Aqualia
Connecting Waterpeople
CETA2020
Consulta el avance del programa y compra ya tu entrada con descuento.

Energía mareomotriz. El Proyecto Magallanes

8
166
  • Energía mareomotriz. Proyecto Magallanes

Sobre el blog

Alejandro Pérez Aja
Ingeniero Químico. Actualmente cursando Máster en Ingeniería Química en la Universidad Politécnica de Madrid.
Almar Water Solutions
Minsait
· 166
8

La energía mareomotriz se define como la energía eléctrica obtenida por el aprovechamiento de la energía procedente de las mareas. Las mareas, se producen debido al efecto gravitacional entre la Tierra y la Luna, esta última, ejerce un efecto de atracción hacia toda la masa oceánica siguiendo la ley universal gravitacional determinada por Newton, por la que cualquier elemento del universo ejerce una fuerza sobre otro elemento directamente proporcional al producto de sus masas e inversamente proporcional a la distancia que las separa. Como consecuencia se producen dos subidas y dos bajadas del nivel del mar diarias en las costas de todo el mundo, conocidas por todos nosotros como pleamar y bajamar, las dos diferentes posiciones de la marea dependiendo de si está subiendo o está bajando el nivel del mar.

Sin embargo, cuando hablamos de energías renovables, las primeras que se nos vienen a la cabeza de manera casi inmediata son: la energía solar, la energía eólica o la energía hidráulica.

¿Y esto por qué? bueno, principalmente porque son las energías renovables por las que más se han apostado y se van a apostar en el futuro por el sector privado, y esto a su vez se debe a que son las energías renovables con la tecnología más desarrollada y más rentables y eficientes hoy en día para la obtención de energía eléctrica. En el caso de la energía maremotriz, siempre ha llevado consigo asociado un problema, y no es otro que la limitación de su implantación a determinados puntos geográficos en el mundo, es decir, para la implantación de los sistemas maremotrices tradicionales deben de darse las condiciones óptimas en el entorno de la presa, de tal forma, que los costes asociados a la misma, sean lo suficientemente bajos como para que el proyecto sea rentable económicamente. Además, el impacto ambiental que supone la instalación de los sistemas maremotrices es muy elevado, provocando una alteración en el equilibrio del ecosistema que afecta tanto a la fauna como a la flora marina.

Para solventar alguno de estos problemas, surge en el año 2007 el proyecto Magallanes.

Magallanes Renovables, es una empresa Gallega especializada en la obtención de energía eléctrica mediante el aprovechamiento de la energía de las mareas. El sistema que desarrolla el Proyecto Magallanes se basa en construir un artefacto flotante (un trimarán de acero) que incluye un tubo con una parte sumergida donde se instalan los hidrogeneradores, donde al paso de las mareas se produce el giro de las hélices de los mismos, que a su vez van a hacer girar un eje conectado a un generador, y por lo tanto, consiguiendo producir corriente eléctrica. La plataforma está fondeada mediante dos líneas de anclaje a proa y a popa, además, por ser flotante, no implica construcción alguna sobre el fondo marino y permite su instalación en cualquier área del mundo.

También es el sistema de más bajo coste de mantenimiento, ya que permite acceder en barco a la plataforma para revisiones, reparaciones o cualquier otra operación. Entre algunas de sus grandes ventajas destacan: el bajo coste de mantenimiento al presentar sala de máquinas accesible, un menor coste de instalación y mayor eficiencia, y por último, al ser instalaciones flotantes se adaptan a todas las zonas marinas con un bajo impacto ambiental.

Con la tecnología que disponemos hoy en día, se puede predecir con relativa facilidad la intensidad y el lugar de las mareas más intensas, y por lo tanto, realizar los cálculos necesarios para obtener la máxima eficiencia de la energía de las mareas con proyectos tan interesantes e innovadores como la plataforma ATIR. Desde la empresa Magallanes Renovables, aseguran tras las recientes pruebas llevadas a cabo con éxito en Escocia y en las costas de Vigo que la plataforma ATIR puede llegar a generar 2 MW, lo que supone dar abastecimiento a unas 500 viviendas a lo largo de un año.

Si en los próximos años, la plataforma ATIR puede ser instalada a una escala real en algunos de los puntos más importantes del planeta, donde el flujo de las mareas sea más intenso, y por lo tanto, se pueda aprovechar de la manera más eficiente la energía de las mareas, como son: la costa norte de Australia, el Mar de Japón, el Mar Amarillo en Corea, la costa de Chile, la costa argentina en la Patagonia, la costa noroeste de EE.UU., el estrecho de Hudson en Canadá, la costa norte de Escocia, la costa noroccidental de Francia o el estrecho de Gibraltar, junto con el auge de las energías renovables, la energía mareomotriz puede tomar finalmente un papel más destacado en el cambio gradual de nuestro sistema energético del que tantas veces hemos oído hablar.

Comentarios