Aqualia
Connecting Waterpeople
s::can Iberia Sistemas de Medición
Red Control
SCRATS
NOVAGRIC
TFS Grupo Amper
Schneider Electric
Control Techniques
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Terranova
AMPHOS 21
GS Inima Environment
Baseform
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
ITC Dosing Pumps
Elmasa Tecnología del Agua
NaanDanJain Ibérica
Ulbios
Saleplas
ESAMUR
VisualNAcert
Consorcio de Aguas de Asturias
Redexia network
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Insituform
Gestagua
J. Huesa Water Technology
IAPsolutions
Prefabricados Delta
BELGICAST by TALIS
DuPont Water Solutions
Aqualia
CALAF GRUP
EMALSA
TecnoConverting
ADECAGUA
Lama Sistemas de Filtrado
Aganova
Rädlinger primus line GmbH
biv Innova
Danfoss
ACCIONA
Almar Water Solutions
Xylem Water Solutions España
Global Omnium
BACCARA
FENACORE
Fundación Biodiversidad
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Sacyr Agua
Asociación de Ciencias Ambientales
STF
Regaber
ABB
Filtralite
Smagua
Barmatec
Blue Gold
Saint Gobain PAM
Cajamar Innova
Isle Utilities
Hidroconta
Grupo Mejoras
Aigües Segarra Garrigues
Confederación Hidrográfica del Segura
Kamstrup
Idrica
DAM-Aguas
Minsait
TEDAGUA
IIAMA
Cibernos
CAF
Grundfos
AZUD
Innovyze, an Autodesk company
Fundación CONAMA
EPG Salinas
Molecor
Fundación We Are Water
Hach
UPM Water
AECID
Vector Motor Control
ISMedioambiente
LACROIX
Fundación Botín
UNOPS
FLOVAC
Ingeteam
Kurita - Fracta
ICEX España Exportación e Inversiones
Elliot Cloud
Likitech
Bentley Systems
Catalan Water Partnership
Agencia Vasca del Agua
HANNA instruments
AGENDA 21500
1 de Febrero en Isle Utilities Webinar Series

Saneamiento + Rural = 0. Hagamos visible lo invisible

  • Saneamiento + Rural = 0. Hagamos visible lo invisible

Publicado en:

Portada iAgua Magazine

Sobre el blog

Alberto Guijarro Lomeña
Ingeniero Industrial y Posgrado en Cooperación Internacional. Agua, saneamiento, Agenda ODS, desarrollo, sostenibilidad, RSE.

En el balance de las inversiones y progresos en el logro de las metas del ODS 6 de agua y saneamiento, este último queda siempre notablemente relegado en las prioridades de los gobiernos frente al agua. Si además incorporamos en la ecuación las inversiones y acciones en el ámbito rural, la suma queda dramáticamente reducida a la irrelevancia, sobre todo en países de renta media-baja y baja. El saneamiento rural es un asunto invisible.

Nos enfrentamos a una crisis global del saneamiento en la que casi la mitad de la población mundial carece de acceso a saneamiento seguro. Además, de los 1.700 millones de personas que ni siquiera cuentan con un acceso básico (sino limitado, no mejorado o con defecación al aire libre), el 66% de ellas viven en el ámbito rural, que también concentra al 92% de las personas que practican la defecación al aire libre.

Estos datos evidencian la invisibilidad del saneamiento rural frente a las políticas y compromisos nacionales e internacionales en el sector del agua y en las zonas urbanas y periurbanas, ante lo que Naciones Unidas ha propuesto hacer visible lo invisible como lema del Día Mundial del Saneamiento de 2022.

A pesar de ser el saneamiento un derecho humano reconocido por Naciones Unidas, muchos Estados se lavan las manos frente a sus obligaciones en relación con el saneamiento rural y vinculan este a la esfera privada, dando por hecho que cada persona o familia que habita en una zona rural debe gestionarlo por sus propios medios.

Además, las personas que viven en zonas rurales y sufren de un acceso precario al saneamiento pocas veces tienen voz para reclamar su derecho, debido por ejemplo a su dispersión geográfica o a su lejanía respecto a los lugares donde se toman las decisiones, que se concentran en las zonas urbanas.

"Nos enfrentamos a una crisis global del saneamiento en la que casi la mitad de la población mundial carece de acceso a saneamiento seguro"

A esto se suma la escasez de información sobre el estado del saneamiento rural y que las personas muchas veces no revelan la realidad de su situación precaria por vergüenza y miedo al rechazo social, lo que conlleva un desconocimiento de la situación en estas zonas.

Para revertir todo esto es necesario incrementar la prioridad política y la inversión. Según los últimos datos del Programa de monitoreo conjunto de la OMS y Unicef, los gobiernos deben cuadruplicar sus esfuerzos actuales para cumplir la meta de saneamiento seguro en 2030, o al menos duplicarlos para conseguir un acceso básico.

Pero conseguir romper las brechas del saneamiento rural no es una cuestión exclusiva de inversión, sino que es preciso que las actuaciones que se impulsen entiendan y aborden este ámbito en toda su complejidad, evitando soluciones parciales y poco adaptadas al contexto geográfico, social y cultural de las zonas rurales. Y a ello hay que añadir las necesidades especiales de las personas y grupos en situación de especial vulnerabilidad en el ámbito rural como las mujeres, las personas con discapacidad o las minorías étnicas.

Quedan ocho años para alcanzar el acceso universal a un saneamiento seguro fijado en la Agenda 2030, y ONU-Agua emplaza a la comunidad internacional a tomar medidas a través del Marco de Aceleración Global del ODS 6, identificando aceleradores específicos establecidos en el informe sobre el Estado del Saneamiento en el Mundo.

Desde la experiencia de ONGAWA, el incremento de la prioridad política y una mejora de la gobernanza en las zonas rurales, sumado al desarrollo de sistemas de información para medir el progreso y el desarrollo de capacidades locales tienen que ser los pilares fundamentales de ese avance reforzado.

Es urgente revisar la ecuación del saneamiento rural en las prioridades del ODS 6. De no hacerlo, en 2030 se podría conseguir mejorar el acceso al saneamiento de colectivos y regiones más fácilmente alcanzables porque viven en contextos geográfica o socialmente menos complejos o reciben más prioridad política, pero, de nuevo, como ocurrió en 2015 con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, millones de personas en el ámbito rural seguirán siendo invisibles.

Redacción iAgua

La redacción recomienda

27/10/2022 · Saneamiento · 99

Titulares de derechos invisibles: agua potable y saneamiento en comunidades rurales empobrecidas