Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Asociación de Ciencias Ambientales
SCRATS
RENOLIT ALKORPLAN
MOLEAER
Consorcio de Aguas de Asturias
Vector Energy
TEDAGUA
s::can Iberia Sistemas de Medición
Grupo Mejoras
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Lama Sistemas de Filtrado
Global Omnium
Schneider Electric
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
GS Inima Environment
FLOVAC
TecnoConverting
Confederación Hidrográfica del Segura
Ingeteam
IRTA
Minsait
Xylem Water Solutions España
Red Control
ONGAWA
Fundación Botín
LACROIX
ICEX España Exportación e Inversiones
Saint Gobain PAM
Idrica
DATAKORUM
Agencia Vasca del Agua
J. Huesa Water Technology
Prefabricados Delta
Baseform
CAF
AGENDA 21500
Sivortex Sistemes Integrals
Hidroglobal
Aqualia
IAPsolutions
NTT DATA
Smagua
Filtralite
MonoM by Grupo Álava
Catalan Water Partnership
Likitech
Aganova
Hidroconta
AMPHOS 21
LABFERRER
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
ACCIONA
Kamstrup
AGS Water Solutions
Barmatec
Sacyr Agua
KISTERS
Fundación Biodiversidad
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Molecor
Amiblu
Hach
EPG Salinas
ISMedioambiente
ESAMUR
AECID
Rädlinger primus line GmbH
Cajamar Innova
HRS Heat Exchangers
Fundación CONAMA
Innovyze, an Autodesk company
ADASA
FENACORE
TRANSWATER
Almar Water Solutions
ADECAGUA

Se encuentra usted aquí

Si nos echáramos la siesta seríamos más innovadores

Sobre el blog

Alejandro García Monteagudo
Young Water Professional y Técnico de Innovación en múltiples facetas del Ciclo Integral del Agua, eficiencia hidráulica y energética, gestión de activos, sostenibilidad y aplicación de las TICs
  • Si nos echáramos siesta seríamos más innovadores

Estamos perdiendo las buenas costumbres, ¿qué ha sido de esas siestas después de comer mientras ponían los deportes en las noticias? ¿Quién no se ha despertado justo después de terminar el tiempo y pensaste “otra vez me dormí…”? ¿O quién no se ha echado una siesta rusa? Sin poner el despertador, ¿me levantaré en diez minutos, dos horas, me levantaré de noche…?

Pues bien, cada día nos estamos amoldando más a los horarios del centro de Europa, descansando menos al mediodía, para sacar más rendimiento al trabajo. Pero luego no terminamos antes nuestra jornada laboral. Y sí, trabajamos más, sacamos más faena adelante, ¿pero somos más innovadores?

Nos amoldamos al horario europeo, ¿pero somos más innovadores?

La Unión Europea nos califica de “Moderadamente innovadores”, y han concluido que se necesitan más esfuerzos para garantizar la competitividad europea, ya no sólo a escala nacional, sino a escala mundial. Gozamos de unos recursos humanos y un ambiente muy favorable para la innovación, pero las inversiones realzadas a nivel corporativo y las relaciones entre entidades (bien sea entidad privada-privada, pública-pública o pública-privada) son aún débiles.

El potencial español para la innovación en el sector del agua es difícilmente alcanzable por el resto de países. Gestionamos mejor que nadie el estrés hídrico. Universidades, Centros Tecnológicos y Empresas Privadas comienzan a trabajar conjuntamente para desarrollar las técnicas más sostenibles de tratamiento y gestión del agua, pero aún nos queda mucho camino por recorrer.

Por otro lado, España está llena de jóvenes emprendedores, y tenemos que transformar esa excelencia en una realidad palpable. Hay que convertirla en éxito.

Podríamos estar en el “Top 10”, pero estamos por ahí en medio, nos salvamos de bajar a segunda como el Valladolid. Pero podríamos estar en la Champions. ¿Y cómo? Pues durmiendo más la siesta.

España está llena de jóvenes emprendedores, convirtamos su excelencia en realidad.  

Porque seis de cada diez españoles nunca duerme la siesta estamos donde estamos. Entre las diferentes ventajas que tiene dormirla, voy a destacar tres:

  • La siesta estimula la creatividad: Siestas, incluso de seis minutos, nos estimula la actividad de la zona del cerebro asociada a esta capacidad (hemisferio derecho).
  • Aumenta la concentración: Muchos estudios lo demuestran. El sueño facilita el almacenamiento en la memoria a corto plazo y libera espacio para nuevos. Liberamos nuestra RAM. Mientras dormimos, los recuerdos recientes se transfieren del hipocampo al neocórtex (nuestro disco duro), guardándolos en el largo plazo.
  • Facilita el aprendizaje: Estudios de la universidad de Berkeley asegura que al dormir la siesta conseguimos rendir más por las tardes y podemos aprender un 10% más ya que reseteamos el cerebro.

Y además de estos beneficios, tenemos los de mejora del estado de ánimo, positividad, mejores reflejos, reduce la tensión arterial, previene las cardiopatías… ¿A qué esperas? Los chinos lo valoran muy positivamente. Hasta le han puesto un nombre al hecho de dormir la siesta en el trabajo y en cualquier parte: "inemuri".  Aprovecha estos días de verano, y después de comer, quítate los zapatos y túmbate en el sofá diez minutos antes de volver a trabajar.