Connecting Waterpeople
SCRATS
TRANSWATER
KISTERS
Schneider Electric
AGENDA 21500
NTT DATA
s::can Iberia Sistemas de Medición
MOLEAER
Regaber
Sivortex Sistemes Integrals
Saint Gobain PAM
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Sacyr Agua
AECID
Gestagua
Kamstrup
Barmatec
Aqualia
LACROIX
EMALSA
STF
Asociación de Ciencias Ambientales
J. Huesa Water Technology
Fundación Biodiversidad
Amiblu
ICEX España Exportación e Inversiones
Baseform
Hidroconta
Grupo Mejoras
Minsait
Lama Sistemas de Filtrado
ESAMUR
NSI Mobile Water Solutions
Agencia Vasca del Agua
FENACORE
Almar Water Solutions
Fundación CONAMA
Molecor
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Red Control
HRS Heat Exchangers
FLOVAC
Aganova
EPG Salinas
ONGAWA
Consorcio de Aguas de Asturias
ISMedioambiente
Ingeteam
Filtralite
Innovyze, an Autodesk company
ADECAGUA
Hach
Fundación Botín
Idrica
AGS Water Solutions
VisualNAcert
AMPHOS 21
TEDAGUA
TecnoConverting
Xylem Water Solutions España
RENOLIT ALKORPLAN
Terranova
GS Inima Environment
ACCIONA
TFS Grupo Amper
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Danfoss
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
DATAKORUM
Catalan Water Partnership
Confederación Hidrográfica del Segura
Rädlinger primus line GmbH
Vector Energy
Global Omnium
CAF
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Likitech

Se encuentra usted aquí

Cuaderno de bitácora, día 100 sin agua (24 de diciembre del 2050) - En busca de un café

Sobre el blog

Alejandro García Monteagudo
Young Water Professional y Técnico de Innovación en múltiples facetas del Ciclo Integral del Agua, eficiencia hidráulica y energética, gestión de activos, sostenibilidad y aplicación de las TICs
  • Cuaderno bitácora, día 100 agua (24 diciembre 2050) - busca café
  • Cuaderno bitácora, día 100 agua (24 diciembre 2050) - busca café

7:00 A.M. – Como si un tren me hubiera pasado por encima, abro los ojos con dificultad. ¿Qué es eso que está sonando? Pero si es sábado y ni siquiera ha amanecido. Alargo el brazo para apagar ese irritante despertador. La gravedad se ceba conmigo haciéndome pesar más que una piscina de esas en las que nos bañábamos cuando era pequeño, pero finalmente consigo incorporarme. Me desperezo y me pongo mis zapatillas de andar por casa.

7:02 A.M. – Me acerco a la ventana y recuerdo que hoy es nochebuena. Las luces de la calle, que aún están encendidas, me ablandan un poco el corazón. Pero esta nochebuena es diferente, hace poco más de tres meses que empezaron los cortes de agua, y cada día van a más. Mucho coche de bajo consumo y dispositivos tecnológicos que hasta te hacen la cama, pero no somos capaces de parar el cambio climático…

7:10 A.M. – Con un suspiro me dirijo hacia la cocina y por el camino llamo a Elsa - Elsa, pon un poco de rock de los 90 – Y ni cinco segundos después, empieza a sonar “Boulevard of broken dreams” de Green Day por toda la casa (Sí, Elsa es mi asistente domótica), y una sonrisa se dibuja en mi cara. Se enciende la luz y miro hacia la encimera, cojo la cafetera y abro el grifo para llenarla de agua. Mierda, ¿no hay agua? Pongo los ojos en blanco y dejo la cafetera donde estaba antes de que se me ocurra tirarla por la ventana. Espero que hoy den el agua en algún momento del día, si no, ¿cómo vamos a preparar la cena de navidad?

7:15 A.M. – Me visto y salgo a la calle en busca de un café. Hace un frío que pela. Miro el termómetro de la farmacia que veo a lo lejos y veo que marca -5 grados. Noto cómo se me empieza a congelar hasta el moquillo, pero bueno, el tiempo dijo anoche que hoy tendríamos máximas de 23 al mediodía. ¿Dónde quedaron las navidades donde hacía frío siempre y la nieve se acumulaba en las aceras? Hace años que para ver la nieve me tengo que ir a Narnia, y no está precisamente en el armario de los abrigos.

El ruido de la puerta del bar Manolo me saca de mis pensamientos y a paso ligero me acerco pensando ya en mi café. No ha terminado de encender las luces y ya estoy dentro con una sonrisa de oreja a oreja mirándolo.

7:25 A.M. – Manolo ha sido más listo que yo y dejó el depósito lleno de agua anoche. A mí siempre se me olvida llenarlo. Me lío con el trabajo y para cuando quiero acordarme, ya la han cortado. Le pido un café con leche muy largo y me siento en la barra a esperar. El ruido de la cafetera me hace cerrar los ojos y acordarme de cuando, hace varios años, celebrábamos la navidad en casa toda la familia y mi abuela se metía a la cocina para preparar el café para todos después de la comida.

7:30 A.M. – Por fin tengo mi café en las manos y aspiro su aroma. ¿Cómo podría imaginar hace 30 años que conseguir un café me costaría tanto? Mientras lo disfruto sorbo a sorbo sigo recordando aquellos momentos en los que el agua estaba siempre al alcance de la mano abriendo el grifo.

Continuará…