¿Cómo propone ONU-Agua monitorear el objetivo de agua y saneamiento de los ODS?

799
6
  • ¿Cómo propone ONU-Agua monitorear objetivo agua y saneamiento ODS?

Sobre el blog

Alberto Guijarro Lomeña
Ingeniero Industrial y Posgrado en Cooperación Internacional. Agua, saneamiento, Agenda ODS, desarrollo, sostenibilidad, RSE.

No se puede gestionar lo que no se mide, y en el sector del agua y el saneamiento Naciones Unidas está haciendo sus deberes para concretar el mecanismo para el seguimiento global del Objetivo 6 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Desde mi punto de vista, éste es uno de los aspectos clave para llevar a la práctica las metas de agua y saneamiento de los ODS.

Con este fin, ONU-Agua, en colaboración con otras agencias de Naciones Unidas, acaba de publicar una propuesta en la que introduce las pautas básicas que sustentarán dicho seguimiento.

El punto de partida se construye sobre los indicadores propuestos (ver tabla con metas e indicadores) por la Inter-agency and Expert Group on SDG Indicators (IAEG-SDGs), formada por Estados y por agencias regionales e internacionales, y en la que ONU-Agua ha participado activamente. Estos indicadores serán definitivamente acordados por la Comisión de Estadística de Naciones Unidas en marzo de este año, y aprobados posteriormente por el Consejo Económico y Social y la Asamblea General de Naciones Unidas.


La existencia de un mecanismo de seguimiento del ODS 6 que incluya indicadores precisos, medibles y orientados a la acción, así como la forma de realizar dicho seguimiento, será imprescindible por diversos motivos:

  • Permitirá estimular los compromisos políticos y las inversiones públicas y privadas en agua y saneamiento
  • Será una herramienta útil para la exigencia de los compromisos adquiridos por los gobiernos y para la incidencia política por parte de las organizaciones de la sociedad civil
  • Permitirá introducir los ajustes necesarios según los avances de cada meta
  • Facilitará optimizar la toma de decisiones a todos los niveles: local, nacional, regional e internacional
  • Ayudará a la difusión de buenas prácticas de las zonas donde se produzcan mayores avances
  • Facilitará la integración con las metas de los ODS en otros sectores

El sistema de seguimiento que propone ONU-Agua (en colaboración con otras agencias involucradas) se estructura en torno a las metas del ODS 6, a partir de dos iniciativas ya en marcha y de otra de reciente creación:

Frente al JMP y GLAAS, que son herramientas conocidas y de amplio recorrido, GEMI es una iniciativa de seguimiento actualmente en desarrollo, que pretende integrar y expandir las herramientas de monitoreo existentes y relacionadas con las metas 6.3 a 6.6, para asegurar la armonización del seguimiento a lo largo de todo el ciclo del agua. Además de la mencionada integración y expansión de las herramientas de monitoreo existentes, entre los objetivos específicos de GEMI también se encuentran:

  • Dotar a los Estados de una guía de seguimiento de las metas 6.3 a 6.6 de los ODS
  • Involucrar a los Estados y mejorar sus capacidades en el seguimiento del sector del agua
  • Reportar sobre el progreso de las metas 6.3 a 6.6

Durante la primera fase del desarrollo de GEMI, que concluirá a mediados de 2018, se definirán las metodologías de seguimiento (contrastadas con pilotos en 6 países), se elaborará una guía de seguimiento para los países y se efectuará una línea de base a nivel global.

Todo el sistema de seguimiento del Objetivo 6 está basado en un enfoque de “escalera de seguimiento”, que permite que los países puedan efectuar el monitoreo de los avances en base a sus capacidades y recursos disponibles. Esto resulta muy adecuado ya que permite a los países comenzar utilizando metodologías de recogida de datos sencillas (ej. monitoreando un número limitado de parámetros o de ubicaciones), y avanzar progresivamente hacia metodologías más avanzadas y con un mayor nivel de desagregación.

Uno de los retos fundamentales en el seguimiento del ODS 6 será la conexión del ámbito regional e internacional con la implementación del monitoreo a nivel nacional, que requerirá de la capacitación y el desarrollo de metodologías de seguimiento, recogida de datos y su análisis y reporte.

Para ello, a nivel global existirá un equipo de trabajo para las metas 6.1 y 6.2 (JMP), 4 equipos para las metas 6.3 a 6.6 (GEMI), y un equipo para las metas 6a y 6b (GLAAS). Cada equipo contará con el liderazgo de una Agencia de Naciones Unidas, y la participación de representantes de otras agencias y de otras entidades socias internacionales. Representantes de cada equipo formarán parte de un equipo de seguimiento coordinado del ODS 6, con el fin de maximizar sinergias y minimizar solapes. Además existirá un punto focal del sistema de Naciones Unidas dirigido a facilitar la interacción entre el equipo de seguimiento del ODS 6 y las estructuras e iniciativas en los países.

A nivel nacional la estructura para el seguimiento del ODS 6 lo decidirá cada Estado, y ONU-Agua propone la designación de un punto focal nacional y un equipo de seguimiento nacional inter-sectorial que integre a todos los actores relevantes en el monitoreo del ODS 6 y se responsabilice de la recogida de datos, el análisis y la rendición de cuentas.

Este es, a grandes rasgos, el planteamiento actual del seguimiento del Objetivo 6 de los ODS. Pese al trabajo que queda aún para concretarlo e implementarlo en la práctica, hay que reconocer que se encuentra, en cuanto a concreción del seguimiento, muy por delante de otros Objetivos de la Agenda 2030.

Eso sí, esperemos que el tiempo necesario para operativizar el mecanismo de seguimiento no sea una excusa para no comenzar a llevar a la práctica los compromisos de los gobiernos para la consecución de las metas de agua y saneamiento. Habrá que seguir atentos.

Comentarios