cambiar el clima, Huir del clima, Las voces del cambio climático, entrevistas a Teresa Ribera y…), e incluso en un evento exclusivo (20 de marzo: Climate & Water Summit), y lo mismo sucede habitualmente en otros espacios y medios de comunicación, principalmente en relación con desastres naturales o con grandes cumbres internacionales relacionadas con el cambio climático. Y es que el cambio climático se encuentra interrelacionado con un gran número de sectores y actividades, siendo el agua uno de los principales.

Sin embargo, ¿somos realmente conscientes de que los avances actuales son totalmente insuficientes? ¿por qué nos comportamos como si el problema no existiera?

Según los últimos datos disponibles de percepción de la sociedad española ante el cambio climático (Meira, 2013), el 90% de los españoles están seguros de que éste se está produciendo y que es provocado por causas humanas. La mayoría piensa que puede afectar más a los países pobres (89%) y a las generaciones futuras (88%), que a los países ricos (62%) y a las generaciones actuales (55%), aunque el 57% considera que le puede afectar personalmente.

Además, las encuestas muestran que la población española cree que frente al cambio climático no cabe la inacción. El problema es, sin embargo, la prioridad relativa que la acción por el clima tiene respecto a otros problemas que se consideran más importantes, tal como expresa el 47% de la población.

A pesar de la incursión recurrente del cambio climático en medios de comunicación, reconozcámoslo: no es en la práctica un tema relevante en la sociedad local y global. Se habla poco de cambio climático más allá de en espacios específicos, y apenas aparece en debates políticos. A este respecto resulta muy interesante el artículo “Cuando lo importante no es relevante. La sociedad española ante el cambio climático” (Heras y Meira 2017), en el que se encuentran algunos datos que ilustran la escasa relevancia de este tema:

  • En 2012 solo un 3,6% de la población incluía al cambio climático entre los dos problemas globales más importantes.
  • Se habla poco sobre cambio climático con amigos o familiares: en 2012 solo tres de cada diez personas había escuchado algo sobre el tema.
  • Hay poca demanda de información: las búsquedas en Google han perdido peso progresivamente.
  • El cambio climático se citó solo en una ocasión en los debates del Estado de la Nación de 2010 a 2015
  • en 2012 solo dos de cada diez personas dijeron haber firmado a favor de campañas frente al cambio climático

Por tanto, ni políticos ni ciudadanía en general comprenden la urgencia de adoptar medidas y habitualmente se percibe como un tema deprimente - vinculado a catástrofes - y fuera de alcance personal (“yo no puedo hacer nada”).

Creemos que es real, causado por la actividad humana y que es peligroso y que tenemos que hacer algo; pero, en la práctica, nos comportamos como si el problema no existiera, y no lo tenemos en cuenta a la hora de tomar decisiones, ni en el ámbito personal ni en el colectivo y político.

Ante esta situación no cabe sino cuestionar las estrategias que existen para promover cambios efectivos en relación con el cambio climático. Estrategias que no están funcionando, y en ocasiones claramente equivocadas, como ha sido el nombramiento de un equipo de expertos para asesorar al gobierno español en materia de cambio climático, integrado exclusivamente por hombres, obviando a numerosas mujeres implicadas en energía, periodismo y activismo medio ambiental.

¿Cambiamos la estrategia?

Estas ideas surgen de un proceso de reflexión en el que nos hemos embarcado desde diversas organizaciones de desarrollo: ONGAWA, Prosalus, Jóvenes y Desarrollo, Vols y Solidaridad Don Bosco.

Comentarios