IFEMA
Connecting Waterpeople

El guión del escándalo de 1.800 millones

5
402

Un escándalo de 1800 millones destapado por ONGAWA

Sobre el blog

Alberto Guijarro Lomeña
Ingeniero Industrial y Posgrado en Cooperación Internacional. Agua, saneamiento, Agenda ODS, desarrollo, sostenibilidad, RSE.
Bentley Systems
· 402
5

Temas

Ya habréis visto el vídeo del escándalo de 1.800 millones que destapamos ayer desde ONGAWA.

Hoy compartimos el guión del vídeo, por si queréis utilizar algunos mensajes. Si es por Twitter, incluid el hashtag #EscándaloDe1800Millones

¡Muchas gracias! Y feliz Día Mundial del Agua

Buenos días:

Comparezco ante ustedes con motivo de un escándalo que, por causas ajenas a nuestra voluntad, permanece oculto tras un velo de silencio, desconocimiento e incluso indiferencia que no han hecho más que perpetuar sus graves consecuencias.

Hoy, en ejercicio de nuestra responsabilidad como parte de la sociedad civil organizada, y amparados en nuestro compromiso con los valores y principios recogidos en los instrumentos internacionales de derechos humanos, en ONGAWA damos un paso al frente para denunciar, sin tapujos ni cortapisas, lo que desde nuestro punto de vista es un escándalo de mayúsculas proporciones.

A pesar de que somos conscientes de que la sociedad española está harta de la palabra escándalo, confiamos en que nuestros vecinos y vecinas, los y las profesionales del periodismo y nuestros representantes políticos no harán oídos sordos ante lo que hoy destapamos. No es un escándalo más. No es un escándalo de 1.800 millones de euros, de trajes de lujo o de coches de alta gama. Hablamos de 1.800 millones de personas.

[Pausa. Portavoz vierte agua marrón en un vaso y bebe (inicialmente no se ve el color del agua porque está en un recipiente opaco)]

Se trata de casi un cuarto de la población mundial. De 1.800 millones de seres humanos que cada día beben agua contaminada con materia fecal. Cada gramo de heces disuelto en el agua contiene 10 millones de virus, 1 millón de bacterias, 1.000 quistes de parásitos y 100 huevecillos de helmintos intestinales.

Todos ellos forman un coctel que, una vez ingerido, es el responsable de gravísimas consecuencias tanto sobre los individuos como sobre las sociedades en su conjunto.

Sólo les daré tres datos para que puedan entender la dimensión del problema a nivel global:

Uno: más de un millón y medio de personas, el 90% de los cuales no llega a los 5 años de edad, mueren cada año por enfermedades diarreicas atribuibles a la falta de acceso a un agua potable salubre y al saneamiento básico. Para que se hagan una idea, es una cifra equivalente a toda la población de la provincia de Málaga, la sexta más poblada de España.

Un escándalo.

Dos: La mitad de las camas hospitalarias de los países en desarrollo están ocupadas por personas con enfermedades relacionadas con la falta de agua de calidad, saneamiento e higiene, limitando sus posibilidades para salir del círculo de la pobreza.

Un escándalo.

Tres: Se pierden 443 millones de días escolares al año debido a enfermedades relacionadas con el agua, hipotecando su educación y sus ingresos futuros.

Un escándalo.

[Pausa. Portavoz vierte agua marrón en el vaso y bebe. Sin dejar el vaso vuelve a hablar]

Agua como ésta es sinónimo de enfermedad, muerte, analfabetismo y pobreza.

Un escándalo.

Un escándalo que no sea la noticia que abra portadas y telediarios.

Un escándalo que una civilización que es capaz de descubrir exoplanetas a miles de años luz no pueda, o no quiera, poner los medios para que todas las personas tengan acceso a algo tan básico para la vida como el agua potable.

Un escándalo que la noticia no gire y gire por nuestros grupos de Whatsapp.

Un escándalo que un gobierno abandone la política de cooperación dando de lado a los más vulnerables entre los vulnerables.

Un escándalo que hoy destapamos con el deseo de que no vuelva a ser tapado mientras no alcancemos una solución satisfactoria para todas las personas, en cualquier parte del planeta.

Desde ONGAWA y, sin duda, desde otras muchas organizaciones en nuestro país y en el resto del mundo, no pararemos hasta conseguirlo. Esperamos que todos y todas, ciudadanía, medios de comunicación y gobiernos de cualquier ámbito y color político, nos acompañen. No nos cabe la menor duda de que juntos lo lograremos. Contamos con ustedes.

Muchas gracias