Connecting Waterpeople
Premios iAgua 2018
110 nominados en 23 categorías aspiran a coronarse en la gala que se celebrará el próximo 19 de Diciembre.
Aqualia

Un PIG en la costa de Argelia

5
398
  • PIG costa Argelia

Sobre el blog

Alberto Justel
Responsable de Comunicación y Marketing Internacional en Aqualia
· 398
5

¡Horror! Estamos a tres semanas para la grabación del video y nos llega la temida respuesta de la embajada: “Visados denegados a todo el equipo de filmación”. No nos dicen más. Sabíamos que podían existir retrasos u otras complicaciones al tratarse de una solicitud compleja pero… ¿¿¿que nos denegaran todos los visados??? Crisis, terror, castañeteo de dientes. Se activan todas las alarmas.

Imagino que no tienen ustedes ni idea de lo que les hablo. Les pongo en antecedentes. Aqualia quería realizar una compleja operación de limpieza de inmisarios en la desaladora de Mostaganem, de 200.000 m3/día, que explota en Argelia. Utilizando la tecnología PIG, que consiste en la impulsión de unos torpedos cilíndricos a lo largo de una conducción para limpiar la superficie interna de la tubería, se pretendía eliminar los sedimentos de más de dos kilómetros de inmisario de 1800 mm de diámetro. Para que se entienda sería algo así como limpiar el interior del cañón de una escopeta con una bala de algodón pero a escala megaindustrial, todo un reto no exento de complejidades técnicas.


Panorama de la IDAM Mostaganem

Por tratarse de una operación fuera de lo común y de una magnitud desbordante decidimos en Aqualia documentarlo e inmortalizarlo con un vídeo profesional divulgativo que sirviera para dar a conocer las ventajas técnicas de esta operación. Queríamos hacer nuestro propio vídeo de “Megaconstrucciones” porque la operativa lo merecía y no tenía nada que envidiar a las del Discovery Channel.

Desde el primer momento sabíamos que la realización de este vídeo iba a ser un proyecto delicado y que iba a requerir mover los palillos precisos en el momento justo. Por varias razones:

  • La propia operación de limpieza de inmisarios, al tener una importante componente de trabajos marinos, está sujeta a condicionantes climatológicos, lo que no permite garantizar la fecha exacta de su realización. Es decir, que podíamos programar las grabaciones para una semana dada y que la limpieza de inmisarios fuera la siguiente debido a una borrasca. En ese caso habríamos salido todos muy guapos en las secuencias, como Matt Damon en la tormenta de arena de la peli Marte, pero no habríamos mostrado nada de lo que queríamos.
  • La intensiva carga de personal técnico cualificado repartido en numerosos grupos de trabajo (ingeniería, operadores de bombeo, gruístas, equipos de submarinismo, etc…) exigía una coordinación total para no perder un solo detalle de todos los trabajos. Queríamos grabarlo todo, que alguien que no hubiera ido pudiera entender todo el proceso de principio a fin. Esto se traduce esencialmente en coordinar a su vez a un buen número de equipos de grabación para que estuvieran donde hacía falta cuando hacía falta, por tierra, mar y aire. Literalmente. Queríamos hacer una superproducción, no llegar a algo como Lo Imposible, pero casi.
  • El país de grabación era Argelia, un país precioso, con un desierto deslumbrante, con una gastronomía cautivadora pero en el que los trámites burocráticos pueden ralentizar bastante cualquier proyecto realizado en su territorio llegando en ocasiones a paralizarlo (Como dato, la simple obtención de un visado de negocios puede llevar más de dos semanas). Íbamos a tener que hacernos muchos nuevos amigos si queríamos que todo saliera bien, pedirlo todo por favor y presentarnos siempre con la mejor de nuestras sonrisas.

Y bien… efectivamente y como les conté al empezar este post, antes incluso de enfrentarnos con las dos primeras trabas, ya teníamos un bloqueo con la tercera. La embajada había denegado los visados al equipo de grabación. Cámaras de mano, cámaras sumergibles y drones de realización de vídeo aéreo se iban a quedar en Madrid junto con los operadores y realizadores. Adiós cuscús, hola de nuevo bocadillo de calamares.

Había que hacer algo, buscar una solución cuanto antes, un plan B. La maquinaria del departamento de Comunicación y Marketing de Aqualia se activó y pusimos en marcha un plan de contingencia. Mientras que la edición y la postproducción del vídeo se harían en España, trabajaríamos con una empresa argelina de grabación para las secuencias e imágenes “sur place”.

Sin conocer en profundidad el territorio, encontrar a una empresa local con referencias y que aportara garantías de buena ejecución no iba a ser tarea fácil pero lo íbamos a conseguir. Tras varios intentos fallidos con empresas de Orán, encontramos a Kambro Films, unos chicos estupendos, muy muy jóvenes pero muy muy sobradamente preparados que se volcaron en la grabación de vídeo. Tenían material, tenían experiencia y, sobre todo, tenían muchas ganas de participar en un reto de estas características. Gracias a las más de 12 horas de trabajo diarias, Kambro Films consiguió registrar un bruto de 4 horas de espectaculares tomas aéreas y terrestres, material más que suficiente para los 5 minutos de duración del vídeo final. El trabajo de síntesis estaba en la postproducción pero la primera fase del proyecto había sido un triunfo.


Fotograma de uno de los planos aéreos grabados con dron

No cabía duda de que el propio éxito de la operación de limpieza de los inmisarios había sido imprescindible para que el proyecto del vídeo triunfara pero sin el esfuerzo de todos los involucrados en la operativa el resultado final no habría tenido la misma calidad. Ingenieros, técnicos, operarios… todos se volcaron para que el equipo de grabación no perdiera detalle de la limpieza. Una vez más quedaba patente la importancia del equipo humano.


Ingenieros de Aqualia durante los trabajos de limpieza de inmisarios en la IDAM Mostaganem 

Muy satisfechos con el resultado, nos volvimos a Madrid con una sonrisa en la cara, con una muesca en el revólver de los retos profesionales y con la seguridad de que la postproducción traería un fantástico producto de divulgación de la actividad de Aqualia como, en mi humilde opinión, así ha sido.

Tras varios meses de edición, montaje, locutación y subtitulación en Aqualia hemos tenido el placer de presentarles en iAgua un avance de lo que será el resultado final.

Ahora solo queda que ustedes lo vean, le saquen todo el partido y, sobre todo, lo disfruten.

La redacción recomienda